Vuelta al cole: sin fondos del Estado, los padres ponen en condiciones las escuelas

Aún no llegó el dinero para el “aprestamiento escolar” ni para la compra de insumos. En el interior colaboran las comunas. Los comedores.

29 Feb 2020 Por Magena Valentié
1

FINCA CORNET. La escuela está ya en buenas condiciones, pero la acequia se desborda con cada lluvia. LA GACETA / OSVALDO RIPOLL

Con todas las fuerzas concentradas en destrabar las paritarias docentes, y tras el desastre que causaron las tormentas, no todos los locales escolares podrán lucir de punta en blanco en la inauguración del ciclo lectivo. Por alguna razón a las escuelas todavía no llegó el dinero del gobierno provincial para el “aprestamiento escolar” ni tampoco el de insumos para la compra de elementos de limpieza y librería. Los directores se las ingeniaron para poner a punto los locales escolares apoyándose solamente en los fondos de las cooperadoras de padres.

El problema es que la situación de las escuelas es tan variada como el nivel económico de las familias que asisten a ellas. Algunas podrán aportar más y otras ni siquiera tendrán para el seguro escolar, en consecuencia dependen exclusivamente del gobierno central o de las comunas rurales. De hecho, en el interior, los gobiernos locales se ocupan del mantenimiento de los edificios, al tiempo que Construcciones Escolares colabora en la capital y alrededores.

Sin embargo, algunas tienen dificultades. Por ejemplo, Julio Maturana, comisionado comunal de Arcadia, asegura que si bien las cinco escuelas de su jurisdicción ya están listas, la de Finca Cornet, que sufrió las inundaciones, todavía está en obras porque un enjambre de abejas obligó a detener los trabajos transitoriamente. Pero que además sufre riesgo por la cercanía de una acequia. Algo similar ocurre con la escuela de Alto El Puesto, en Graneros, porque hicieron el edificio nuevo muy cerca de un enorme socavón producido por las crecientes, cuenta el vecino de ese lugar, Segundo Díaz.

Nelly Alvarez de Farías secretaria del Interior de ATEP, planteó un panorama lapidario: “las escuelas del Sur están en estado calamitoso. Los caminos son un desastre, y no tienen ni personal auxiliar. La escuela 328 de Yaquilo, Alberdi, funciona pero los maestros tienen que pasar por medio de las fincas porque los caminos casi han desaparecido. No se han hecho obras importantes”, asegura.

“Las escuelas no recibieron dinero de aprestamiento ni de insumos y muchas han sufrido robos y están desmanteladas. A eso se suma que la partida para comedores ha llegado hace pocos días pero corresponde a la que debían el año pasado. El gobierno tiene la obligación de tener las escuelas en condiciones”, protesta Álvarez de Farías.

Un sondeo de LA GACETA por varias escuelas como la Gobernador Critto, Escuela de la Patria, 9 de Julio y otras de la capital determinó que todas están bien preparadas para el inicio de las clases, pero gracias a fondos de cooperadora. “Los padres están bien concientizados de la importancia de su aporte. Le pedimos $ 150 por mes y con eso hasta pusimos aire acondicionado en toda la escuela”, cuenta con orgullo el director Carlos Díaz, de la escuela 9 de Julio.

Desde el Ministerio de Educación se asegura: “que los 1.877 establecimientos van a abrir sus puertas. Que el dinero de aprestamiento ya está en proceso de depósito y que el protocolo indica que las obras que se realicen se pagarán una vez finalizadas”. Lo que no se sabe aún es por qué demoran tanto en llegar a las escuelas los anunciados $ 25.000 para un aprestamiento que, a estas horas, servirá para saldar deudas.

Comentarios