De las noches de Café Laprida a componer “para las voces más bellas” - LA GACETA Tucumán

De las noches de Café Laprida a componer “para las voces más bellas”

Luis Reinaldi se presenta mañana en el Rosita Ávila junto a Los Puesteros, Enzo Padilla, Los Pucareños, Los Viejos Arrieros y Tucuy.

16 Oct 2019 Por José Nazaro
1

EN EL ROSITA ÁVILA. Luis Reinaldi, en el escenario del teatro municipal. LA GACETA / FRANCO VERA

Situación 1: un tablón largo está poblado por botellas, vasos y los restos ya fríos de un asado, y lo adorna el verde repetitivo de las bolsas con hojas de coca. Alrededor de esos objetos se desarrolla un ritual: el de la guitarra y los amigos.

Situación 2: los meses pasan, pero ellos no dejan de sentirse ajenos a todo lo que los rodea. Esas calles que caminan a diario no son suyas; el cerro que ven al final de la calle tampoco les pertenece; los padres y gran parte de los amigos están lejos, los dejaron cuando se vinieron a Tucumán a estudiar. A veces, sólo la música que suena en los auriculares es capaz de silenciarles la melancolía.

Situación 3: mientras los músicos llenan de arte la noche, en las mesas de la peña los vasos se llenan y se vacían casi a la misma velocidad. Y en esa mecánica, el sol sorprende a los amanecidos.

¿Qué tienen en común estos tres escenarios? Que existen grandísimas posibilidades de que estén musicalizados por obras de Luis Reinaldi.

Sucede que este poeta y compositor es el autor de decenas de temas folclóricos que se escuchan desde hace años en guitarreadas, peñas, teatros y recitales, y que fueron grabadas por grandes artistas en Tucumán y en otros lugares del país. De hecho, mañana Reinaldi presentará el espectáculo “Para las voces más bellas” en el teatro municipal Rosita Ávila, y lo acompañarán Enzo Padilla, Los Puesteros, Los Pucareños de Tucumán, Los Viejos Arrieros y Tucuy (artistas que grabaron y tocan sus obras); la conducción estará a cargo del Nono Ocaranza Zavalía.

Temas entrañables

“La crianza en la naturaleza, el diálogo con la familia, la figura de mi padre…. A medida que uno va creciendo se crea una conducta. Eso se traslada a la música y se toma una postura. La mía siempre fue la del respeto”, describe Reinaldi sus composiciones.

El artista nació en Jujuy y llegó a Tucumán en 1989, como tantos otros jóvenes que vinieron a estudiar y que siguen llegando año tras año. La música irrumpió con fuerza en su vida un tiempo después. “Arranqué en Café Laprida (el bar que funcionó durante los 90 en Laprida casi Marcos Paz). Fui el creador del ‘canto folk’, un karaoke de folclore. Se hizo los martes desde el 91 al 98. Gracias a eso pude ir al ‘Festival de folclore de los pueblos del mundo’, que se realizó en España en el 97”, rememora.

Compuso cientos de temas, algunos de los cuales se tocan casi obligatoriamente en cuanta guitarreada haya en Tucumán: “Crepúsculo jujeño”, “Como puede”, “Miéntele a mi corazón” “Antes del último día” y “Jujuycito adiós”, entre muchas otras. “‘Jujuycito adiós’ nació en La Veloz del Norte. Volvía con mi hija a Tucumán e iba mirando la luna. Ella me preguntó si quería escribir y le dije que sí. La compuse íntegramente durante ese viaje”, asegura.

Entre sus proyectos sobresale el deseo de grabar nuevamente y de hacer recitales en teatros con más frecuencia. Pero hoy está concentrado en este encuentro con grandes amigos que se realizará mañana sobre el escenario del Rosita Ávila.

“A veces uno se siente un poco incómodo de ser el compositor de moda, si se puede decir de esa manera -analiza-; pero es realmente reconfortante, por todo el cariño que te demuestra la gente”.

ACTÚA MAÑANA

• A las 22 en el teatro municipal Rosita Ávila (Las Piedras al 1.500).

Comentarios