Sospechan que la chica abusada fue instigada a quitarse la vida

La fiscala Giannoni decidió investigar a los tres jóvenes acusados del ataque sexual. Testigos declararon que el cuadro de depresión de la víctima se agravó por presiones y amenazas.

11 Dic 2019 Por Gustavo Rodríguez
1

Los acusados de haber abusado a una joven de 22 años, que luego se quitó la vida, están siendo investigados por instigación al suicidio. Así lo confirmó la fiscala Adriana Giannoni, quien lleva adelante la pesquisa de este polémico caso que tuvo repercusión nacional.

El lunes 2, una joven, de 22 años, se quitó la vida en un domicilio de San Cayetano con un balazo en el corazón. La joven había dejado una carta en la que explicaba los motivos por lo que habría decidido tomar esta drástica decisión. Anunciaba que se encontraba en un profundo cuadro de depresión porque los tres jóvenes que habrían cometido el ataque sexual recuperaron la libertad por una decisión judicial.

En noviembre pasado, la víctima denunció que había sido atacada sexualmente por los tres sospechosos, con los que había estado compartiendo una reunión en el camping de Las Salinas, al este de la provincia.

Contó que ella los había conocido en una reunión ese día y que, cuando estaba amaneciendo, la invitaron a ir al camping de Las Salinas a escuchar música y seguir consumiendo bebidas. En ese lugar le habrían suministrado algún tipo de droga, mezclada en el líquido que estaban consumiendo. Por ese motivo, quedó en estado de semiinconsciencia y fue allí que los acusados se habrían turnado para abusarse de ella. La víctima logró escapar porque se defendió con una rama que encontró en el lugar.

La causa quedó en manos de la fiscala María del Carmen Reuter que, después de escuchar a la víctima, ordenó la detención de los sospechosos. Consiguió que le dictaran la prisión preventiva por varios meses y, al no recibir los resultados de los estudios genéticos que se le habían practicado, pidió una nueva prórroga que fue aceptada por el juez Francisco Pisa.

Al recibir los resultados de las pericias de ADN, la fiscala pidió la elevación a juicio, pero la defensa se opuso y actualmente se encuentra en la Cámara de Apelaciones. Al no haberse resuelto esa situación procesal, los imputados por abuso sexual, con acceso carnal agravado por causar grave daño a la salud física y mental (por haberle suministrado sustancias y por haber generado un daño psicológico) y por haber sido cometido por tres personas, recuperaron la libertad en abril.

Declaraciones

Los familiares y allegados confirmaron que la joven estaba atravesando un cuadro depresivo cuando se quitó la vida en la vivienda donde trabajaba como empleada doméstica desde hace bastante tiempo.

Al parecer, la chica nunca se recuperó del hecho que sufrió, pero su estado de salud mental empeoró, al enterarse que los hombres que se habían abusado de ella recuperaban la libertad. Su círculo íntimo también explicó que no había recibido la ayuda psicológica suficiente para superar el difícil trance que estaba viviendo desde hace ya más de un año.

Giannoni, que dirige la Fiscalía Especializada en Homicidios y que sólo investigara la muerte de la joven, sospecha que la joven podría haber sido acosada por los acusados desde que salieron de prisión.

Incluso, trascendió que le habrían otorgado una prohibición en contra de uno de los supuestos sospechosos del ataque por amenazas y porque la molestaba.

José Del Río, defensor de los tres imputados, desmintió esta versión y aseguró que, si se había dictado esa medida, ninguno de los imputados había sido notificado de la medida en su contra. “Esa es una información totalmente errónea. Eso quedará demostrado en su debido momento”, comentó el profesional.

Hasta ahora, según confirmaron fuentes judiciales, se presentaron varios testigos que declararon que la chica que se quitó la vida, desde que los imputados salieron en libertad, su vida se transformó en un infierno. Dijeron que la presionaron en más de una oportunidad para que levantara la denuncia. Como no lo hizo,

El delito

En nuestro el país, el suicidio no está penado. El artículo 83 del Código Penal establece que será reprimido con prisión de uno a cuatro (4) años, el que instigare a otro al suicidio o le ayudare a cometerlo, si el suicidio se hubiese tentado o consumado.

“No es sencillo probar este tipo de delitos, pero se debe seguir investigando”, explicó una alta fuente judicial. Por ese motivo, además de las declaraciones de los testigos, analizarán los celulares y las redes sociales de la víctima para confirmar o descartar que haya sido acosada.

Dura realidad

“Históricamente interveníamos en caso de mujeres de entre 25 y 45 años, pero cada vez brindamos ayuda a chicas más jóvenes. Y esto tiene que ver con el caso de Thelma Fardín (la joven actriz que denunció al actor Juan Darthés) que mostró valor para denunciar y ahora muchas no se llaman a silencio”, dijo Eva Fondevilla del Observatorio de la Mujer que funciona en el Centro de Salud. Según la especialista, por año registran al menos 1.200 nuevos casos de violencia contra las mujeres.

“El abuso sexual es uno de ellos. Lo importante es que las víctimas deben saber que hay muchos lugares para recibir auxilio. Si no se animan a denunciar, pueden presentarse y recibir el asesoramiento para que lo hagan. Es conveniente que primero reciban apoyo para que después puedan cumplir con todos pasos procesales. No tiene sentido que no estén en condiciones de hacerlo por no terminarán abandonando todo. Hay que trabajar muchísimo más para dar vuelta esta dura realidad”, destacó en una entrevista con LA GACETA.

Temas

Abuso sexual
Comentarios