Los 10 asuntos que le esperan a Manzur al regreso de su viaje

Luego de dos semanas de descanso junto a su familia, el gobernador se reincorporará mañana al frente del Poder Ejecutivo.

26 Ene 2020

La agenda oficial estará marcada por los aspectos financieros para el gobernador, Juan Manzur; de hecho, antes de salir rumbo a Punta Cana, el mandatario había anunciado una serie de medidas de “ajuste” en el gasto público. 

Por otro lado, a Manzur le esperan también asuntos de tinte político, como el diálogo con los gremios estatales y la relación con su “vice” 

1) Los gremios

Reuniones por la suspensión en el pago de la “cláusula gatillo”

El 6 de enero, pocos días antes de partir en uso de licencia, el gobernador Juan Manzur dictó un decreto acuerdo de “solidaridad” y de contracción del gasto público. La medida más cuestionada fue la postergación sin plazos de la última cuota de ajuste salarial con los gremios por las paritarias 2019, a partir del sistema de la “cláusula gatillo”. 

“Suspende la revisión prevista para diciembre de 2019”, señala el decreto acuerdo. La inflación acumulada entre octubre y diciembre, según estimaciones del Indec, ronda el 10,5%. Para el Estado provincial implica un desembolso cercano a los $600 millones. Algunos gremios, como Sitas, dieron inicio a medidas de fuerza. Otros, como ATE, recurrieron a la Justicia provincial. 

Hay sectores que confían en el diálogo con el Gobierno provincial para tratar de destrabar la cuestión. En ausencia de Manzur, el vicegobernador Osvaldo Jaldo recibió a referentes gremiales y acordó con compás de espera. 

“Ganamos algo de tiempo”, confió una fuente del oficialismo. Pero está claro que el tema será manejado por el propio Manzur, con el asesoramiento del ministro de Economía, Eduardo Garvich (se reincorpora también esta semana) y de la ministra de Gobierno y Justicia, Carolina Vargas Aignasse (se reintegró en los últimos días). 

Las expectativas están en las alternativas que pueda ofrecer la Casa de Gobierno a los jefes sindicales. Este es uno de los temas urgentes que tiene en agenda el jefe del Ejecutivo. 

2) El inicio de clases

Entre una meta de gestión y las advertencias de los docentes

El gobernador contabiliza entre los logros de su primera gestión (2015-2019) que las paritarias docentes no han sido obstáculo para el inicio de las clases en marzo, lo que permite el dictado de 180 días de clases. Pero ante la polémica por la suspensión de la “cláusula gatillo” las negociaciones salariales 2020 con los sindicatos asoman complicadas. 

David Toledo, de ATEP, advirtió que el contexto actual dificultará la apertura en tiempo y forma del año lectivo, en un claro indicio de que las próximas paritarias estarán condicionadas por las precedentes. 

Manzur podría apostar sus fichas en este asunto al titular de la cartera de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, quien a inicios del año pasado había sido el portavoz de la Casa de Gobierno con respecto al anuncio de la titularización de unos 10.000 docentes. El Gobierno tiene cerca de un mes para limar asperezas con los educadores estatales.

3) El “bono” de $4.000

Las posibles repercusiones de una compensación en el Estado nacional

El Gobierno nacional, tras la asunción del peronista Alberto Fernández, impulsó una serie de medidas de “solidaridad” y de ajuste del gasto público. En ese contexto, la Nación dispuso por decreto una compensación a favor de los trabajadores privados y estatales, a cuenta de futuros incrementos salariales ($3.000 con los salarios de febrero, y otros $1.000 con los de marzo). 

Las provincias y los municipios, sin embargo, gozan de autonomía respecto a la medida. “Cada distrito lleva adelante sus paritarias con sus gremios. No todos los acuerdos fueron iguales. Confiamos en que la Nación tenga en cuenta ese punto”, indicó una fuente de la Casa de Gobierno, antes de remarcar que en Tucumán la planilla salarial aumentó casi un 100% en dos años por la “cláusula gatillo”. 

De todos modos, la respuesta final sobre esta suerte de “bono” la tendrá el gobernador, previa consulta con Garvich. 

4) Reencuentro

La relación con su compañero de fórmula, Osvaldo Jaldo

Como alternaron sus vacaciones para no coincidir en el receso de verano, Manzur y Jaldo no se ven cara a cara desde antes de que finalice 2019. Según testigos, el jefe del Ejecutivo y el titular de la Cámara se mantienen al tanto por vía telefónica, y comparten la aflicción por el estado de las finanzas provinciales. Pero las tensiones por la sucesión comienzan a aflorar en el PJ, que está pendiente de sus gestos.

5) Designaciones

A la espera de definiciones en las dependencias nacionales

Esta semana, el manzurismo “ganó” un casillero estratégico para la distribución de espacios de gestión de organismos nacionales con “bajada” local. El médico César “Kelo” Dip, como había anticipado LA GACETA, fue designado al frente del PAMI-Tucumán. 

Pero la dirigencia permanece expectante respecto de otras dependencias clave, y en las distintas vertientes del peronismo entienden que un llamado del gobernador Manzur a alguno de los interlocutores de la Rosada, como Eduardo “Wado” de Pedro y Santiago Cafiero, puede inclinar la balanza para un lado o el otro. Anses, Gerencia de Empleo y la delegación local de Desarrollo Social de la Nación son algunos de cargos que están “abiertos”. 

