Crítica de cine: ¿Dónde estás, Bernadette?

Un viaje hacia el centro de la emoción.

12 Oct 2019 Por Alejandra Casas Cau
1

Muy buena | Drama/comedia - Apta para todo público con reservas - 130’

ORIGEN: Estados Unidos, 2019. DIRECCIÓN Y GUIÓN: Richard Linklater. CON: Cate Blanchett, Kristen Wiig, Troian Bellisario, Judy Greer, Billy Crudup, Laurence Fishburne, Emma Nelson. música: Graham Reynolds. FOTOGRAFIA: Shane F Kelly.

Es difícil que la adaptación cinematográfica de un libro esté a la altura de la narración literaria. Principalmente porque la película, por cuestiones de tiempo, debe prescindir de profundizar en tramas secundarias y enfocarse en lo central, en lo que quiere contar. Este no es el caso de “¿Dónde estás, Bernadette?”. Quizás por la actuación poderosa de Cate Blanchett (ganadora de dos premios Oscar) o quizás son la ironía y el sarcasmo que se plantea desde la dirección de Richard Linklater (en su haber tiene títulos como “Boyhood”, “Antes del amanecer”, “Escuela de rock”, entre otras tantas) los elementos que hacen que esta adaptación no tenga nada que envidiarle al libro de María Semple, en el que está basado el guión de esta producción.

La película está ambientada en el seno de una familia en Seattle. Bernadette Fox es la esposa de un alto ejecutivo de Microsoft y tienen una hija. Ella es una arquitecta muy vanguardista y reconocida, pero su momento pasó hace 20 años y ahora se dedica a las tareas de la casa.

Todos los días, Bernadette se ocupa de preparar el desayuno, llevar y traer a su hija de la escuela y hasta de realizar tareas de mantenimiento en su casona con bastantes cosas para arreglar. Sin embargo su imagen, lo que ella es, no se corresponde con la imagen clásica de una ama de casa. Su forma de relacionarse con los demás, lo irónico que es todo para ella, dejan ver una incomodidad típica de quien está en un lugar que no quiere estar.

La relación con su hija, mucho más que la relación con su marido, es lo que la ordena emocionalmente. De la misma forma, es la hija quien la apoya incondicionalmente y la hace sentir que puede recuperar el lugar que tuvo alguna vez y que decidió relegar por creer que era lo mejor para la familia.

Con esta película Linklater aprovecha y vuelve sobre la relación padres e hijos pero ahora desde la perspectiva de la mujer, algo nunca hecho en su cine (ni siquiera con la Céline de Julie Delpy en la trilogía “Antes del amanecer”, que la tenía en un protagonismo central pero era compartido con Ethan Hawke). Tiene a Bernadette como eje; hasta en cuanto a quién relata la historia, vemos siempre el punto de vista de ella. Y cómo no dejar que lleve el hilo de la narración a un personaje interpretado por Blanchett que nos lleva por el camino de las emociones, sin hacer de estas un melodrama y una cursilería desde lo actoral.

Linklater nos invita a viajar con su obra 130 minutos de nuestro día y a empatizar con lo que vive y siente cada personaje. Y con seguridad es un viaje del que no se van a arrepentir.

Comentarios