En el 43% de los casos de homicidios en Tucumán, los asesinos fueron familiares o conocidos de la víctima

De enero a octubre de 2019 se llevan contadas 116 muertes en la provincia.

22 Nov 2019
1

ARCHIVO LA GACETA

Desde enero a octubre de 2019, en Tucumán se cometieron 116 homicidios. Del total, en el 84% de los casos los victimarios ya fueron aprehendidos o fallecieron, reveló un análisis realizado por el Ministerio de Seguridad de la provincia. 

La auditoría realizada desde la Secretaría de Seguridad para analizar todos los casos de homicidios y los vectores de violencia que aparecen marcados en los mismos detalló que de ese total de muertes, 50 se encuentran enmarcadas en causas de Violencia Intervecinal, Violencia Intrafamiliar y Femicidios, todos hechos en los que la víctima y el victimario se conocían o compartían alguna relación de cercanía.

En el 60% de los casos se utilizaron armas de fuego, mientras que en el otro 40% las víctimas murieron por heridas de arma blanca, golpes, quemaduras, entre otras. 

Las armas de fuego destacan también en los datos surgidos de las estadísticas de robos, en donde hubo 362 causas por lesiones por arma de fuego, mientras que hubo 188 por arma blanca. Con respecto a esta información, en lo que va del año se secuestraron 441 armas, un 50,17% más que en el año anterior.  

Los datos surgen de un informe realizado a partir de un trabajo de la Sección de Análisis Delictual del Departamento de Inteligencia Criminal que fue presentado por el ministro Claudio Maley ante ministros y funcionarios de diferentes carteras del gobierno provincial entre las que estuvieron los Ministerios del Interior, de Educación, de Desarrollo Social, de Salud y el legislador Gerónimo Vargas Aignasse, a cargo de la Comisión de Seguridad de la Legislatura.

El objetivo de la reunión fue principalmente presentar un análisis de los índices de violencia e impulsar un trabajo multidisciplinario que involucre a distintas áreas para lograr un trabajo articulado y bajar los índices de violencia en las diez áreas señaladas por el análisis realizado como más conflictivas y vulnerables.

“Esta reunión nos permitió tomar conocimiento estadístico de lo que está ocurriendo en Tucumán, y eso nos va a permitir trazar políticas públicas acertadas, en este caso trabajando en conjunto con los ministerios. Esto es un punto de partida para comenzar a trabajar y darle tranquilidad a los tucumanos”, valoró Vargas Aignasse.

Los datos surgieron tras la recolección, clasificación, digitalización y sistematización de información, se confeccionó un Mapa Delictivo que permite llevar adelante tareas de análisis delictual para comprender y evaluar factores y situaciones.

Maley destacó que se atiende la problemática en el marco de la Ley de Emergencia en Seguridad. “Desde el Departamento de Inteligencia Criminal se realizó una evaluación de los años anteriores para poner en conocimiento de la situación real del área de seguridad”, señaló.

El Mapa del Delito consiste en una georeferenciación de los delitos, filtrándolos por tipo de crimen y modus operandi, teniendo en cuenta días en los que ocurren, horarios, modalidades, entre otros detalles. A partir de su creación, se analiza la actividad criminal que se produjo en una jurisdicción policial en un periodo determinado y se delimitan diferentes zonas para canalizar recursos y estrategias diagramadas por el Ministerio de Seguridad y la Policía de Tucumán.

El objetivo es reducir los índices de violencia y conflictividad a través de una constante presencia policial a pie y con mucho diálogo con los vecinos, la mediación en situaciones de conflicto, la información de la situación real de los lugares que se patrullen, la detección de problemáticas específicas de cada barrio y, tras evaluar las necesidades, lograr el trabajo mancomunado con otras áreas del gobierno.

Comentarios