¡Alerta: noticias falsas por Whatsapp!

Las redes sociales viralizan audios y fake news todos los días, sobre todo cuando hay crisis como la actual pandemia. La gente toma por ciertos los pronósticos y datos que le llegan, sin verificarlos. La opinión de expertos.

31 Mar 2020 Por Ricardo Reinoso
1

Desde que comenzó la alarma por la pandemia de coronavirus y la reclusión obligatoria, se multiplicaron en las redes informes y recomendaciones de dudoso origen, opiniones de supuestos expertos, denuncias sobre presunta conspiración internacional y audios alarmistas con datos inventados. Los más recientes fueron dos audios atribuidos a la doctora “Carina Martinich, microbióloga del instituto de microbiología Malbrán” (sic). Sin embargo, son falsos.

En los audios se hacen una serie de recomendaciones para la prevención del coronavirus y unas proyecciones sobre el posible impacto de la enfermedad en las próximas semanas en el país.

Desde el instituto Malbrán desmintieron que Martinich sea una profesional de su equipo. Poco después se supo que la profesional existe, trabaja en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (Cemar) de Rosario y ella misma contó cómo cree que se inició el malentendido. Dijo que el audio le llegó a una tía suya que vive en Chaco y que pensó que la que hablaba era ella. “Tiene 80 años (…). Me confundió la voz y lo reenvió a sus contactos, con el texto que decía quién era la que hablaba -explicó-. Actuó movida por la buena fe, con el texto con mi nombre. Lo hizo involuntariamente”.

El infectólogo Pedro Cahn, presidente de la Fundación Huésped, desmintió el contenido del mensaje en lo que refiere a que se espera un pico de la epidemia para esta semana, que luego va a decaer. “Eso es una superchería total y que está impulsando a la gente a salir en masa a comprar al supermercado, que es exactamente lo que no hay que hacer, que la gente se agolpe”, dijo.

Si bien el audio mencionado habría tenido una viralización accidental y fortuita, muchos mensajes similares se graban y se difunden con la intención de confundir o manipular a la opinión pública, por motivos políticos, intereses de otro tipo o con el simple objetivo de generar caos. El término “posverdad” es un neologismo que describe la distorsión deliberada de una realidad, con el fin de modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales.

Credibilidad

“En la actualidad, los especialistas han relacionado de manera directa la posverdad con los diferentes acontecimientos políticos, especialmente, con la elección de Donald Trump; la votación mayoritaria del Reino Unido para dejar la Unión Europea (Brexit) y el triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil. Señalan a la posverdad como una estrategia electoral que asume las mentiras como si fuesen ciertas porque así se asumen cuando el público las cree verdaderas”, explica el docente de Ciencias de la Comunicación de la UNT, Ricardo Bocos.

El especialista sostiene que el uso de las redes sociales ha extendido el empleo de las fake news y les otorgó un mayor grado de veracidad, porque las personas interactúan desde sus emociones y no desde los hechos objetivos.

“Ante la caída de la credibilidad en las instituciones y en los medios de comunicación, las redes sociales se han convertido en la principal fuente de información para gran parte de la población -agrega Bocos-. A esto se suman las estrategias de los actores políticos, que cada vez con menos disimulo mienten abiertamente y relativizan los hechos. De esto se deduce que la posverdad se instala como una nueva manera de hacer política en momentos en que la ciudadanía siente gran desilusión de sus gobernantes”.

Consejos para detectar engaños

- Tomarse un minuto y pensar antes de compartir el texto o el audio. Si su contenido causa una reacción emocional muy grande, hay que desconfiar. Las noticias inventadas se hacen para causar grandes sorpresas o rechazo.

-Si confirma alguna convicción que uno ya tenía, también es una técnica habitual de las noticias inventadas. Desarrollar el hábito de desconfiar e investigar.

- Si la noticia está “pidiendo” que uno crea en ella o “muestra” por qué desconfiar, suele ser falsa. Cuando una noticia es cierta, es más probable que cite fuentes, que incluya enlaces y que cite documentos oficiales. Es decir, que sea transparente.

- Desconfiar de las noticias “bomba” en el calor de un debate. Producir un reportaje tan pronto como acontecen los eventos toma tiempo y exige profesionales calificados.

- Si se menciona la fuente, nombrando a un experto en el tema como opinante “irrefutable”, verificar su identidad mediante una búsqueda en Google.

Temas

Coronavirus
Comentarios