Los asaltantes habrían tratado de robar un caballo en otra finca

30 Oct 2019
1

PIEZA CLAVE. El celular que habría pertenecido a la víctima.

Los jóvenes que mataron al rondín en Los Nogales no habrían tenido planeado asaltar a la víctima, sino que se cruzaron con él cuando estaban buscando un caballo para sustraer en otro lugar. Esa es la principal hipótesis de los investigadores que ya lograron aprehender a uno de los sospechosos y al cierre de esta edición buscaban al cómplice.

Los pesquisas de la división Homicidios, al mando de los comisarios Diego Bernachi y Cristian Peralta, sospechan que los delincuentes se toparon con Ramón Antonio Herrera cuando caminaban por un camino que los lleva a la finca donde habrían tenido pensado robar el equino. El rondín, los detuvo, les pidió que se retiraran del lugar y hasta podría haberles tomado una foto con la promesa de que los denunciaría. Allí se produjo una fuerte discusión que terminó cuando uno de los dos asaltantes disparó contra el rondín.

Luego tomaron la moto -para escapar del lugar del hecho- y con el celular -para no ser reconocidos- y huyeron del lugar. Pero en su plan de escape cometieron un error al no revisar la motocicleta. “La línea de investigación está firme y seguimos avanzando. Con el correr de las horas obtendremos más resultados”, explicó el comisario Peralta.

El rodado, según confirmaron fuentes policiales y judiciales, tenía un geolocalizador colocado por la empresa para la que trabajaba para seguir sus movimientos. Al analizarlo, informaron que la moto estaba ubicada en una casa de la Villa Obrera de Tafí Viejo. Personal de la Brigada Norte, al mando del comisario Miguel Carabajal, ubicaron el domicilio, y supervisado por Marcelo Salla, del Equipo Científico de Investigación Fiscal (Ecif) constataron los datos y realizaron varias pericias.

Los propietarios del domicilio le informaron que la motocicleta estaba allí porque un joven había pedido que se la guardaran. Luego de identificar al sospechoso, los policías se trasladaron hasta el barrio Calpini donde ubicaron a un tal “Mentirita”. El acusado intentó huir del lugar, pero fue atrapado a los pocos metros y después que arrojara un celular, que sería el que le sustrajeron a la víctima después de ultimarlo.

Al cierre de esta edición, la Policía esperaba la autorización de una serie de allanamientos para detener al otro sospechoso de haber cometido el crimen.

Comentarios