Roban, ofrecen las cosas por la web y al otro día los atrapan

Los cuatro ladrones fueron detenidos. A un fotógrafo le sustrajeron una valija con el equipo de trabajo. “Mis amigos me decían que no hiciera denuncia; por suerte no los escuché”, señaló la víctima del hurto.

22 Nov 2019 Por Gustavo Rodríguez
2

LOS ELEMENTOS RESCATADOS. Los policías fingieron ser compradores y, tras encontrarse con uno de los ladrones, pudieron capturar a todos.

El fotógrafo Gonzalo Hernández estacionó el domingo su vehículo en General Paz y Colón para cumplir con un trámite familiar. No tardó mucho, justo lo necesario. Cuando regresaba, se dio cuenta de que desconocidos le estaban sacando cosas del auto. Les gritó, pero los motochorros escaparon con el maletín donde tenía gran parte de su equipo de trabajo y tres celulares, dos de ellos Iphone. Quiso perseguirlos, pero no pudo. Los nervios le jugaron una mala pasada. “No podía poner bien las marchas y los terminé perdiendo de vista cuando escapan en una motocicleta. Sólo me quedó una cámara y una lente que tenía conmigo”, relató a LA GACETA.

Hernández sufrió el robo minutos antes de iniciar un viaje a Tafí del Valle, donde debía trabajar en una boda. “Apenas si tuve tiempo de hacer la denuncia en la seccional 3ª. Me pidieron datos, les expliqué que no los tenía en ese momento, que debía viajar y que los traería al regresar”, contó. Hernández, gracias a una colega que le facilitó los equipos, pudo cumplir con su tarea, pero antes de hacerlo denunció el caso en redes sociales.

“En el viaje me tranquilicé y decidí hacerlo público en Facebook. Como no tenía buena señal, no sabía lo que estaba pasando en las redes. Al terminar, me di cuenta de que la publicación había sido un éxito. La habían compartido más de 300 veces. Muchos de ellos eran fotógrafos. Al rato, aparecieron varios colegas que habían visto mis cosas en Mercado Libre y en Facebook. Ahí me alegré un montón”, explicó.

Hernández dice que, no obstante, rápidamente “pasé de la algarabía a la angustia. Mucha gente me decía que vaya y arregle con ellos, porque si le decía a la Policía, no iba a pasar nada. Querían que les pagara un rescate para recuperar todo sin problemas. Dudaba porque tenía miedo. Me preguntaba si hacía el acuerdo quién me garantizaría que después de recuperar las cosas, a la cuadra siguiente no me robarían de nuevo. Entonces decidí denunciar”, explicó.

El operativo

El fotógrafo se presentó el lunes a la mañana en la ex Brigada. Fue atendido por el personal de la división Delitos contra la Propiedad. Contó todo lo que había sucedido. Los investigadores, al mando del subcomisario Luis González, plantearon la novedad en la Justicia y recibieron la aprobación para pactar un encuentro y así recuperar los elementos.

Se contactaron con la persona que ofrecía las cosas en redes sociales; acordaron el aspecto económico y acordaron encontrarse. Los oferentes propusieron un insólito lugar: la plaza Urquiza, en pleno corazón de Barrio Norte. Mientras se hacía ese arreglo, la víctima del robo presentaba la documentación necesaria para demostrar que esos elementos eran suyos.

Cuando la noche ya dominaba el paisaje, se presentó un hombre en la plaza con uno de los lentes robados. Los investigadores, al confirmar que se trataba de uno de los elementos sustraídos, lo persiguieron hasta que llegaron a un lugar donde había otros tres jóvenes que tenían la valija con todo el equipo. Fueron trasladados hasta la ex Brigada de Investigaciones y allí descubrieron que uno de ellos estaba realizando los cursos para ingresar a la Policía y su primo, también arrestado, es hijo de un uniformado en actividad. (Ver nota aparte)

El final

Hernández dijo que esta historia tuvo un buen final porque denunció en la Policía su caso. “No tengo ninguna queja, al contrario, sólo agradecimientos. La mayoría me dijo que no lo hiciera, pero de testarudo fui y conté todo. Aquí hubo dos cuestiones clave: mis amigos, que detectaron que estaban vendiendo las cosas y que los policías pudieron actuar porque sabían lo que había ocurrido”, agregó.

El fotógrafo, en medio de la entrevista, dijo que se sorprendió con el trato que recibió por parte de de los investigadores. “Tenía miedo porque pensaba que en algún momento tendría que enfrentar a los ladrones, lo que se transformaría en una situación incómoda. Pero me advirtieron que no pasaría eso, porque ellos fingirían ser compradores y que yo no tendría contacto con los ladrones. Es más, nunca lo tuve, cuando recuperaron las cosas me llamaron por aparte para reconocerlas cuando estaba en una oficina alejada de la ex Brigada”, señaló.

Antes de terminar la entrevista, sonriendo, la víctima sostuvo que quedó en deuda con los policías. Relató que después de haber recuperado sus pertenencias, se cruzó con el jefe de los policías y le preguntó cómo podía agradecerles y si recibirían una recompensa las personas que hicieron el trabajo. “Quedé helado con su reacción. Buscando las mejores palabras me dijo que no era necesario, pero sí me pidió una atención. La verdad, es que esperaba cualquier cosa, pero me dejó callado cuando lo escuché decir: ‘Le pido que cuando recupere sus cosas, escriba una nota reconociendo el trabajo de los muchachos y que se la haga llegar a mis superiores. Esa es la mejor recompensa que ellos pueden recibir’. Ahora estoy pagando, en parte, lo que prometí”, concluyó.

La víctima denunció el caso en Facebook y varios colegas de esta y otras provincias terminaron viralizando su mensaje para evitar que sean adquiridos en el mercado negro. “Jamás me imaginé que tuviera tanto apoyo, y que tampoco lo comercializaran tan rápido”, destacó el fotógráfo.

Reacción

Le dieron de baja al cadete que fue detenido por haber participado en el robo

“No podemos tolerar bajo ningún concepto una situación como esta y por eso actuamos de manera inmediata. Al verse involucrado este joven en un hecho delictivo, se activó el protocolo y se procedió a darle de baja como aspirante en la Escuela de Suboficiales y Agentes”, señaló el subsecretario de Seguridad, José Ardiles. “Además, quiero destacar que el sospechoso fue detenido por personal policial”, agregó. El director de la Escuela de Suboficiales y Agentes, Ariel Guerrero, explicó que el aspirante a agente de la Escuela no registraba ningún antecedente policial ni judicial antes del hecho que derivó en su aprehensión. “Al momento de su ingreso este año a la Escuela cumplía con todos los requisitos exigidos sin antecedentes”, afirmó Herrera. Por otra parte, se confirmó que ayer por la mañana, el subdirector de la escuela donde se forman los agentes fue a la ex Brigada para informarle personalmente al detenido que había sido de baja por su inconducta. Los cuatro involucrados en el caso, hasta el cierre de esta edición, esperan cumplimentar con los trámites para conseguir su libertad. Su situación procesal no se agravó tanto porque ninguno tiene antecedentes delictivos.

Temas

Inseguridad
Comentarios