Diseño de autor: la producción local no se detiene - LA GACETA Tucumán

Diseño de autor: la producción local no se detiene

Calidad y originalidad. Así se resumen las últimas colecciones de diseñadoras tucumanas.

29 Dic 2019 Por Florencia Bringas
5

MIRÁ. Sus propuestas nacen de un concepto, que parte de un dibujo sobre papel, que luego formarán parte de las estampas diseñadas. Incluye vestidos, pantalones, remeras, blusas, sacos (entre otras prendas) y accesorios de moda. (Foto de Alejandro Grosse)

“Se crea un lazo bien lindo entre diseñador y cliente. Mucho más personal que ir a comprar en una marca grande”. Giuliana Santochi es una de las tantas diseñadoras de indumentaria que crearon en Tucumán sus propias marcas. Ya no sorprende que esas producciones tengan una altísima calidad e innovadores diseños, porque Tucumán ya es un referente en el país y es un semillero de creativos. De hecho hay dos carreras: la Licenciatura en Diseño Textil e Indumentaria de la Universidad San Pablo-T y la Tecnicatura Universitaria en Diseño de Indumentaria y Textil de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNT. Nuestro diseño ha madurado.

MATILDE LUDUEÑA. Celebra sus 10 años, con la colección “Versátil”. Lo deportivo se adapta con facilidad a diferentes estilos. Incluye mochilas, bolsos, bandoleras y riñoneras, confeccionados en materiales nobles y resistentes.

“Yo creo que en Tucumán hay muchísimas marcas de calidad y con gran diseño, pero que en los últimos cuatro años hubo poquísimas políticas de fomento o de apoyo a los diseñadores, más allá del IDEP que nos lleva a la Feria Puro Diseño (en Buenos Aires). Tiene que haber más apoyo y difusión a nivel local. Lo charlamos siempre con colegas”, comentó Santochi, que diseña prendas desde 2013, cuando era estudiante. Hoy tiene su marca homónima, que vende tanto en redes o en ferias como también en una tienda multimarca con diseño 100% tucumano. Se trata de Propio, cofundada con Isabel Reyes Zeballos, Luciana Nieva y Chloe Nougués. Está ubicada en Barrio Sur, con más de 20 marcas de indumentaria femenina, masculina y de niños. Tienen accesorios, calzado y hasta marroquinería, entre los que se mezclan objetos de diseño como libretas ilustradas o stickers de ediciones limitadas.

KALOM. Propone diseño independiente en marroquinería. Fusiona tendencias con las necesidades del usuario. El último lanzamiento, “Línea Cristal“, tiene como premisa la “transferencia”. La diseñadora Vero Lombardo explica que tiene como particularidad dejar el “inter” al descubierto, conectar el exterior con lo que se lleva dentro. Con ese juego visual, crear algo diferente cada vez que el usuario lo interviene.

“Es importante hacer conocer el diseño de autor en Tucumán”, resalta Nicéfora Mazzola, diseñadora de la marca Nicéfora. A lo que añadió que cada prenda cuenta nuestra historia y es trabajada personalmente, con identidad propia, así el cliente pueda sentirse exclusivo.

GIULIANA SATOCHI. Se caracteriza por su estética delicada y fresca. Presenta referencias del pasado, en un discurso contemporáneo y joven. La última colección, “Verano Italiano”, está inspirada en películas como “Call me by your name” y “La piscine” y en algunas canciones románticas de Gigliola Cinquetti. Presenta siluetas holgadas, en las que aparecen vuelos y mangas acampanadas, bolsillos grandes cuadrados o escondidos entre costuras.

NICÉFORA. Son prendas que parten de una moldería tradicional, con terminaciones a mano. La colección “Imperfecta” plantea una estética de líneas puras y rectas.

La crisis económica las perjudicó en el sentido de que bajó mucho el consumo, pero -a la vez- generó que se volvieran más creativas y a que buscaran hacer eventos, showrooms y ferias; a moverse más, a vender por Instagram, a promover descuentos, promociones y envíos a domicilio. Así nacieron colecciones únicas, como las que mostramos en esta edición (son sólo algunas), inspiradas en el calor de los veranos italianos, en “una mujer libre y que acepta todas sus imperfecciones” o en esa búsqueda de “conectar el exterior con lo que se lleva adentro” o en los propios recuerdos de cada una de las diseñadoras. En ese camino Verónica López Orce, cuya marca se llama Mirá, creó “Devoción”. Su línea surgió de su historia pasada, de lugares religiosos que visitó, de ritos y ofrendas, de texturas, olores “del susurro de las oraciones, del silbido que viene de los arboles”. Cada una de esas experiencias, vuelve las prendas tan singulares. Ese es el valor agregado.

Comentarios