Entre acusaciones y silencios

15 Abr 2020 Por Juan Manuel Asis

Ni falta hace que Jaldo identifique con nombre y apellido a los políticos que, según él, estuvieron detrás de una operación mediática destinada a desprestigiarlo junto con la Legislatura, a nivel nacional. Él se encargó de exponer quién es, a su criterio, el ideólogo de la maniobra cuando deslizó: “a mí no me cuestionaron por valijas que se perdieron, ni por nada”. Ese dardo estuvo dirigido a una sola persona, aunque salpique a muchos: Manzur. Porque el caso de las polémicas valijas con millonarios recursos destinados a ayudas a personas -hoy una causa judicial cerrada- estalló cuando Manzur conducía la Legislatura en 2015, antes de los comicios provinciales. El actual gobernador había dejado el ministerio de Salud de la Nación el 26 de febrero de ese año, fecha en la que asumió Daniel Gollán y en la que Cristina lo despedía con elogios, y reasumió la vicegobernación al día siguiente. Fue durante su gestión al frente de la Cámara cuando la denuncia por las valijas y los subsidios por más de $ 600 millones llegó a la Justicia, y fue en la de Jaldo que se dio de baja a esos subsidios. El tranqueño guardó bajo llave los nombres de los beneficiarios y la de los que los facilitaron; lo que implicaba cuidarle las espaldas a muchos dirigentes, además de la del propio Manzur. Ayer pareció decir hasta aquí llego. Exponer tácitamente a su compañero de fórmula como el que estuvo detrás de la maniobra mediática indica que, además de perderle la confianza, esa sociedad política no puede seguir siendo lo que era. Manzur, por ahora, no se da por aludido y responde con silencio.

Comentarios