Cómo funcionan los sepelios y las inhumaciones en cuarentena

Los velorios no pueden durar más de dos horas. Sólo se permite el ingreso de los familiares directos de las personas fallecidas.

05 Abr 2020 Por Karen Fernández
1

EN SOLEDAD. Los velorios se han reducido a su mínima expresión en las salas habilitadas para estos fines.

La imagen de más de ocho camiones militares transportando cadáveres en Italia conmocionó al mundo. La pandemia obligó a cambiar hasta la forma de despedir a nuestros seres queridos. En Tucumán por el aislamiento social obligatorio los sepelios e inhumaciones se realizan, pero con algunas restricciones.

“Los velorios no pueden durar más de dos horas y sólo se permite el ingreso a la familia directa del fallecido. El grupo no puede superar las cinco personas y deben estar a más de dos metros de distancia entre sí”, explicó Sebastián Robles, gerente del grupo San Agustín.

Sin abrazos de consuelo, las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) rigen hasta en el ultimo adiós, por eso se reforzó también la higiene en todo el edificio de la empresa.

Sin embargo, de a poco se comienza a restringir esta actividad.

“No habilitamos la sala velatoria, tenemos una sala especial para que sólo los familiares directos puedan despedirse. Entendemos que nuestra actividad está incluida en el decreto 297/2020 que prohíbe durante el aislamiento los eventos que impliquen concurrencia de personas”, indicó José Antonio Flores, propietario de la empresa Flores. Aunque remarcó que en el decreto las empresas de servicios funerarios, entierros y cremaciones están exceptuadas del aislamiento. En tal marco, las actividades se realizan, pero sin reunir a muchas personas.

En cuando a la inhumación de los cuerpos, Augusto Petersen director de Cementerios informó que estas ceremonias se realizan con normalidad.

“En promedio por entierro acuden grupos de cinco personas por lo que no hay ninguna restricción. Se tomó la decisión de cerrar el acceso al público para las visitas y los trámites administrativos dentro de los cementerios; sólo se brinda el servicio esencial de inhumaciones”, explicó.

Fallecido por covid-19

En caso del fallecimiento de una persona con diagnóstico positivo de coronavirus, las empresas no brindan el servicio de sepelio. “Se retira el cuerpo de la persona fallecida y se la lleva directamente al cementerio a inhumar o cremar, sin familiares. Hay que aclarar que inhumar a una persona en parcela está autorizado por la OMS, por lo tanto, es decisión de la familia”, agregó Robles.

“El servicio está disponible las 24 horas, el procedimiento en caso de una persona fallecida por covid-19 requiere un protocolo especial. Desde la atención de los familiares, la manipulación del cadáver y su traslado a cremación”, agregó Flores. El personal de las empresas debe usar trajes especiales para evitar el contagio. Mundialmente se tomó la decisión de no velar a las personas fallecidas por coronavirus ya que se estima que los familiares acudirán en masa al no haber tenido contacto desde que el diagnostico por covid-19 diera positivo. No hay que olvidar que el riesgo de contagio sigue presente en un cuerpo sin vida.

Estas medidas extremas toman por sorpresa a las empresas tucumanas que deben implementarlas por primera vez. En España, por ejemplo, este protocolo no supone una novedad ya que se utilizaron medidas similares en la crisis del ébola en el año 2014.

Temas

Coronavirus
Comentarios