Cartas de lectores

15 Ene 2020

Lo bueno, lo malo, lo feo

Lo bueno: poder, por fin, comprar una moto para poder transportarse rápidamente de un lugar a otro  y ahorrar tiempo y esfuerzo; dejar de depender del  colectivo o del taxi para  llegar al trabajo, al centro o a la escuela a recoger a los niños en horario. La cuota mensual se paga sola con el ahorro en transporte y tiempo. Lo malo: no haber aprendido a manejar correctamente. Es decir, ignorar las disposiciones municipales que incluyen velocidades máximas permitidas en calles, en avenidas, frente a establecimientos educacionales u hospitales; el respeto por los semáforos; llevar más de un acompañante... Medidas de precaución: casco ajustado, chaleco reflectivo, calzado ajustado, carnet de manejo. Lo feo: terminar en el hospital  por no haber cumplido con lo anterior. Si, es bello desplazarse en moto. Pero todo tiene su costo. Por eso, la prudencia y el respeto son imperativos..

Darío Albornoz

[email protected]

Fascinación digital

La fascinación que la digitalización ha provocado en multitud de almas cándidas será objeto de estudio en los tratados de la simpleza humana. Infinidad de sujetos caen a diario en ese monumental espejismo, considerando a las herramientas telemáticas como un fin en sí mismo, olvidándose de que se trata apenas de un medio -muy sofisticado y en ocasiones eficaz, si se quiere-, pero solo de un medio. Cualquier cosa que resulte hoy tocada por la varita mágica de lo digital se convierte de inmediato en algo extraordinario, maravilloso, sensacional, aunque se trate de una genuina castaña. No quiero poner ejemplos, pero todos sabemos de productos -hasta académicos- a los que se viste con ese cautivador ropaje. Quienes se llenan la boca hablando de lo que sea terminado en 4.0 o 5.0, mejor estarían pensando en cómo hacer mejor lo que tienen entre manos. El punto com se ha transformado en un poderoso canal de marketing, pero no siempre en algo que certifique ninguna calidad. Nada es feo en la red, ni malo o defectuoso, y sin embargo continúa seduciendo invariablemente a legiones de fieles del novísimo dogma internáutico.

Jesús Mez Madrid

[email protected]

Desfiles en San Pedro

La disyuntiva es simple: ¿vale la pena el gasto en contratar personas de Capital Federal para conducir un desfile? ¿Acaso no contamos en Tucumán con modelos y presentadores idóneos y que generen mucho menos gastos? ¿No se podría destinar esa -con seguridad- gran cantidad de dinero en alumbrado público, en el regado de las calles de tierra que empolvan a los visitantes o en cualquier ayuda para mejorar la pobre infraestructura pública en este olvidado destino turístico tucumano?

Guillermo E. Bórquez

[email protected]

Jubilados

El primer plumazo del presidente Alberto Fernández fue para derogar el sistema de cálculos para los jubilados, pero hasta ahora no lo reemplazó por ninguno. Esto genera angustia, ansiedad, desconcierto. Cuando estaba en campaña, Fernández hablaba sobre la desastrosa situación de los pasivos; todos pensábamos, dado el grado de preocupación que manifestaba, que este era uno de los primeros problemas que iba a abordar. Pero de eso hasta ahora no habla. Después de haber trabajado treinta años o más, ahora los jubilados teníamos la convicción de que nuestra tranquilidad económica estaba asegurada y que el Fondo de Garantía Sustentable por fin vería la luz, pero todo sigue como estaba entonces. Mientras tanto, nuestras situaciones se vuelven más graves. Cada día nos alcanza menos y los del Gobierno lo saben ¿Indiferencia? ¿Olvidos inhumanos? Esto sucede con el agravante de que el mismo presidente prometió que no íbamos a pagar los remedios. Eso no se hace, señor Presidente. De usted esperamos una convincente explicación, pero su actitud no cambia, Si antes  ya no nos alcanzaba, ahora nos alcanza menos. Es una situación complicada y alarmante: nosotros también comemos, compramos remedios, pagamos el boleto de los colectivos más otras sorpresas que se suceden mes a mes. Señor Alberto Fernandez, nosotros confiamos en usted y en sus promesas de campaña ¿Qué pasa? ¿Ha perdido la memoria?  ¿O es una exigencia más del FMI?

