Polémica en Tafí del Valle: el boliche pagó una multa 10 veces mayor que la reglamentaria

Después de dos semanas de polémica, la Municipalidad de Tafí del Valle concedió la habilitación a Recórcholis Summer

18 Ene 2020 Por Irene Benito
1

NUEVAS INSTALACIONES. Uno de los dueños del boliche dijo que se cuenta con medidas de seguridad.

Recórcholis Summer y la Municipalidad de Tafí del Valle resolvieron sus diferencias. Los dueños de la discoteca no sólo abonaron voluntariamente una multa 10 veces mayor a los $ 1.500 que, según ellos, fijaba la ordenanza reglamentaria por abrir el sábado pasado sin permiso -pagaron $ 15.000 por la infracción-, sino que también lograron remover la reticencia de las autoridades y obtuvieron la habilitación. A partir de hoy, el boliche de las carpas podrá operar legalmente en su nueva locación, el predio ubicado en el km 61 de la ruta 307. El empresario Javier Farhat garantizó que tomaron abundantes recaudos para prevenir inconvenientes, y negó que las instalaciones sean improvisadas o precarias, como había dicho la concejala opositora Jéssica Yapura Astorga. “Es imposible que pase algo como lo de Cromañón”, replicó.

Permiso

La presencia de las carpas a la vera de la ruta había generado malestar entre los cabañeros y hoteleros de la zona. La edila Yapura Astorga se plegó a aquellos y exigió una fiscalización estricta para prevenir tragedias como la que afrontó en 2004 el boliche porteño República de Cromañón. El intendente justicialista Francisco Caliva había expresado la semana pasada que el emplazamiento de Recórcholis Summer era correcto en función de la normativa vigente y que ellos iban a extender el permiso de funcionamiento luego de analizar si los empresarios habían reunido los requisitos. Después de días de tensión, que incluyeron la inauguración “de facto” del establecimiento, la barrera fue levantada ayer.

Respecto del monto inicialmente barajado por abrir sin la autorización municipal, Farhat explicó que era irrisorio y estaba desactualizado. “Frente a esta situación, la Municipalidad puso un número y nosotros, otro. La multa por ordenanza era de $ 1.500 y pagamos el 1.000% más”, precisó. El socio de Recórcholis Summer (participan de este emprendimiento Hernán Iramain y Ricardo Soria) comentó que aquel no había sido el único gesto que tuvieron, sino que también fortalecieron la seguridad del boliche con dobles controles de Defensa Civil; informes técnicos; un refuerzo de grupos electrógenos; estacionamiento; operativos policiales para la organización del tránsito y de limpieza, etcétera. “La concejala dijo que como madre le preocupaba la seguridad de los chicos, pero tenemos salidas de emergencia frontales y laterales, y las carpas son ignífugas, además de que disponemos de los matafuegos y de las luces de emergencia. En definitiva, es como estar al aire libre”, afirmó Farhat en un diálogo telefónico con LA GACETA.

Ruidos molestos

El socio de Recórcholis Summer acotó que también habían orientado los parlantes hacia el Complejo Democracia, entidad ubicada en el predio vecino, para reducir el problema de la música: “los ruidos molestos están totalmente solucionados. En su momento hubo una propietaria de cabañas situadas a 300 metros de distancia (de la discoteca) que decía que no iba a poder dormir por nosotros, pero me enteré que comentó que no había sentido nada el sábado pasado”. Farhat expresó que también habían previsto la cuestión de la limpieza exterior. “Queremos que no quede ni un vaso tirado afuera”, definió.

En representación de los propietarios del negocio, el empresario rechazó que fuera su intención obtener ganancias unos pocos fines de semana al año e irse, sin importar qué sucedía, como había opinado Yapura Astorga. “Nosotros damos trabajo y contratamos a un montón de gente de Tafí. El 80% del personal es de aquí. Tenemos una trayectoria de 25 años y nos sentimos orgullosos de ella”, añadió. Farhat calculó que, en total, la instalación de la discoteca había supuesto una inversión de $ 2,5 millones. “Esta es nuestra novena temporada en los Valles y nunca hemos tenido problemas, pese a que antes estábamos en la villa (la urbanización Los Castaños). Durante la gestión del padre de la concejala (el ex intendente y legislador oficialista Jorge Yapura Astorga) hemos usado la misma infraestructura y tecnología, y nunca hicieron lío. Hoy disponemos de todas las comodidades. La invito a que compruebe cómo trabajamos”, propuso.

Comentarios