Proponen que los empleados públicos reemplacen a los policías en las comisarías

Un proyecto de Fuerza Republicana busca que más agentes salgan a patrullar las calles y dejen de cumplir las tareas administrativas.

25 Nov 2019
1

A LA CALLE. Desde FR sostienen que el PE deberá instrumentar el proyecto para poder mejorar la seguridad. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

Recibir una denuncia, emitir un certificado y hasta la limpieza de las comisarías son algunas de las tareas administrativas que desempeñas cientos de agentes a diario en las dependencias de la provincias. En busca de mejorar el patrullaje en las calles, desde el bloque de Fuerza Republicana en la Legislatura, elevaron un proyecto de ley para que los empleados públicos puedan desempeñar esas funciones y liberar a los policías, para que se centren en tareas de vigilancia y prevención de la inseguridad. 

Con la firma de los ocho legisladores del partido (Gerardo Huesen, Horacio Vermal, Sandra Orquera, Ricardo Bussi, Paulo Ternavasio, Mario Casali, Nadima Pecci y Juan Rojas), el proyecto sostiene en su primer artículo que "el Poder Ejecutivo no podrá destinar personal policial para realizar tareas administrativas, debiendo los efectivos que realizan funciones internas pasar a incrementar el número de agentes que se desempeña en tareas de vigilancia en la vía pública".

Este punto estuvo en discusión durante 2016, cuando se sancionó la ley de Emergencia en Seguridad Pública (prorrogada hasta fines de 2019). Sin embargo, nunca fue incluido.

Para reemplazar a los policías dentro de las oficinas, FR propone que el PE transfiera "empleados de la planta permanente de las reparticiones que componen la administración pública provincial a comisarías y dependencias policiales".

Por último, el texto propone además que el presupuesto de la provincia destine al menos un 10% del total para la seguridad. 

El proyecto deberá ahora ser analizado por la comisión de Seguridad, compuesta por Gerónimo Vargas Aignasse, Javier Morof, Norma Reyes Elías, Jorge Leal, Pablo Alfaro, Raúl Albarracín y José Vermal. 

Comentarios