Abogados instarán el análisis de la conducta de un colega

Las autoridades del Colegio de la Capital resolvieron que plantearán el caso de Walter Ojeda Ávila ante el Tribunal de Ética y de Disciplina.

23 Dic 2019
1

PRESIDENTE DEL COLEGIO DE ABOGADOS. Billone en una foto de archivo. la gaceta / foto de Antonio Ferroni

La publicación de la noticia de que Walter Ojeda Ávila, el concursante que adulteró su currículum oficial, había quedado nuevamente en condiciones de ser juez subrogante activó a algunas de las instituciones que debían analizar su conducta y, si correspondía, aplicarle sanciones. Por un lado, el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) reformó su reglamento y endureció los castigos para los aspirantes a la judicatura que mientan o hagan trampas, además de completar el trámite previo a la conclusión del sumario administrativo abierto en 2018 respecto de Ojeda Ávila (se informa por separado). Por otro lado, las autoridades del Colegio de Abogados de la Capital resolvieron que promoverán el análisis de la conducta de ese colega en el Tribunal de Ética y Disciplina, a los fines de que ese organismo interno decida si cometió o no alguna falta.

Marcelo Billone, presidente del Consejo Directivo del Colegio, confirmó anoche que la decisión de instar la actuación de Ética había sido tomada la semana pasada, luego de que un comité informara que no estaba prescripta la posibilidad de hacerlo por el hecho de existir una denuncia penal en trámite en la Fiscalía de Mariana Rivadeneira, cuyo estado no trascendió. Sucede que los hechos que terminaron sepultando la candidatura de Ojeda Ávila como camarista de Apelaciones transitorio ocurrieron en noviembre del año pasado. En ese momento, Billone anunció que iban a someter el affaire a la decisión del organismo que controla la ética de los abogados, pero ello al final no sucedió. Y Ojeda Ávila siguió todo este tiempo ejerciendo la abogacía aunque incluyó al menos cinco falsedades en el CV que presentó a la Legislatura que debía fiscalizar el nombramiento fallido de camarista subrogante que había firmado el gobernador Juan Manzur.

En paralelo a desempolv ar la iniciativa relativa al Tribunal de Ética, los dirigentes profesionales dirigieron una nota al mandatario provincial a los fines de pedirle que no tenga en cuenta a Ojeda Ávila para cubrir en forma interina la vocalía de la Sala I de la Cámara Penal de esta capital, como antes lo habían hecho el legislador radical José María Canelada y el ex legislador macrista Alberto Colombres Garmendia. Billone y el prosecretario Pablo Hernán Cifre recordaron a Manzur que ese candidato estaba sometido a un sumario administrativo en el CAM (el organismo ya había advertido esta circunstancia al jefe de Estado al remitirle una lista con 16 nombres para el despacho de la Sala I). Además, los abogados solicitaron a Eleonora Rodríguez Campos, presidenta del CAM, que excluya a Ojeda Ávila de las propuestas para cubrir vacantes judiciales tanto en forma definitiva como precaria.

Las primeras falsedades del currículum del postulante objetado quedaron a la vista cuando aquel dijo que había recibido un diploma por no reprobar materias en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Tucumán cuando, en el certificado analítico emitido por la misma institución, constaba que Ojeda Ávila había acumulado 19 aplazos durante su carrera.

Comentarios