Crearon un eco sorbete en el colegio para combatir la contaminación

Alumnos secundarios encontraron la forma de reemplazar la "pajita" convencional.

21 Oct 2019 Por Karen Fernández

Un sorbete de plástico suele usarse una sola vez, por unos cuantos minutos, y demora cerca de 1.000 años en descomponerse. Aún más, según Greenpeace, se producen más de 13 millones de “pajitas” por año y con ellos se genera aproximadamente el 4% de la basura a nivel mundial.

Con esos números en la cabeza, siete tucumanos crearon un proyecto que pretende erradicar el uso del sorbete convencional en la provincia. Rodrigo Terán, estudiante de ingeniería mecánica en la UTN y egresado del colegio Sagrado Corazón ideó el proyecto. Para llevarlo a cabo convocó a Nico Ruiz Torres, Facundo Siria, Ricardo Auad, Agustín Díaz Agote y Benjamín Robinson, alumnos de sexto año de la institución.

“La idea surgió a partir de la feria de ciencias que se hace en el colegio, necesitábamos un proyecto y así se me ocurrió. Soy ayudante de laboratorio, y aprovechando que tenemos la impresora 3D decidí crear un sorbete ecológico”, recordó Terán.

El creador del proyecto afirma que en su investigación confirmó que la “pajita”convencional “es altamente contaminante en su producción y cuando se degrada”. En cambio, con el proyecto al que denominaron “Eco Sorbete”, utilizan acido poli láctico (PLA), que es un material que se degrada en 90 días.

INTEGRANTES. Cinco alumnos y un ex alumno del colegio Sagrado Corazón lideran el proyecto. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA.

“Tenía el conocimiento de diseño para crear el proyecto. Pero no podía solo, convoqué a los chicos del colegio de las orientaciones en ciencias sociales y naturales. Hay chicos que se encargan de la comunicación e investigación, como de la parte del impacto ecológico que tienen los diferentes materiales”, agregó.

El plástico que se utiliza en los sorbetes convencionales suele ser polipropileno y polietileno, materiales que son reciclables pero no suelen usarse porque cuanto más pequeño es un plástico, menos importancia se le suele dar.

Procedimiento

“Para crear un sorbete ecológico lo primero que se hace es diseñar el modelo que queremos imprimir mediante una herramienta que se llama Tinkercad, eso nos toma unos 10 minutos”, explicó Terán. En el proyecto ya tienen más de 15 formatos diferentes.

PROCEDIMIENTO. Los sorbetes se imprimen con una impresora 3D. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA.

“Luego se manda el diseño mediante USB a la impresora, se elige la calidad deseada y se imprime. Según la calidad que se elija el tiempo de impresión será entre una a dos horas por sorbete”, continuó. Cada sorbete tiene un tiempo de uso de hasta dos años si se respetan los cuidados.

El proyecto aún se encuentra en la etapa de creación de prototipos: “queremos ir probando con otros materiales, vamos a usar la impresora 3D para diseños con alta complejidad. La idea es hacer una máquina que nos permita hacer 50 sorbetes en un minuto. Lo importante es cambiar el material por uno se degrade rápido y sea reutilizable”, precisó Terán.

La mayoría del plástico que se desecha termina en el océano. Según organizaciones ambientales estiman que para el 2050 habrá más desechos de este tipo que peces en el agua. Por lo que considerando que los sorbetes son un plástico muy utilizado en tragos y bebidas que se consumen en playas y más sitios turísticos, su reducción tendría un impacto positivo en la contaminación marina.

Benjamín Robinson, integrante del grupo de trabajo, contó cuáles son los planes a futuro. “Nosotros fabricamos un modelo de 15 centímetros, porque es lo máximo que nos permite la impresora que tenemos. Estamos ideando un modelo que se una con una rosca, para que el sorbete sea plegable y más largo”, comentó.

ANSIOSOS. Los participantes esperan que finalice la impresión de un nuevo eco sorbete. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA.

“Hasta ahora sólo podemos fabricar los sorbetes de un solo color, sin combinarlos ya que la placa podría moverse. La máquina funde el material a 195°”, agregó Robinson.

Costos de producción

El creador del proyecto estimó que por hora de producción se necesitan aproximadamente $ 60. “Calculando entre el costo del material y la energía eléctrica que necesitamos, un sorbete de calidad alta costaría $ 120. Mucho más económico de los que se venden por internet”, afirmó Terán.

“El trasfondo que tiene la creación del eco sorbete es demostrar que con algo tan simple se pueden cambiar cosas muy grandes. Podemos reducir la contaminación, nuestra idea es reemplazar totalmente el sorbete convencional, este está mucho más bueno”, finalizó Facundo Siria, otro participante del proyecto.

Para difundir la iniciativa, los creadores del proyecto comparten sus avances en su página de Instagram @eco_sorbete.

Comentarios