Si los legisladores recortan un 10% su dieta, ahorrarían $ 8,2 millones en un año

La medida debería regir desde el 1 de febrero y por 180 días.

24 Ene 2020
2

AJUSTE. Los concejales Loza (izquierda) y Gómez (derecha), propusieron recortar la dieta.

Que los legisladores también se plieguen a la medida dictada por el Poder Ejecutivo que recorta en un 10%, por 180 días, los salarios de los funcionarios jerárquicos. Los peronistas alineados al oficialismo provincial, Dante Loza y Carlos Gómez, instaron a sus pares a acompañar el ajuste en el gasto público y que ellos también se reduzcan las dietas -único emolumento que perciben los legisladores- en un 10% mientras dure la emergencia económica.

“En consonancia con el decreto 76/1 del 15 de enero, se solicita la reducción en las remuneraciones que perciben los legisladores. Como muestra del esfuerzo que desde todas las áreas del Estado deben realizarse a los fines de poder superar los inconvenientes económicos que nuestro país debe atravesar”, versa la propuesta de los peronistas.

Carlos Gómez.

La medida, según proponen en un proyecto de resolución, debería regir desde el 1 de febrero y por 180 días.

En la sesión del próximo miércoles, la Legislatura ya tenía previsto avanzar con la decisión de suspender los posibles incrementos de las dietas legislativas, fijadas en $131.000, durante seis meses, en línea con lo dispuesto por el Congreso de la Nación.

Como el cuerpo se compone por 49 legisladores, el descuento del 10% alcanzaría alrededor de $ 8,2 millones si se mantuviera vigente por un año.

La comisión de Hacienda facultó en el dictamen al vicegobernador Osvaldo Jaldo a adherir al decreto del Poder Ejecutivo mediante el cual se reducen en un 10% los sueldos de los funcionarios políticos del Poder Legislativo (secretario, prosecretarios y tesorero).

Las medidas de ajuste en el gasto público surgieron los primeros días de enero: en un decreto-acuerdo del 6 de enero, primer lunes hábil del año, el Poder Ejecutivo implementaba un paquete de ahorro para limitar los fondos para celulares, choferes, vehículos oficiales, horas extras, congelaba los sueldos de los funcionarios jerárquicos y suspendía el pago de la tercera cuota de la cláusula gatillo. Las protestas airadas de gremios oficialistas y opositores al Gobierno provincial llevaron a que el Poder Ejecutivo aumentara una semana después la apuesta del gesto político: los funcionarios pasaban del “freezer a la tijera”, achicándose el salario un 10% por seis meses.

Comentarios