Caso Alperovich: “en el departamento detectamos que la denunciante se contradijo”

La Justicia Nacional concretó la inspección ocular del inmueble del senador en un edificio de Puerto Madero.

23 Ene 2020 Por Irene Benito
1

REGISTROS. El defensor de Alperovich pidió filmaciones del edificio y de los sitios de Puerto Madero que frecuentaron el ex mandatario y su sobrina.

La Justicia Nacional en lo Criminal y Correccional con sede en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) concretó ayer la inspección ocular del departamento de Puerto Madero de propiedad del senador José Alperovich donde, según su sobrina y denunciante, habrían ocurrido los dos primeros ataques sexuales de un total de siete episodios supuestamente acaecidos entre 2017 y el año pasado -los restantes hechos habrían sucedido en Tucumán-. Mariano Cúneo Libarona, defensor porteño del ex gobernador, comentó a continuación que la medida había sido solicitada por su parte y arrojado resultados satisfactorios. “Allí pudimos detectar que la denunciante incurrió en varias contradicciones, que precisaremos a la Justicia”, dijo el abogado en un diálogo telefónico en el que añadió que estaba “indignado” por distintos aspectos del proceso y de la conducta de la sobrina de su cliente. “Tenemos mucha prueba testimonial y documental, y la aportaremos al expediente. Incluso denunciaremos el plan siniestro para perjudicar a Alperovich”, adelantó.

La inspección ocular fue llevada adelante con la presencia de la denunciante y de su abogado; de Osvaldo Rappa, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº35; de integrantes del estudio de Cúneo Libarona; del fiscal Santiago Vismara, y de personal de las fuerzas de seguridad. Alperovich, que por estas circunstancias goza de licencia sin percepción de haberes hasta junio, no asistió al acto judicial practicado en su domicilio. “Ella colaboró en todo momento con la realización de la medida de la inspección ocular e identificó los lugares que, según el fiscal (Vismara), coincidían con su declaración. La denunciante está bien; expresó tranquilidad al ver que esta causa avanza y tiene expectativas en cuanto al desarrollo posterior. Fue una situación difícil, pero también la fortalece”, manifestó la vocera Milagro Mariona por medio de un comunicado de prensa (se informa por separado).

“Nosotros pedimos esta inspección para reconstruir el hecho y que se sepa la verdad. Allí elaboraron unos planos y filmaron. Advertimos varias contradicciones respecto del relato de la denunciante. Aparecieron cosas distintas a las que había declarado”, insistió Cúneo Libarona. Y añadió que habían pedido copias de las filmaciones que captaron las cámaras del complejo de departamentos ZenCity, y de otros sitios de la zona que frecuentaron las partes con y sin custodia. “Queremos que quede claro la forma en la que se trataban. No existía ninguna anormalidad. Sus movimientos en el edificio, en restaurantes y en negocios de Puerto Madero no se corresponden con los de una mujer ultrajada. La que sonreía en los bares y los shoppings no puede ser la misma persona que padeció los actos que dice que padeció”, expresó el letrado.

Cúneo Libarona dijo que se sentía “indignado”. Y enumeró las cuatro situaciones que le generaban malestar. “Primero, me molesta el lío que armaron los asesores de la chica con la decisión de presentar dos denuncias en dos lugares distintos (los tribunales de la CABA y de Tucumán) por los mismos hechos. Estamos padeciendo esa mala decisión, que perjudica el derecho de defensa. Claman por una investigación veloz y mire cómo complicaron la cuestión de la competencia. Si hubiesen procedido de otra manera, es decir, con la radicación de una sola denuncia como legalmente correspondía, esto no pasaba”, cuestionó. Ocurre que aún no hay certeza sobre si tiene que haber dos investigaciones por separado, o una sola en Buenos Aires o en esta ciudad.

En diciembre, el camarista nacional Mariano González Palazzo revocó la declaración de incompetencia del juez Rappa y dispuso la unificación de las denuncias en la CABA. El 14 de enero y en virtud de un recurso de la defensa de Alperovich, el camarista provincial de Apelaciones, Enrique Pedicone, dejó sin efecto la decisión del juez Facundo Maggio que giró la causa a Rappa, y le ordenó que recupere las actuaciones y que investigue hasta que la Corte Suprema de Justicia de la Nación resuelva el conflicto de manera definitiva. La pesquisa aún no empezó en Tucumán: la semana pasada, el juez de feria, Alejandro Tomás, solicitó la devolución del expediente a Rappa, y ordenó que sea caratulado con las iniciales de las partes por la índole de los presuntos delitos endilgados y la “debida reserva”.

“En segundo lugar, me indigna que el tribunal porteño haya citado a la denunciante en enero para hacer un peritaje y que esta se haya ido a Brasil sin avisar. O dejó la custodia o se la llevó de vacaciones”, observó Cúneo Libarona. Y continuó su enumeración: “también me indigna que un día antes de la audiencia oral y pública ante la Cámara de Apelaciones de Tucumán hayan trascendido detalles de la denuncia. ¿No les llama la atención? Fue una maniobra para causar una impresión en contra de Alperovich”. El abogado expresó que le fastidiaba en cuarto lugar la falta de objetividad de la prensa: “los periodistas y la sociedad de Tucumán saben lo que pasó, que no hubo ningún delito, y saben qué personajes hay detrás de esto. Alperovich es víctima: vamos a demostrarlo y a denunciar a quienes pretenden dañarlo”.

Comentarios