Atlético sumó dos refuerzos y un punto valioso en Avellaneda

Zielinski pierde a Bianchi pero gana a Ortiz y Alustiza.

27 Ene 2020
1

CONCENTRADO. Zielinski observa a sus jugadores mientras Risso Patrón hace el lateral, durante el primer tiempo. El entrenador pierde a Bianchi pero gana a Guillermo Ortiz y Matías Alustiza. foto de matías nápoli escalero (especial para la gaceta)

Un punto, dos refuerzos y una baja. Así podría calificarse la cosecha de Atlético ayer. Luego de empatar contra Racing, en los pasillos del Cilindro de Avellaneda empezó a comentarse las alternativas de otro partido: el que el equipo juega en el mercado de pases. Allí, Ricardo Zielinski, que terminó nuevamente orgulloso de sus dirigidos, prácticamente confirmó que Bruno Bianchi finalmente cumplirá su deseo de jugar en Colón y que en su lugar, casi en un canje, llegará desde el “Sabalero”, el central Guillermo Ortiz.

“Si se va Bianchi tiene que llegar Ortiz. Una operación está atada a la otra, tal como pasó con otros jugadores”, explicó el “Ruso” luego del 1-1. Claro, todo pasa como él mismo había dicho sobre el cierre de 2019: “no va a llegar nadie si no se va nadie”.

Primero se fue Gonzalo Castellani y ahora Bianchi. Llegó Nicolás Aguirre y ahora lo hará Ortiz, que estaría arribando a la provincia en las próximas horas.

¿Y el otro refuerzo? Se trata de Matías Alustiza, el histórico delantero que fue dirigido justamente por Zielinski en Chacarita en la temporada 2008/09 de la B Nacional, en la que ascendieron el “Funebrero” y el “Decano”. El “Chavo” viene de jugar en México y estaría llegando desde ese país a Buenos Aires hoy por la mañana. Por la tarde, viajaría a nuestra provincia.

Los dirigentes que estuvieron en Avellaneda dieron por sentada la llegada de Alustiza aunque Zielinski fue cauto. Los periodistas de la transmisión oficial le consultaron si había lugar para un jugador más en el plantel y Zielinski fue claro. “Tenemos un plantel corto. Es un buen plantel pero no es largo. Tendría que ser un jugador que le de un salto de calidad al equipo, no quiero traer por traer como ya dije”, agregó el entrenador. Claro, no dio pistas de que su “protegido” (hizo debutar a Alustiza en Chacarita) se convertiría en refuerzo en estas horas.

Ahora bien, la ecuación es que alguien llega pero eso significa que alguien se va. ¿Quién se va? Tomás Cuello está muy cerca de convertirse en nuevo jugador de Red Bull Bragantino de la Primera División de Brasil y aunque no ha sido muy utilizado por Zielinski en el último tiempo, termina siendo un jugador menos en el plantel.

Zielinski pierde jugadores importantes pero va sumando otros que podrían servirle para la pequeña transición que deberá hacer este año. Por lo pronto, además de dos refuerzos, de Buenos Aires se trajo un punto importante.

Comentarios