Coqui Sosa debió suspender su gira europea por el coronavirus

En Israel hay mucha conciencia y pocos barbijos.

10 Mar 2020 Por Marcelo Aguaysol
1

Israel anunció la prohibición de entrada de extranjeros a ese país y una cuarentena obligatoria, de efecto inmediato, para aquellos que regresen de otros países. Coqui Sosa respira. Esa medida, adoptada como prevención del coronavirus, no tiene efectos retroactivos. El cantante tucumano camina tranquilo por el Carmel, el tradicional mercado de Tel Aviv. Fue hacia ese país para participar de un tributo a su tía, Mercedes Sosa, a 10 años de su fallecimiento. La tucumana es un ícono no sólo para los exiliados argentinos, sino para la comunidad judía que aún recuerda sus canciones.

“En Israel se ve lo mismo que en otros países: preocupación, pero hay -además- una sensación de que están trabajando para combatir el coronavirus”, dice Coqui Sosa en un contacto telefónico con LA GACETA. El cantante debió sortear cambios en el itinerario de actuaciones. No pudo ir a Suiza; tampoco a Italia. Hizo escala en Madrid, cuando la enfermedad aún no embargaba a los españoles.

“En Israel tomaron medidas que uno puede considerar que son básicas, como el aseo permanente de las manos en cada lugar que uno frecuenta. Hay muy pocos barbijos y la gente camina tranquila por las calles y no se prohibieron los espectáculos culturales”, cuenta Coqui, que hoy actuará en Beer Sheva, una ciudad que se encuentra a casi 100 kilómetros al sur de la capital israelí. El lunes cerrará su gira en Jerusalén. 

Para el tucumano, el retorno es una incertidumbre. “El aeropuerto está cerrado para países europeos con problemas con el coronavirus. En otras naciones, a diferencia de lo que pasa en Israel, hay una sensación de que la enfermedad congeló a las autoridades y parece que no saben qué hacer para evitar la propagación de la enfermedad”, relata. “Aquí percibo una concientización de la sociedad israelí de que esta enfermedad vino para quedarse, que la sociedad se concientizó cada vez más de que hay que estar prevenidos con la profundización de la limpieza y el aseo y que los científicos están buscando la solución”, señala.

Un detalle: en los baños del aeropuerto internacional Ben Gurión no existe el botón, cuenta el cantante. “Se aprieta todo con el pie”, comenta. La esperanza de una vacuna está latente. El Instituto de Investigación Migal anunció que la desarrolla, tras cuatro años de investigación. Se trata de una vacuna contra el corona aviar, que será adaptado genéticamente a la vacuna contra el Covid-19. “La primera acción es la concientización de prevenir el coronavirus”, insiste Coqui.

Comentarios