Pidieron prisión preventiva para los acusados del crimen de Mariotti

Manzanares Beltramino, Morán y Salis, imputados como coautores.

EL CASO. Mariotti fue asesinado el viernes 7 de febrero en su casa. EL CASO. Mariotti fue asesinado el viernes 7 de febrero en su casa.
10 Marzo 2020

La Fiscalía Especializada en Delitos Complejos avanzó en una línea de investigación sobre el homicidio de Pablo Maximiliano Mariotti, ocurrido el 7 de febrero pasado. Según los pesquisas, los cuatro imputados -hay tres detenidos- habrían acordado y planificado el crimen del joven, de 36 años, con el fin de robar el dinero y los títulos de propiedad heredados. Por ello, la fiscal Mariana Rivadeneira solicitó al Juzgado de Instrucción V la prisión preventiva por 18 meses para Solange Manzanares Beltramino, Rolando “Roly” Morán y Yamil Salis, al señalarlos como coautores del hecho. Lucas Gordillo, el principal sospechoso, aún está prófugo.

Fuentes judiciales aclararon que las acusaciones se sustentaron en las comunicaciones vía celular entre los supuestos partícipes del delito y en el análisis de las filmaciones de las cámaras de seguridad de la zona, entre otros elementos de prueba.

De acuerdo a la hipótesis de los investigadores, los cuatro habrían ingresado a la vivienda de Mariotti de calle La Madrid al 1.300, en la capital. La muerte de la víctima fue por ahorcamiento y, conforme a la causa, habría sido asfixiado con dos sogas. Además, se registró un incendio intencional en la habitación del joven.

Dentro de ese plan, Solange Manzanares -pareja de Gordillo- habría recibido los elementos robados en la casa de calle Manuela Pedraza al 400, en la zona sur de la ciudad. Después, el cuerpo fue llevado en una camioneta aportada por Salis, hasta el taller de calle Olleros al 100, donde fue encontrado en un patio interno dos semanas después. En el lugar se encontraron documentos y papeles a nombre de Mariotti.

El viernes último, un joven de apellido Escudero fue detenido durante un operativo. La Justicia, a la vez, busca a un segundo sospechoso. Ambos estarían vinculados también al ataque a “Marolio”, como conocían a la víctima. El detenido se abstuvo de declarar ante la fiscala.

En el marco de la causa penal, el abogado de Salis, Alejandro Diéguez, sostuvo que si cliente había aportado datos para hallar el cadáver y también para esclarecer el homicidio. En esa línea, planteó que se tenga en cuenta el papel de “testigo arrepentido” que había asumido. Sin embargo, fuentes judiciales remarcaron que esta figura ha sido contemplada en casos de trata, corrupción, tráfico o secuestro extorsivo, y que no habría posibilidad de incorporarla en este proceso. Aunque no descartaron valorar el aporte del acusado.

Comentarios