Hace 50 años: 4 de diciembre de 1969

04 Dic 2019

Carlos R. Paz

LA GACETA

MY LAI: TENSA ESPERA

Un tenso compás de espera se abrió en el caso de la presunta masacre de My Lai cuando una comisión investigadora civil declaró, luego de señalar que no pudo esclarecer si hubo o no matanza, que la verdad se sabrá recién cuando sea juzgado en Estados Unidos el teniente norteamericano acusado de haber dado muerte a 109 civiles en esa aldea survietnamita. El senador que encabezó la indagación dijo que de acuerdo con la información que recogió, no podía formarse una opinión de si realmente se produjo la masacre.

FEROZ SEQUÍA EN TRANCAS

“Aquí, ahora sólo los cuervos engordan”. La expresión corre de boca en boca. Pertenece ya a las verificaciones definitivas. Se la oye en la actual Villa de Trancas y en la Villa Vieja, en San José, en Rearte, en Las Arcas, El Molino, El Jardín, Zárate, San Pedro de Colalao. En toda el área septentrional de Trancas. Testimonia la abundancia de carroña en los campos secos, donde los planteles de bovinos van siendo diezmados por la sequía: sed y hambre. Desde julio ninguna lluvia valedera empapó los suelos; cerca de 6.000 cabezas de ganado murieron y se han secado las vertientes, arroyos y manantiales.

MEKONG: CRUENTA LUCHA

Las tropas de Vietnam del Norte lanzaron ayer su mayor ataque de los últimos seis meses en el Delta del Mekong, pero fueron contenidas y rechazadas por fuerzas survietnamitas que causaron grandes pérdidas a los comunistas, según despachos llegados del campo de batalla. El combate, que culminó con la primera victoria survietnamita en la zona, se libró a unos 90 km al oeste de Saigón cuando más de 500 soldados norvietnamitas intentaron tomar por asalto la localidad de Tuyen Binh. Voceros militares de Vietnam del Sur afirmaron que los comunistas dejaron 150 cadáveres en el campo de batalla, además de seis ametralladoras, 47 fusiles, 300 granadas de mano y más de 100 kg de dinamita. La victoria trajo una sensación de aliento a las autoridades de Saigón y a los militares estadounidenses.


Comentarios