Vargas Aignasse tiende la 
mano al Colegio de Abogados

La ministra visitó a los directivos, y les ofreció diálogo y gestión.

27 Nov 2019
1

EN EL COLEGIO DE ABOGADOS. Vargas Aignasse, Billone y los consejeros. twitter @CaroVargasTuc

Carolina Vargas Aignasse pidió una reunión con las autoridades del Colegio de Abogados de la Capital en su condición de ministra de Gobierno y Justicia, y la tuvo este lunes. La funcionaria y los directivos de la institución que preside Marcelo Billone conversaron en un clima cordial y dejaron las puertas abiertas para continuar el diálogo. Las distintas partes coincidieron en que Vargas Aignasse ofreció la posibilidad de gestionar algunos de los reclamos y pedidos de la institución, aunque aquella advirtió que la decisión política final dependía del gobernador Juan Manzur. Aún con esa aclaración, la reunión cayó bien. Tanto Billone como el vicepresidente Carlos Casal rescataron el gesto de Vargas Aignasse mientras que aquella explicó que, aunque existían diferencias entre el Colegio y el Gobierno, era positivo buscar instancias de encuentro y explorar ideas que pudiesen ser provechosas para todos.

La ministra llegó a la sede de la calle Congreso 450 acompañada de los secretarios Leopoldo Rodríguez, Érica Brunotto y Agustín Barrera. Allí la esperaban los integrantes del Consejo Directivo del Colegio, y una agenda abierta donde hubo un contrapunto acerca de la demora del Poder Ejecutivo para cubrir las fiscalías, defensorías oficiales, juzgados y tribunales a partir de las ternas que elabora el Consejo Asesor de la Magistratura previo concurso. Billone comentó que el Estado incumplía su obligación al omitir o demorar los nombramientos, y que, por ello, el Colegio se había visto obligado a entablar un juicio aún en trámite. Vargas Aignasse rechazó la crítica y recordó que el orden jurídico no establecía plazos para resolver las ternas. Billone replicó que había un deber ético o moral a cargo del gobernador Juan Manzur por cuanto la dilación afectaba el funcionamiento del Poder Judicial. La discusión quedó abierta. Por el contrario, la ministra recogió un planteo de Casal para que los colegas puedan acceder a la obra social estatal.

Una parte significativa de la charla fue dedicada a los problemas de la Justicia de Paz, que tiene el 40% de los cargos acéfalos por el hecho de que el Gobierno no designa funcionarios desde 2013. Los representantes de la entidad intermedia comentaron a la ministra que habían propuesto a la Corte Suprema de Justicia de Tucumán la formación de una comisión para el análisis integral de las falencias de la Justicia de Paz, e incluso encomendado la tarea a los directivos Casal y Hugo Danesi. Vargas Aignasse consideró que la idea podía ser reflotada en el ámbito del Poder Ejecutivo. Los consejeros manifestaron que los futuros jueces de Paz debían ser letrados, como establece una ley en vigor desde 2004 cuyos defectos permitieron al Gobierno seguir nombrando legos. La ministra manifestó que el requisito del título de abogado parecía excesivo en algunas localidades pequeñas, sobre todo si se exigía a los titulares de los juzgados la residencia efectiva en el lugar.

Las partes también intercambiaron impresiones sobre el abogado del niño y el fallo de la jueza Mariana Rey Galindo que declaró la inconstitucionalidad de la figura regulada por el ministro público de la Defensa, Washington Navarro Dávila. El Colegio promovió su propio pedido de inconstitucionaldiad y presentó un proyecto de ley para que el abogado del niño sea independiente del Estado.

“Fue un buen encuentro. Nosotros queremos ser escuchados antes de que el oficialismo tome decisiones respecto de la Justicia”, opinó Billone ayer. Vargas Aignasse manifestó: “hablamos con franqueza. Ambas partes hemos puesto sobre la mesa que tenemos posiciones distintas, pero en la democracia eso no puede ser un impedimento para que intentemos trabajar juntos”.

Comentarios