Dengue: el aislamiento social aumenta el contacto con el aedes

Una bióloga de la Fundación Lillo dice que hay que extremar los cuidados en cuarentena.

02 Abr 2020 Por Lucía Lozano
1

AGUA ESTANCADA. Este es uno de los peligros. Allí proliferan los mosquitos.

Los casos de dengue en siguen en aumento en Tucumán y en todo el país. Nuestra provincia tiene 298 casos confirmados, cifra que se incrementa día a día especialmente en la capital y en las localidades del gran San Miguel de Tucumán. A esta epidemia se le sumó hace tres semanas la pandemia de coronavirus. La pregunta que da vueltas en estos días es: ¿la cuarentena que estamos obligados a hacer para prevenir casos de covid-19 puede ayudar o no en la lucha contra la enfermedad transmitida por el Aedes aegypti? La doctora María Julia Dantur Juri, bióloga tucumana e investigadora del Conicet de la Unidad Ejecutora Lillo (Conicet-Fundación Miguel Lillo), tiene una primera respuesta: “es una prueba muy dura para todos”.

“La medida de aislamiento social, pone a la población en una exposición mayor al contacto con el mosquito Aedes aegypti, ya que se trata de un insecto domiciliario. Ante esta situación, se considera de suma necesidad hacer un mayor énfasis en la eliminación de recipientes inservibles que contengan agua y por ende formas inmaduras del mosquito”, explica la especialista.

“Hay que aprovechar el tiempo que tenemos para revisar los fondos, jardines, balcones de nuestras viviendas. Además de tirar aquellos cacharros, es recomendable revisar las canaletas de la casa, los desagües y los sumideros, y el estado de las piletas”, insistió. También se refirió a las fumigaciones. “Son útiles teniendo en cuenta la situación de emergencia por brote de dengue. Pero no hay que olvidar que estos adulticidas que se usan no tienen poder residual. Por lo tanto son insuficientes para controlar y contener una epidemia en curso. Es esencial eliminar los criaderos inservibles”, indicó.

“Se deben usar insecticidas sólo autorizados por Anmat para su uso en salud pública y para combatir mosquitos. Y se debe tener cuidado porque hay numerosas personas y empresas no registradas que llevan a cabo fumigaciones en las que se desconoce qué insecticida es usado”, expresó. 

“Es muy importante remarcar que los tratamientos espaciales son considerados de emergencia, y como la última herramienta a utilizar. Se debe tener en cuenta el riesgo de aparición de resistencia en los insectos a estos insecticidas, además del impacto causado en el ambiente. Por esto, la aplicación de adulticidas sólo se recomienda ante la aparición de casos sospechosos en el lugar. Se debe poner especial énfasis en sitios y predios considerados críticos o estratégicos, por la abundancia de criaderos de Aedes aegypti que ofrecen: cementerios, gomerías, talleres y desarmaderos de autos, entre otros”, precisó. Finalmente dijo que por ningún motivo se recomienda la aplicación de insecticidas adulticidas para control de Aedes aegypti mediante el uso de aeronaves.

Comentarios