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]

Aumento de la planta estatal

Adhiero totalmente a lo expresado por el lector Héctor René Terán en su carta el 13/1, titulada “Aumento de la planta estatal”. Le agregaría el siguiente relato: “una señora, funcionaria pública, decía con pesar: ‘Ay, mi hijo siempre ha tenido problemas con el sueño. Duerme, duerme y duerme pero no hay forma de despertarlo. Cuando era chiquito lo llevé al médico, le hicieron estudios, pero estaba sano. Actualmente sigue durmiéndose con mucha facilidad, pero le cuesta mucho despertarse’. Hoy, su hijo también es funcionario”.

Daniel E. Chávez

Pje. Benjamín Paz 308

San Miguel de Tucuman

El timo de la estampita

El tradicional timo de la estampita circula ahora por la fibra o por el cable. Se nos vende lo online para que compremos la moto de la modernidad, escondiendo otras intenciones mucho menos confesables, como las de deshacerse de personal en infinidad de actividades, sustituyéndolo por pantallas. Otro dato singular es el del acceso a la inconmensurable información de todo tipo que circula por la red. Nicholas Negroponte, informático y arquitecto estadounidense (fundador del MIT Media Lab), advirtió hace años del peligro de estas hordas de ignorantes digitales, que ya nos rodean. Al acceso veloz a esos contenidos sigue con frecuencia un olvido de los mismos con idéntica rapidez.

Enric Barrull Casals

[email protected]

Susana Giménez

Leo las distintas cartas que se refieren a declaraciones de Susana Giménez. No veo sus programas. Pero no es menos cierto que cada vez que ella emite su opinión, algunos medios le replican. Todos sabemos que sus declaraciones son impactantes. Es frontal. Alguna vez pidió la pena de muerte  y ahora mandó a la gente pobre a trabajar al campo. Podrá haber sido una declaración hasta discriminatoria, pero algo de realidad existe. Veo en la TV programas en los que visitan las villas y compruebo la precariedad y pobreza de quienes tienen la necesidad de residir allí. Pregunto: ¿no sería más fructífero exigirles a las autoridades nacionales, provinciales y municipales la creación de más industrias, que capaciten a la gente, que alimenten a los niños, que construyan barrios mediante el otorgamiento de créditos que se rijan por los índices de aumento de la construcción, que apoyen a las pymes? Hay que dejar de lado las ideologías y abrirse al mundo.  Vuelco al fútbol lo que dijo Susana: los periodistas deportivos dicen “hay que abrir la cancha”, Eso mismo: país tenemos. Los políticos sobran.

Hugo César Navarro

Francisco de Aguirre 1582

San Miguel de Tucumán

Ajuste en la provincia

En la edición de La Gaceta del 10/1, una trabajadora de la Salud manifestó que ella aceptaría el congelamiento de su sueldo si cobrase lo mismo que un legislador. El reclamo pone en evidencia que el ajuste en los gastos dispuesto por el gobernador Juan Manzur no fue lo más acertado. La empleada pública compara los ingresos de un segmento de la clase política con los magros sueldos que perciben los trabajadores. Al anunciar el ajuste, el gobernador está reconociendo que la crisis financiera de la Provincia ha impactado fuertemente en el presupuesto, y que lo empujó a tomar la impopular decisión de recortar los ingresos del que trabaja y menos cobra. En la búsqueda de achicar gastos se podría haber aplicado la tijera a otros sectores del poder político, por ejemplo, a los legisladores y comprar sus productividades con el rendimiento y las condiciones laborales del trabajador común, que está expuesto a sanciones por faltar al trabajo, por no hacer bien la tarea, por no tener el rendimiento esperado. Que conste que estoy refiriéndome a trabajadores que, en el mejor de los casos, apenas pueden cubrir sus necesidades de supervivencia. Distinta es la situación de un legislador, que percibe un ingreso promedio mensual de $ 131.000, y que no está expuesto a ninguna de las sanciones que acechan al trabajador común. El decreto de ajuste de Manzur tendría que haber buscado un equilibrio entre sectores. El ajuste no debe ser tan solo por necesidad presupuestaria, sino también en función del rendimiento en el cargo, de lo contrario se transformarían en verdaderos ñoquis y  la Provincia no soporta semejantes gastos improductivos.

José Emilio Gómez

Reyes Católicos 112

Banda del Río Salí

Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected],  consignando domicilio real y N° de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.

Comentarios