Ecuador: la rebelión indígena obliga al Gobierno a dialogar

Las comunidades elevan el tono de los reclamos contra el ajuste exigido por el FMI.

08 Oct 2019
1

BARRICADAS. Los campesinos establecieron cortes de ruta y bloqueos de caminos en todo el país, especialmente en la entrada a la capital, Quito. reuters

QUITO, Ecuador.- El movimiento indígena de Ecuador mantiene el bloqueo de importantes rutas, incluyendo el acceso a Quito, en el quinto día de protestas contra las medidas de austeridad del presidente Lenín Moreno, que se enfrenta a una ola de disturbios y una caída de su popularidad.

Ecuador amaneció ayer en su quinto día de estado de excepción (estado de sitio) con cortes de numerosas rutas de la región interandina de Sierra, con protestas de grupos que se encaminaban hacia Quito a una huelga general para mañana. El centro histórico de Quito estaba militarizado, y desde el domingo, el espacio se reforzó con blindados para traslado del personal.

Sin embargo, Moreno reiteró su intención de dialogar con las comunidades indígenas tras la profundización de la protesta, tras el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el aumento en los combustibles. En un corto mensaje televisado el domingo a última hora y repetido por los medios, Moreno aseguró que está decidido a cambiar el país, a que se sancione a quienes han robado y a que se controle los precios y se castigue a los especuladores, citaron agencias de noticias y el diario “El Comercio”, de Quito.

El nuevo pedido de diálogo de Moreno se produce un día después de que el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), Jaime Vargas, asegurara que las posibilidades de diálogo con el gobierno estaban cerradas y amenazara que los militares y policías que se acerquen a territorios indígenas serán retenidos y sometidos a la justicia indígena.

Un rotundo paro de transportistas se suspendió el viernes, pero el servicio no se ha regularizado totalmente, a la espera de nuevas tarifas a nivel de los gobiernos autónomos, informó el portal guayaquileño “El Universo”, en su versión digital.

La ola de reclamos comenzó luego de que, acosado por el endeudamiento y la falta de liquidez en esa economía dolarizada, Moreno pactó un millonario programa de créditos con el FMI, que incluye quita de subsidios a los combustibles, que demandaban 1.300 millones de dólares al año. Esta quita de la ayuda estatal disparará el precio del galón de nafta (3,78 litros) desde 1,85 a 2,22 dólares.

“Siempre estoy decidido a dialogar, a tender la mano a la gente decente, a la gente honesta que quiere cambiar el país, estoy decidido a dialogar con ustedes hermanos indígenas”, insistió Moreno, y pidió abordar temas tales como “los modos de usar los recursos del país para los más necesitados”. (Reuters)

Temas

Ecuador
Comentarios