El provocador pensamiento de Rodolfo Kusch

Un filósofo que desenmascara la “civilización” y el ser latinoamericano.

08 Dic 2019
1

ENSAYO

RODOLFO KUSCH. ACTUALIDAD DE UN PENSAMIENTO AMERICANO.  

ROBERTO H. ESPOSTO 

(Biblos - Buenos Aires)

Rodolfo Gunther Kusch (1922 – 1979) es un creador que deja estela de mito, de esos que transforman al lector en adepto. Raro en nuestra Argentina donde los filósofos no se liberaron del complejo de la escolástica, sin lanzarse al pensar valiente, arriesgado, manifestado en lenguaje transacadémico. No supieron hacer lo que dio a los novelistas y poetas sudamericanos fama y público mundial. El profesor Roberto Esposto, Senior hispanista de la Universidad de Queensland, Australia, dedica este libro esencial para comprender el pensamiento de Kusch y la trascendencia de la provocación de sus propuestas. Partiendo del Facundo, de Sarmiento, entre el antagonismo de “civilización o barbarie’’, Kusch prefiere desenmascarar la “lcivilización’’ y el ser latinoamericano (con sus fracasos hoy más a la vista que nunca, en sus países mayores México, Brasil, Argentina y en Chile, Ecuador, Bolivia, Venezuela, y otros. Hasta la ejemplar realización sarmientina de civilización, alfabetización y éxito de la escuela pública obligatoria, hoy la vemos fracasar después de un siglo de admirables éxitos.) ¿Vamos a contracultura? ¿Somos un Sísifo retornante? Kusch, analizado y expuesto por el profesor Esposto, nos dice en uno de sus tres libros indispensables, La Seducción de la Barbarie. América Profunda y Geocultura del Hombre Americano: “Es claro que algo debe ocurrir cuando España no consigue españolizar totalmente a América, ni la Iglesia pudo cristianizarla, ni la burguesía europea y norteamericana pudo convertirla totalmente en un mercado de consumo, ni las doctrinas revolucionarias marxistas o fascistas pudieron encontrar campo propicio, y por consiguiente tampoco la tecnología, por más bien intencionada que sea podrá imponerse, sino a medias y sin euforia de concidencia.’’

Esposto, en su lograda búsqueda da con esta cita inquietante de Alberdi: ‘’Con caudillos, con unitarios, con federales y cuanto contiene y forma nuestra República, debe procederse a su organización, aun sin excluir a los malos, porque también son la familia. Toda división en exclusión y anarquía… El día que creáis licito destruir, suprimir al gaucho porque no piensa como vos, escribís vuestra propia sentencia de exterminio y renováis el sistema de Rosas’’

Y Esposto conecta este admirable pasaje prekuscheano, respondiendo con la repetida pregunta ¿…por qué Argentina no puede ser un país normal?

Desde nuestra independencia y organización nacional, más allá del mestizaje, la inmigración, masiva y el pensamiento de la Generación del 80, hemos afirmado como propia una imagen de cultura y civilización de los países europeos (y de Estados Unidos, en el caso de Sarmiento). Desde esa exageración creamos nuestros repetidos fracasos.

• Nosotros no somos ese mismo modelo humano. Nuestro ser en el mundo, nuestros genes y ancestros, nos determinan para otro hombre, más allá del repetido modelo a imitar.

• El hombre de la modernidad europea con su ser para hacer, es regionalmente diferente de los hombres del estar. Aquellos aceptan su ser ahí, su dasein heideggeriano, desde una dimensión activa e infinitamente productiva de la existencia. El hombre americano se siente llamado a un existir sin las alienaciones infinitas, Kusch habla del ‘’mero estar’’. El pecado original del judeocristianismo, llama a un ‘’rescatarse en una ética de salvación’’ para justificar el ser aquí. El hombre americano es protagonista de una ‘’metafísica vegetal’’, que Kusch explica. Nunca podremos ser el otro, siempre fracasaremos. Estamos existencialmente mal sintonizados. Los europeos tienen siglos desde la grecolatinidad, el Renacimiento y sus burguesías a partir del siglo xv.

• Kusch ahonda incansablemente los aportes culturales humanos que persisten en las comunidades aborígenes de toda nuestra América, especialmente en las Andinas y Centroamericanas. Se establece en sus espacios, indaga chamanes. Hasta indaga en ese Buenos Aires europeo-inmigracional, del tango, del café y de las fáciles ilusiones de desarrollo y potencialidad.

Conocí a este apasionado, tan marginal en la filosofía ‘’seria’’ como Roberto Arlt en el mundo literario. Estuvimos en la Primera Reunión de Escritores Argentinos, en Río Hondo, en 1972. Murena escribió una crónica y expresó sobre la posibilidad de que la “alienación europeísta’’, en el pensamiento de Kusch, podría ser derrotada por una civilización serena, del estar… Me reuní con Kusch en su modestísimo departamento de Buenos Aires. El retornó para sus estudios en comunidades norteñas. Se fijó en Maimará hasta su muerte en 1979.

Kusch pensó que los tres mayores países de nuestra América, tan determinados por el capitalismo internacional, terminarán en un gran viraje político, económico y cultural, para crear un profundo cambio civilizatorio con proyección a todo el espacio de la fatigada cultura Occidental.

© LA GACETA

ABEL POSSE

PERFIL

Roberto Hernán Esposto nació en Córdoba. Doctorado en literatura latinoamericana por La Trobe University, es profesor de la cátedra de español y estudios latinoamericanos de la Universidad de Queensland, Asutralia. Es miembro correspondiente de la Academia Argentina de Letras.

Comentarios