Bonadio: los detalles de su historia

05 Feb 2020
1

Claudio Bonadío ARCHIVO

Un tumor cerebral terminó con la vida del juez federal Claudio Bonadio. El magistrado, de 64 años, falleció a las 6:20 de ayer en su casa del barrio de Belgrano, Buenos Aires.

Por más de 20 años estuvo al frente del juzgado federal 11, en Comodoro Py. Múltiples causas polémicas pasaron por su despacho. La tragedia de Once, el encubrimiento del atentado a la AMIA, los cuadernos de las coimas, entre las carátulas con mayor repercusión mediática

Oriundo de la localidad bonaerense de San Martín, se recibió de abogado en la UBA a los 32 años. Su primera incursión en un cargo estatal fue en 1992, dentro de la Secretaría de Asuntos Legales, durante la presidencia de Carlos Menem. Llegó a ese puesto de la mano de Carlos Corach, en ese momento a cargo del secretario de Legal y Técnica. Un año más tarde, fue nombrado como juez federal de Morón, un cargo que nunca llegó a ocupar. En cambio, desembarcó en 1994 como juez en Comodoro Py, a raíz de la ampliación de los juzgados federales impulsada por Menem.

Ya como juez federal, formó parte del escándalo conocido como “la servilleta de Corach”. En 1996, el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo comenzó a ventilar sus sospechas de corrupción en el gobierno de Menem. Entre sus declaraciones, se ubicó una anécdota en la que Carlos Corach le escribió en una servilleta los nombres de los jueces que respondían a los deseos del Poder Ejecutivo. Entre ellos se encontraba el nombre de Claudio Bonadio. La denuncia mediática nunca avanzó en la justicia.

El juez volvió a ser foco de la prensa años más tarde, como uno de los encargados de investigar las denuncias de corrupción sobre las presidencias de Néstor Kirchner y sobre todo Cristina Fernández de Kirchner.

Hincha de Boca, padre de un sólo hijo, fue descripto en una emotiva carta por los empleados que trabajaron en su juzgado como “un jefe ejemplar, profesional y honrado”.

En mayo del año pasado, debió ser intervenido por especialistas del instituto Fleni por un glioblastoma multiforme, un tipo de cáncer muy agresivo. Esa misma enfermedad fue la que terminó con su vida.

Sin comentarios oficiales

1- “El odio lo llevó a la muerte”

El abogado Gregorio Dalbón, quien lleva adelante la defensa de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en distintas causas judiciales, fue contundente al referirse a la muerte del juez Bonadio. “El odio lo llevó a la muerte”, manifestó Dalbón a Radio 10. “Hubiera preferido que Bonadio tenga una larga vida y que pague por los atropellos y por la persecución que no sólo le hizo a Cristina, sino por todos los juicios que armó”, añadió el abogado. Además, calificó al fallecido juez como un “arbitrario”, quien para él no tuvo una carrera judicial. “Se muere una página oscura de la justicia”, aseveró.

2- Sin comentarios oficiales

Alberto Fernández arribó a Madrid a las 10.28 hora de España. El juez Claudio Bonadio falleció a las 6.20 de argentina, 10.20 del país europeo. A pesar de que cuando la muerte del juez tomo estado público el Presidente ya se encontraba en tierra firme, no emitió comentarios al respecto, ya sea por redes o ante la prensa. En el mismo sentido, Cristina Fernández de Kirchner, quien permaneció en su departamento de Recoleta y no fue a su despacho en el Senado, no se expresó sobre el fallecimiento del magistrado. La vicepresidenta viajará mañana a Cuba para visitar a su hija Florencia.

3- Casanello queda a cargo

Las causas que tramitó el fallecido juez Claudio Bonadio, centradas en investigar al kirchnerismo, fueron ya enviadas a  juicio oral y público a cargo de diferentes tribunales y se encuentran en etapa de preparación. Tras la feria judicial de enero el magistrado no volvió a su juzgado y había solicitado licencia hasta el 29 de este mes. Por sorteo, quedó designado en su reemplazo su colega Sebastián Casanello hasta ese día y luego será la Cámara Federal porteña la que defina si prorroga esta subrogancia o realiza un nuevo sorteo para el juzgado federal 11 que acaba de quedar vacante.

Comentarios