Las historias en medio del caos: "muchos nos vamos a contagiar de coronavirus"

La decisión de abrir los bancos expuso a cientos de jubilados tucumanos de poder contraer covid-19.

03 Abr 2020
6

MUCHÍSIMA GENTE. Una postal que, lamentablemente, no queríamos ver en medio del aislamiento.

La gran cantidad de gente en los bancos de Tucumán y de todo el país, en gran medida de personas que por su avanzada edad son población de riesgo en medio de la pandemia de covid-19, son -sin dudas- un paso hacia atrás respecto de las medidas de distanciamiento social que eran el eje de la estrategia del Gobierno de Alberto Fernández para contener el avance del coronavirus.

Desde un principio el operativo de reapertura de sucursales fue diseñado para atender las necesidades de parte de la población beneficiaria de jubilaciones y otras asignaciones de la Anses que no tiene forma de cobrar por vías electrónicas o cajeros automáticos. Pero, al parecer, la idea no funcionó.

En el medio de tanto caos que hubo (y hay) en el microcentro, están las historias de ellos; de esas personas que más deberían estar siendo cuidadas, pero, por necesidad, necesitaban salir a buscar su dinero. Pero el riesgo que esto trajo fue altísimo. 

Como el caso de Hilda, que está sentada en el medio de la calle  24 de Septiembre rodeada de cientos de personas de su misma edad. En su cara se nota el cansancio y también su preocupación.

Esta señora espera -como muchas abuelitas y abuelitos- cobrar su jubilación. Por eso, desde muy temprano, más precisamente de las 6 de la mañana, esta mujer bajita y de pelo corto se acercó hasta una de las tantas entidades bancarias que hay en el microcentro para poder tener ese dinero que tanto necesita.  Pero en su apuro se olvidó su tarjeta de débito en su casa. Y su incertidumbre es muy grande.

"No la tengo y no me van a atender. Ahora debo hacer cola como cualquier persona, pese a que soy discapacitada. Por el momento nadie me dijo nada, sólo me dieron la espalda", afirma la señora, con voz suave y resignación en su rostro. 

Hilda afirma que es la primera vez que le sucede algo así. Pero lo que más le preocupa es la situación actual que está viviendo el mundo, por la pandemia del coronavirus. "No veo las horas que pase esto", dice preocupada.

Esta mujer, que vive en El Colmenar, lo único que busca es cobrar. Ruega que no haya sido en vano su sacrificio de ir en un taxi hasta el centro y haber pagado $250, dinero que no tiene. "Es un gasto", se despide.

Como Hilda, muchísimos fueron los jubilados que se acercaron desde muy temprano -incluso desde ayer- hasta los bancos del centro, como así también a las sucursales de los distintos puntos de la provincia. "No merecemos esto", decía Lidia Noria, indignada por la situación.

"Somos personas mayores y, supuestamente, nos tienen que cuidar. Es evidente que cualquiera de nosotros se va a contagiar de coronavirus. Nos tienen como títeres acá, de un lado para otro; no hay organización", suplicaba la señora en una conversación con LA GACETA.

"Estamos desde las cinco de la mañana. Ni números nos dieron; otros directamente pasaron la noche, pese al frío", se quejaba otro señor de avanzada edad mientras aguardaba entre la multitud de ancianos. 

Muchos de las personas mayores que fueron hasta los bancos llevaron sillas o reposeras y frazadas para soportar las bajas temperaturas de la madrugada. La imagen de ver a tantos ancianos en plena pandemia dolía. Y la historia, al parecer, se seguirá repitiendo.

LA GACETA / ANALÍA JARAMILLO

Furia

Osvaldo Jaldo -a cargo del Poder Ejecutivo- arremetió contra los bancos. "Estamos viendo imágenes muy tristes", cuestionó el presidente de la Cámara, en alusión a las largas filas que se formaron en las sucursales bancarias por el pago de jubilaciones y programas sociales.

En diálogo con LG Play, Jaldo recordó que los bancos fueron los que más ganaron en los últimos años. "El trato que se le está dando a la gente es lamentable. El amontonamiento; no se respetan las mínimas normas que nos exigen para evitar el contagio. Es lamentable lo que están haciendo los bancos con la gente", dijo.

Más horario

"Vamos a atender las horas que sean necesarias para que cobre hasta el último jubilado, pero le pedimos a la gente que se ordene". Con esa frase, la secretaria general de La Bancaria en Tucumán, Cecilia Sánchez Blas, anticipó que los trabajadores bancarios harán las horas extra necesarias hoy para evitar aglomeraciones en las puertas de los bancos. También, que irán sábado y domingo a trabajar.

FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO

La polémica se instaló porque hoy fueron abiertas las entidades bancarias para pagar a jubilados  y a beneficiarios de programas sociales. Desde anoche, miles de personas hacen fila en las cercanías de los bancos, lo que puso en alerta a las autoridades sanitarias por el riesgo de contagio en plena pandemia de coronavirus. 

Datos

1- Atención reducida

Sólo jubilados y beneficiarios

Todas las sucursales bancarias de la provincia y el país solo atienden la demanda de quienes no podían cobrar sus jubilaciones, pensiones o planes y programas sociales por no contar con su tarjeta de débito, informó el Banco Central.

2- ¿Qué se podrá hacer?

Cobros por ventanilla

Personas jubiladas, pensionadas, que cobren planes o programas de ayuda sociales de la Anses que no tengan tarjeta de débito podrán cobrar por ventanilla en las entidades bancarias.
No es necesario ir a la sucursal a dar fe de vida hasta el 30 de abril.

3- ¿Qué no se podrá?

Ir a hacer otros trámites

Si es jubilado y ya cuenta con una tarjeta de débito no podrá cobrar por ventanilla. El retiro se hará a través de cajeros automáticos.

El resto de las operaciones deberán realizarse a través de cajeros, homebanking o banca móvil, tarjetas de débito o crédito y billeteras electrónicas.

Comentarios