6) El “ajuste”

El “cara a cara” con su equipo, tras la reducción de salarios

Por pedido de Manzur, el vicegobernador Jaldo dictó un decreto que recortó en un 10% el salario básico de los funcionarios “políticos” (jefe del Ejecutivo, ministros, secretarios y subsecretarios), todo en el marco de las políticas de “austeridad” en el Estado. A su regreso, el mandatario tendrá el primer “cara a cara” con su equipo. No fueron pocos los que se sorprendieron con el “ajuste” salarial.

7) Inundaciones

Tras las primeras crecidas, los equipos permanecerán alerta

Las primeras lluvias “fuertes” de 2020 coincidieron con las vacaciones del gobernador Manzur. Por eso, Jaldo y los miembros del gabinete que permanecieron en funciones encabezaron los recorridos oficiales en los sectores afectados (sobre todo del este provincial). Sin embargo, los equipos interministeriales de la Casa de Gobierno permanecerán en alerta por la posibilidad de que febrero traiga nuevas tormentas a esta provincia. Si bien Jaldo se había contactado con Manzur para tenerlo al tanto de las acciones estatales ante el temporal del 16 de enero, no sería una sorpresa que el comité de Emergencia del Poder Ejecutivo le brinde un detalle del estado de situación al mandatario. 

8) Transporte

Los efectos de la transición en un servicio que viene de un año tenso

Uno de los asuntos que marcó la agenda de 2019 fue la crisis en el servicio de transporte público de pasajeros. No sólo por los conflictos pertinentes al sector privado (amenazas de despidos, paros y reclamos por atrasos salariales), sino también por los efectos que, según el Gobierno provincial, generó el cambio de esquema en los subsidios al transporte que otorgaba la Nación. Manzur y sus funcionarios marcaron a lo largo de todo el año las fallas en el sistema instaurado por el anterior gobierno, a cargo de Mauricio Macri. Con la llegada del peronista Alberto Fernández, en el oficialismo provincial confían en que se obtendrán más recursos para atender este servicio esencial. Esta semana, el secretario de Transporte y Seguridad Vial, Benjamín Nieva, asistió a la convocatoria que había efectuado el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, para analizar los temas urgentes. Según Nieva, en 2019 la Provincia recibía de la Nación unos $ 53 millones mensuales a modo de subsidios; este año se espera que la cifra alcance los $ 144 millones. Por otra parte, el Estado provincial aporta unos $130 millones mensuales a las firmas que integran la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat). Si la crisis en el sector persiste, no se descarta que los privados vuelvan a solicitar un refuerzo en los aportes.

9) Crisis financiera

Entre los compromisos a corto plazo y los ingresos públicos

El gobernador Manzur suele destacar que el equilibrio en las cuentas públicas le ha permitido hasta el momento garantizar el pago de los salarios en tiempo y forma, y asegurar la prestación de los servicios públicos. Pero la crisis financiera se ha pronunciado, a partir de la suba generalizada en los precios y de los aumentos salariales otorgados por la Provincia a partir de la “cláusula gatillo”. 

Por eso, las primeras reuniones del jefe del Ejecutivo con su equipo económico, que encabeza el ministro Garvich, serán cruciales para el futuro inmediato de la gestión. Hay prioridades, como asegurar que el cronograma de pagos a estatales salga a tiempo. 

A la vez, el erario afrontará algunas “pérdidas” con relación a las previsiones originales, como el pago de parte de los $1.000 millones que anticipó el Gobierno nacional  a inicios de enero, que serán deducidos de futuros desembolsos por coparticipación federal de impuestos. 

Además, la intención del Ministerio de Economía es buscar alternativas de crédito con mejores condiciones que los $3.000 millones prestados sobre el cierre del ejercicio pasado por el Banco Macro. Si aparece una fuente de financiamiento con menores cargas, el PE podría cancelar esa deuda y “ahorrar” varios millones. Si esto no ocurre, pronto se vencerán los seis meses de gracia y el Estado quedará obligado a empezar a afrontar intereses. Por eso, será clave el nivel que presente el otro lado de la “balanza” de las arcas estatales: los ingresos por recaudación de tributos.

10) En los Municipios

Finanzas dependientes de las políticas del Gobierno provincial

Con 15 de los 19 municipios alineados a su gestión, el gobernador Manzur está pendiente de la “paz social” en las administraciones locales. Muchos de los distritos operan bajo el sistema del denominado “pacto social”, vigente desde la década de 2000. Los municipios que aceptan adherirse a este régimen tienen asegurado el pago de los sueldos del personal, pero deben resignar de los recursos que les corresponden por Ley de Coparticipación Federal. Por el momento, los intendentes no han tenido que afrontar protestas o medidas de fuerza por demoras salariales -sí hubo quejas en Alderetes, pero por otros motivos-. Pero, al igual que la Casa de Gobierno, los municipios -sobre todo aquellos que no están adheridos al “pacto social”- deberán acordar con los gremios municipales qué sucederá con la “cláusula gatillo”. En este rubro será clave la labor del equipo del ministro del Interior, Miguel Acevedo.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Temas

Juan Manzur
Comentarios