Prisión preventiva para tres hombres por el homicidio de un adolescente

La víctima, de 13 años, murió luego de recibir un disparo de arma de fuego en medio de un enfrentamiento entre dos familias. La Justicia dispuso 120 días de cárcel para los principales involucrados en la muerte de Santiago Uñates.

14 Dic 2019 Por Rodolfo Casen
1

DESPLIEGUE. Agentes de la Policía custodiaron el cortejo fúnebre de familiares y allegados a Uñates.

La Justicia de Concepción impuso ayer 120 días de prisión preventiva para los tres principales involucrados en la muerte del adolescente Santiago Matías “Manzanita” Uñates (13 años), de Aguilares. Los hombres también están acusados del delito de homicidio en grado de tentativa contra Walter “Quilla” Uñates, padre del adolescente asesinado.

Los detenidos son Franco “Trucha” Espíndola, su hermano Guillermo Agustín, y Pablo “Bichi” Vaquel. El jueves pasado, a este último ya se le había impuesto la prisión preventiva en una causa por robo, tras permanecer prófugo tres meses. Los tres son integrantes de una banda dedicada al narcomenudeo que lleva el nombre de “Bichi”. Este fue aprehendido en Concepción luego de los hechos de violencia que se suscitaron en el barrio Villa Nueva, en la noche del miércoles y que se vincularían con una disputa territorial del negocio del narcomenudeo.

La Unidad Fiscal de Investigación y Enjuiciamiento de Delitos contra la Integridad Física y Asuntos Complejos está encargada de investigar la muerte de Santiago Matías, a causa de un disparo de arma de fuego que recibió en el tórax, y también del balazo que recibió “Quilla” en su pie izquierdo. La prisión preventiva contra los Espíndola y Vaquel fue dispuesta por el juez Guillermo Acosta. Ordenó que los detenidos sean alojados en la Unidad de Encausados N°3 de “La Perla del Sur”.

Otras detenciones

En la jornada de ayer, el magistrado ordenó la instrumentación de varios allanamientos en la Villa Nueva, con el fin de dar con los restantes involucrados en los episodios que hasta ayer mantenían en vilo a los vecinos de la zona. En el marco de estos procedimientos, fueron aprehendidas otras cuatro personas vinculadas a la banda de Vaquel. Entre estas figuran dos mujeres: una tal Maira y otra conocida como Yudith.

En la tarde se presentó voluntariamente ante la policía un hombre conocido como “Botija” Lobo, mientras que permanecían prófugos uno de sus hijos y otro hombre de la banda de “Bichi”. Así, sumaron en total ocho los detenidos por el caso que conmociona a los vecinos de Aguilares.

Este nuevo capítulo de violencia, que se inscribe en la larga historia de enfrentamientos que se viene registrando entre las bandas dedicadas al narcomenudeo, se inició alrededor de las 19. “Quilla” se encontró con “Bichi” en la avenida principal del barrio y luego de un cruce de insultos, este último (que había regresado el sábado pasado de Buenos Aires, donde permaneció oculto) sacó un arma de fuego con la que le disparó a los pies. Lo hirió en la extremidad izquierda. El episodio recrudeció cuando los Uñates y los Vaquel, quienes viven casi frente a frente por la avenida Neuquén, se sumaron a la refriega, convirtiendo la zona en un verdadero campo de batalla.

“Hubo cruces de disparos y gritos hasta casi las cuatro de la mañana. Fue en ese lapso en que resultó muerto Santiago, al que lo conocemos como ‘Manzanita’. Se vivieron momentos de mucho terror aquí. Esta historia parece que no va a concluir nunca”, dijo un vecino que prefirió no identificarse.

El propio “Quilla” fue quien relacionó estos hechos con el negocio de la droga que “todas las semanas causa la muerte a pendejos sin que nadie haga nada”. Fue más allá al sostener que “ni la intendenta Elia (Mansilla) ni ningún otro político se preocupa por esto”. “Si quieren que esto siga, va a seguir”, advirtió. El hombre, que cumplió una condena por homicidio y otras por robos, insistió en que él no tenía nada que ver con el narcomenudeo.

Alberto Arroyo, padre de “Bichi” Vaquel, admitió que su hijo desde hace tiempo viene exhibiendo una conducta preocupante a causa de sus malas amistades. “Él acusa el abandono de su madre y ahora está involucrado en esto. Si tiene que ir que preso, lo debe hacer para pagar lo que hizo. Me duele mucho lo ocurrido porque de esa familia (Uñates) soy amigo”, se lamentó. “Dicen que todo es por la droga. Hace tiempo yo le decía que se cuide”, remató. Los enfrentamientos en Aguilares entre bandas dedicadas al narcomenudeo se remontan a hace 10 años y ya dejó el saldo de unos 15 muertos y otros tantos heridos.

Comentarios