Tremenda trifulca entre dos familias de Yerba Buena: insultos, tiros, heridos y tres detenidos

La violencia fue en aumento desde el sábado a la noche, cuando se atacaron con armas.

15 Oct 2019

Se insultan, se pelean, se denuncian en la comisaría y hasta se atacan con armas. Son dos familias que viven en un mismo barrio de Yerba Buena, cuya escalada de violencia requirió la intervención de la Policía en dos oportunidades en 48 horas.

Ya se había armado una trifulca el sábado a la noche. Alrededor de las 23.30, personal de la comisaría de Yerba Buena se acercó a la intersección de Santo Domingo y Diagonal Norte porque los vecinos habían escuchado disparos.

Al llegar, se encontraron con ambas familias enfrentadas -una vez más- y dos heridos. Según relataron los propios protagonistas ante los policías, primero habían discutido en la calle y luego uno de ellos entró a su casa y desde allí realizó disparos con una escopeta.

Las postas de goma alcanzaron a dos hermanos de la familia opuesta, de 18 y 23 años, quienes se negaron a recibir asistencia médica y corrieron hacia la comisaría para realizar la denuncia. Fuentes policiales relataron que la trifulca continuó en esa dependencia por lo que solicitaron el apoyo de Infantería.

EN LA COMISARÍA. Uno de los tres aprehendidos, custodiado.

Breve tregua

Las aguas parecían haberse calmado hasta esta mañana, cuando volvió a sonar el teléfono en la comisaría para alertar sobre un nuevo enfrentamiento en la misma zona, conocida como "asentamiento La Vía". Personal a cargo del comisario Daniel Ruiz volvió a presentarse allí y confirmó que esta vez la situación era más grave.

"Cuando íbamos en camino escuchamos vial radial que un móvil del 911 trasladaba a un herido de arma de fuego al hospital Carrillo, por lo que cambiamos de rumbo y nos fuimos para allí", contaron las fuentes. Una médica les informó que la víctima era un hermano de los jóvenes que habían resultado heridos la noche del sábado y que tenía un disparo de arma de fuego en el muslo derecho.

Los uniformados hablaron con él y este acusó a un tal "Cucha i' perro" de haberlo herido con un revólver. Al regresar al lugar del hecho, testigos avisaron que el sospechoso se había escondido en una casa. Los policías entraron y lo encontraron oculto en un dormitorio, debajo de una montaña de ropa sucia y tapado con varias colchas.

El joven, de 24 años, fue esposado y quedó aprehendido por homicidio en grado de tentativa, lesiones con arma de fuego y otros delitos. La Fiscalía Criminal III ordenó la misma medida para el herido de arma de fuego que permanecía hospitalizado.

Cuando los policías labraban las actas en la comisaría, comenzaron a escuchar gritos que provenían de la calle. Las fuentes dijeron que eran familiares del aprehendido, quienes les reclamaban a los uniformados que detuvieran a un hombre que estaba en la vereda. Los agentes lo palparon y descubrieron que tenía un hierro de casi 50 centímetros de largo debajo de su campera. Era un hermano del herido y también quedó privado de la libertad.

ARMA BLANCA. El hierro que le secuestraron al miembro de una de las dos familias.

Comentarios