La duda que sobrevuela Davos es si seguirán las tasas negativas en la UE - LA GACETA Tucumán

La duda que sobrevuela Davos es si seguirán las tasas negativas en la UE

Las autoridades del BCE fueron cautas tras el anuncio de revisión para la política monetaria.

24 Ene 2020
1

EFECTIVIDAD. La revisión anunciada por Lagarde pondrá el foco en las tasas

El Banco Central Europeo (BCE) lanzó el jueves una revisión de su estrategia monetaria, la primera desde 2003. Según las últimas declaraciones de sus autoridades en el Foro Económico Internacional de Davos, se espera que la institución que maneja la moneda común de la Unión Europea (UE) evalúe durante este año las herramientas que utiliza para mantener precios estables, incluidas las tasas de interés y la compra de bonos. También examinará cómo puede tener en cuenta el cambio climático.

“Tenemos que analizar exhaustivamente la efectividad de nuestra política monetaria”, explicó a los periodistas la presidenta Christine Lagarde, quien luego de dejar su silla como directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) asumió el cargo en la entidad del viejo continente en reemplazo del italiano Mario Draghi.

En 2014, El BCE introdujo tasas de interés negativas sobre los depósitos y las recortó aún más en 2019 a -0.5%. Esta política se realizó para estimular los préstamos e impulsar la economía, desalentando el atesoramiento de efectivo de los bancos comerciales. Al quitarle el incentivo a los bancos comerciales de estacionar su dinero en los bancos centrales, las tasas negativas aumentan, de esta manera las instituciones financieras otorgan préstamos a bajo costo a otros bancos, empresas y consumidores, lo que a su vez obliga a las personas a pedir prestado más, gastar más y ahorrar menos.

Cuestionamientos

Christian Sewing, director ejecutivo de Deutsche Bank, dijo a una audiencia en Davos que el BCE había perdido la oportunidad de reclamar espacio para la maniobra de política monetaria, dado que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China están disminuyendo y se evitó el riesgo de un Brexit sin acuerdo. “Personalmente creo que nos perdimos la salida, porque en algún momento debes abandonar este camino de tasas de interés negativas. Ahora estamos en un punto donde la política monetaria está llegando a sus límites”, admitió el CEO alemán.

En el mismo sentido se expresó Lagarde al reconocer: “hemos tenido tasas bajas por un período de tiempo. Eso obstaculiza nuestra capacidad de respuesta en caso de shock exógeno ”. Pero, a su vez, la presidenta del BCE sostuvo que solo comenzará a elevar su tasa de interés clave, actualmente establecida en menos 0.5%, una vez que la inflación de la eurozona cumpla “sólidamente” el objetivo del banco central de menos del 2%.

El banco central de Suecia, pionero de las tasas negativas, se movió en diciembre para devolver las tasas de interés al 0% en medio de las preocupaciones sobre los precios inmobiliarios. Cuando se le preguntó sobre este movimiento en la política aplicada por la banca de Suecia, Lagarde sugirió que el aumento de la tasa del Riksbank mostró que las tasas negativas habían tenido éxito. La economista francesa aseguró que los inversores están atentos a las señales de que el BCE podría moverse para salir de las tasas negativas, lo que tendría un impacto radical en los mercados de bonos de la eurozona y la moneda del euro.

Diversos analistas económicos internacionales han puntualizado que las tasas de interés negativas impuestas por el BCE dificultaron que los prestamistas como Deutsche Bank generen ganancias en préstamos e hipotecas, así como saldos negativos en las aseguradoras y los fondos de pensiones. Otro de los instrumentos financieros perjudicados fueron los bonos de países como Alemania cuyo rendimiento en los últimos meses fue negativo.

Respaldos

En cuanto al foro económico que se está llevando adelante en Suiza, Lagarde marcó como señales positivas los encuentros de esta semana entre los líderes de la UE y el presidente estadounidense Donald Trump, a pesar de la amenaza de este último de imponer aranceles a los automóviles europeos. Aunque, al relacionar estos eventos con la política de la eurozona, advirtió que la economía europea aún enfrenta riesgos a la baja debido al creciente proteccionismo de países como Estados Unidos. Una de las políticas que la administración Trump tuvo en esa dirección fue la suba de tasas de la Reserva Federal (Fed), que se mantiene por encima de cero, en un rango entre 1.5% y 1.75%.

La política de tasas negativas ha sido respaldada por funcionarios del BCE como el presidente del Bundesbank alemán, Jens Weidmann, quien considera que es una herramienta aceptable para estimular la economía, a diferencia de las compras de bonos a gran escala que el BCE realizó bajo la presidencia de Draghi, ya que las considera una herramienta inusual y distorsionadora. La revisión estratégica del BCE anunciada por su máxima autoridad, buscará evaluar los costos y beneficios de ambas herramientas además de revisar las metas de inflación.

Comentarios