El primer round de la lucha por 2023 tiene como escenario la Legislatura

Manzur pretendía que las leyes de emergencia sean prorrogadas hasta el final de su mandato, pero en la Cámara le pusieron topes anuales.

09 Dic 2019
1

LA GACETA/ ARCHIVO

El segundo mandato de Juan Manzur apenas da sus primeros pasos. Sin embargo, aunque el calendario muestre que resta mucho tiempo para 2023, ya en el oficialismo miran de reojo esa fecha. Sencillamente, porque el actual gobernador ya agotó sus chances de reelección.

La primera muestra de que todos están pendientes de lo que pasará dentro de cuatro años tiene como escenario a la Legislatura. 

Antes de viajar a Estados Unidos, en noviembre, Manzur dejó listos los decretos para prorrogar las leyes de emergencia. Se trata de herramientas clave para transitar sin sobresaltos el día a día de la gestión. Y si bien es un mecanismo que rige mayoritariamente desde la década del 90, en esta ocasión sí presentó una novedad que llamó la atención en la Cámara. 

Una de las leyes más relevantes es la de Emergencia Económica, que permite un “blindaje” sobre las cuentas del Estado provincial, municipal y comunal, ante eventuales embargos dispuestos desde la Justicia.

Ese sello distintivo en el pedido de la Casa de Gobierno estuvo puesto en los plazos. En lugar de solicitar las extensiones de las normas por dos años, como estilaron los gobiernos anteriores y él mismo en su primer mandato, Manzur optó en esta ocasión por intentar que las emergencias rigieran hasta el último día de su actual mandato: es decir, que rijan por cuatro años. 

La novedad encendió las alertas entre los legisladores, y en especial al propio vicegobernador, Osvaldo Jaldo. De ratificarse ese decreto -que paradójicamente llevó la firma del presidente de la Cámara-, la Cámara perdería la potestad de involucrarse en la discusión de temas centrales para la Provincia. Lisa y llanamente, la Legislatura sería apenas un convidado de piedra respecto de las normas de excepción, que incluyen las emergencias económica y de acuerdo de fondos entre los municipios y el Gobierno, por ejemplo.  

También se tratará la ampliación de la norma que habilita la extensión del plazo del Fondo de Desarrollo del Interior (FDI) y de los contratos del fideicomiso celebrados entre la Caja Popular de Ahorros y los municipios.

"El criterio de la Legislatura es ir dando año por año las emergencias, con la expectativa de que, a partir de la nueva gestión nacional, la situación de la provincia pueda mejorar en algunas de las áreas que hoy están declaradas en emergencia”, justificó Jaldo el jueves, tras el acuerdo con los presidentes de bloque para acotar los plazos de vigencia de las emergencias. 

En el oficialismo y en la oposición, interpretan que la decisión de la Cámara que conduce Jaldo implica un mensaje implícito a la gestión de Manzur en el inicio de su último mandato: para gobernar, deberá acudir a la Legislatura y no prescindir de ese poder. 

Por lo pronto, y con la interna política debajo de la mesa, las modificaciones a los plazos de las leyes de emergencia serán tratados este jueves, en sesión. 

Comentarios