Una inversión cervecera de más de U$S 10 millones

Producir Budweiser en Tucumán requirió de ampliaciones en la planta, además de exiguas pruebas de calidad.

03 Dic 2019
1

RESPALDO. La firma destacó el trabajo en conjunto que hubo con el Estado. la gaceta / foto de franco vera

“Estamos apostando a Tucumán para poder generar empleo de calidad y para poder desarrollar los mejores productos”. Así se expresó el presidente de la Cervecería y Maltería Quilmes, Martín Ticinese, al inaugurar la producción de la marca Budweiser en la planta de Acheral, en el departamento de Monteros.

El directivo de la firma destacó la relación fluida con el gobernador Juan Manzur e informó que invirtieron U$S 10,2 millones para elaborar la cerveza más vendida del mundo. También remarcó que en los últimos 10 años la compañía destinó más de U$S 120 millones en Cervecería Acheral para convertir a Tucumán en un verdadero polo cervecero.

“Generamos estas inversiones por una muy buena articulación pública-privada que tuvimos con el Gobierno de Tucumán, generando a la provincia como un polo cervecero dentro de Argentina”, expresó el líder de la compañía, que en su portafolio de marcas posee también a Stella Artois; Andes Origen; y Brahma, entre otras.

Los fondos vertidos en la fábrica fueron destinados para la ampliación de la capacidad y la realización de una adecuación y de mejoras para cumplir con los estándares de producción y de calidad exigidos por la marca de origen norteamericano.

Apuesta tucumana

Informaron que incorporaron una nueva planta de agua con filtro de carbón activo para lograr mayor pureza; que ampliaron la sala de elaboración; y que incorporaron cuatro nuevos tanques de fermentación y un nuevo tanque de propagación de levadura, entre otras modificaciones.

La maestra cervecera Carolina Ortega explicó que se eligió Tucumán para producir esta cerveza premium principalmente por la calidad del agua que hay en Acheral. “El agua que tenemos en la zona no requiere ningún tratamiento para elaborar las cervezas”, aseguró la especialista.

Ticinese reconoció que el desafío para producir “Bud” fue muy exigente y contó que se hicieron más de una decena de pruebas en conjunto con los equipos de Estados Unidos. En ese logro destacó el rol de Ortega, una tucumana que lideró el proyecto. “Ella fue quien de alguna forma aprobó la calidad de Budweiser que estuvo aprobada además por segundas y terceras generaciones de maestros cerveceros de Saint Louis, en Estados Unidos. Es un logro enorme y nos llena de orgullo tener recursos locales, de Tucumán, que estén a cargo de productos y desarrollos tan importantes como esos”, agregó el directivo.

Para conseguir la autorización los maestros cerveceros de la compañía se sometieron a auditorías internacionales para garantizar que la cerveza que se elabora acá sea igual a la que existe en el resto del mundo

La firma emplea a más de 400 tucumanos y genera trabajo para más de 6.000 de manera indirecta.

Comentarios