La policía, sobre "el violador serial": “siempre sospechamos que podría haber cometido más abusos” - LA GACETA Tucumán

La policía, sobre "el violador serial": “siempre sospechamos que podría haber cometido más abusos”

La palabra de uno los policías que formó parte del equipo que investigó los ataques del violador serial.

15 May 2020
1

ZONAS VULNERABLES. Los policías patrullaron los barrios donde había atacado el violador; lugares con muchos matorrales cañaverales cercanos.

“Nunca llegamos a determinar con exactitud cuántos abusos cometió. Se comprobaron al menos seis, pero siempre sospechamos que fueron muchos más porque hay personas que prefieren no denunciar estos casos. Es lo que se conoce como cifras negras”, señaló Marcelo Salla, uno de los policías que formó parte del equipo que investigó los ataques del violador serial.

- ¿En qué momento se dieron cuenta que estaban ante un violador serial?

- Empezamos a actuar porque, en una primera instancia, se descubren ataques aislados. Pero después, el jefe de Homicidios, Miguel Gómez, empieza a realizar averiguaciones y descubre más hechos que se cometían de manera aislada o sistemática. Ahí nos dimos cuenta de la gravedad del asunto.

- ¿Por qué consideraron graves los casos?

- Las víctimas eran todas niñas de entre seis y 11 años. Las pequeñas eran coincidentes en describirlo físicamente y al contar cómo las había engañado. Sabíamos que se movilizaba en una Zanella 50, pero después también en una bicicleta y, con el tiempo descubrirmos que también utilizó un Renault 12. Eso nos desubicaba un poco. También teníamos en claro que atacaba en zonas vulnerables, donde había muchos matorrales y cañaverales.

- ¿Cuál fue el mayor acierto de la investigación?

- Sin lugar a dudas de que se haya decidido unificar todas las causas. Se creó un equipo especial para investigar el hecho que fue dirigido por la doctora Adriana Giannoni. No recuerdo haber realizado una pesquisa tan rigurosa como esta. Fueron meses de realizar todo tipo de gestiones y averiguaciones tratando de identificar a esa persona.

- ¿Cómo definiría a la pesquisa?

- Fue muy meticulosa. En la ex Brigada se analizó una carpeta donde aparecen todos los procesados por abusos sexuales. Se revisó uno por uno y, al que se sospechaba que podría tener algún vínculo, se lo investigaba. Se averiguaba qué estaba haciendo, con quién vivía, cuáles eran sus movimientos, todo. Lo mismo pasó con los penados que estaban alojados en Villa Urquiza. Se analizó quién eran los que habían salido en libertad y los que tenían permiso. Fueron centenares de carpetas las que se analizaron, pero también fue tan solo una parte del trabajo.

- ¿Qué más hicieron?

- También hicimos un relevamiento vecinal en los lugares donde se produjeron los ataques. Identificábamos a cada una de las familias y a sus integrantes. Después, por pedido de la fiscala Giannoni, intervenimos en cada uno de los casos de abusos que se cometían en esos días. El ayudante fiscal (Carlos) Bustos Morón también desarrolló otro trabajo titánico. Recolectar los perfiles genéticos que tenía la Justicia por otros casos. Esa fue una medida que terminó siendo fundamental para esclarecer el caso.

Comentarios