Putin sienta a un burócrata desconocido en el sillón de Medvédev

Ningún diputado votó contra Mishustin El nuevo primer ministro anunció que seguirá la agenda oficialista. El presidente prepara una reforma constitucional.

17 Ene 2020
1

SALUDO PROTOCOLAR. Putin saluda Mishustin; desde ayer, este último es el nuevo primer ministro tras la renuncia de Medvédev y de gabinete. reuters

MOSCÚ.- La Duma de Estado, la cámara baja del parlamento ruso aprobó por una abrumadora mayoría el nombramiento de Mijail Mishustin como primer ministro y avaló así la propuesta que presentó el presidente Vladimir Putin después de la inesperada dimisión del Gabinete.

Los diputados han respaldado a Mishustin, hasta ayer jefe del Servicio Federal de Impuestos, como sucesor de Dmitri Medvédev. Ningún legislador votó en contra del nombramiento, que salió adelante con 383 votos a favor y 41 abstenciones.

Los cambios derivan del discurso sobre el Estado de la Nación pronunciado el miércoles por Putin. Abogó entonces por introducir enmiendas a la Constitución para revisar el actual equilibrio de poderes. Entre sus propuestas figura una sobre nombramientos para que la Duma y el Consejo de la Federación (la cámara alta) sean los responsables en primera instancia de designar al Gobierno.

Putin insistió en la necesidad de darles más peso a la sociedad civil y los partidos políticos. “Debemos garantizar el avance de Rusia como un Estado de derecho e incrementar la eficiencia de sus instituciones, y creo que una vinculación más estrecha entre el parlamento y el Gobierno es necesaria para alcanzar esos objetivos”, consideró.

La nueva agenda

El último terremoto político se enmarca precisamente en una potencial reordenación del poder de cara a la salida de Putin, que entre 2008 y 2014 se vio forzado a ser primer ministro por haber cubierto una etapa de dos mandatos. Entonces intercambió los cargos con Medvédev, que ha sido designado ahora como número dos del Consejo de Seguridad que él mismo encabeza.

Mishustin, una figura relativamente desconocida dentro de la élite política rusa, llega a la Jefatura de Gobierno con la promesa de trabajar en la agenda planteada por Putin.

En su discurso del miércoles, este último prometió reformas sociales. Aspira, entre otras cuestiones, a aumentar la tasa de natalidad en Rusia.

Ayer el nuevo primer ministro manifestó que Putin ha planteado un programa de justicia social basado en los valores tradicionales y con la vista puesta en la ciudadanía. “Gracias a la estabilidad macroeconómica y un presupuesto positivo, tenemos recursos para aplicar todas las tareas de propuestas por el presidente”, prometió.

Mientras tanto, la Unión Europea anunció que espera que haya una transición tranquila en Rusia tras el cambio de Gobierno. “Nuestra posición es que tomamos nota del proceso. No valoramos cambios de gobierno si estos se producen en el marco de la legislación interna de cada país”, transmitió un portavoz comunitario. Es la primera opinión sobre el nuevo proceso político que emite una institución internacional. (Europa Press)

Comentarios