Manu Ginóbili admitió que, tras su retiro, está viviendo una vida libre de estrés - LA GACETA Tucumán

Manu Ginóbili admitió que, tras su retiro, está viviendo una vida libre de estrés

En una entrevista con DTMB, espacio conducido por Fabricio Oberto, reveló los detalles de un accidente en el que estuvo cerca de la muerte.

03 Oct 2019
1

Manu y Fabricio ganaron el anillo dorado con los Spurs en 2007. (ARCHIVO)

Emanuel Ginóbili, campeón olímpico en Atenas 2004 y tetracampeón de la NBA con San Antonio Spurs, reconoció hoy que se saturó del basquetbol y que ahora vive una vida "libre de estrés".

En una entrevista con su ex compañero en el seleccionado argentino y San Antonio Spurs, Fabricio Oberto, conductor del programa DTMB (De todo menos básquet), el bahiense habló de su actualidad y reveló detalles de un accidente en el que pudo haberse matado.

"Estoy viviendo una vida stress free total. No pienso en no dormir por un partido, o por pensar en cómo jugar en ese partido. Disfruté muchísimo la etapa de los playoffs, los esperaba, pero creo que me saturé. Eventualmente volveré a jugar con mis amigos, pero hoy estoy en una etapa de desaturación", contó Manu.

"Trabajé mucho para alcanzar esto y ahora estoy disfrutando de esos 20 años de trabajo. No sé si en algún momento se acabará la magia de este descanso y tendré algún desafío importante", detalló el bahiense tras su retiro profesional.

Ginóbili, de 42 años, viajó a China a ver al seleccionado argentino en el Mundial, en el que salió segundo, y confesó que no extrañó "estar en la cancha".

"Yo nací en Bahía Blanca con hermanos basquetbolistas, porque si nacía en Botswana no sé si hubiera jugado al básquet. Por eso hay que tener la suerte de nacer en el lugar indicado. La suerte está menospreciada y no la podés llamar, pero hay que tenerla muy en cuenta", destacó.

Por otro lado, el ex escolta de Estudiantes de Bahía Blanca y Andino de La Rioja relató un accidente automovilístico que vivió en el 2004.

"No me maté de pedo. Se me vino un auto de frente que pasaba a un camión en una curva. Me tiré a la banquina y empecé a derrapar. Podría haber matado a alguien, podría haberme estampado contra un árbol, me podía caer en un precipicio o darme de frente con él. Ahí no había un Juego Olímpico, no había más carrera. Era una moneda al aire...", cerró. (Télam)

Comentarios