¿Por qué Monteros será una de las capitales "alternas" del país si gana Alberto Fernández?

Los entretelones de la elección que genera curiosidad y celos entre los dirigentes tucumanos.

01 Oct 2019
1

FOTO LA GACETA / OSVALDO RIPOLL

Es la primera municipalidad del interior de la provincia, rango que ostenta desde 1868. Es, además, cuna de poetas. No en vano, por su prolífica población se ganó el mote de "Capital Nacional de la Poesía". Sin embargo, ninguno de estos antecedentes pesó a la hora de ser la elegida por Alberto Fernández como capital alterna del país, en caso de llegar a la Presidencia. 

La elección que hoy llena de orgullo a los monterizos tiene poco de historia y mucho de política. Hace una semana, en Mendoza, el candidato presidencial del Frente de Todos anunció que uno de sus objetivos es garantizar la presencia mensual del Gabinete del Gobierno nacional en todas las provincias. Para eso, designó en cada distrito una "capital" simbólica, que oficiará de sede de esos eventos.

Horas después del anuncio, se conoció que la ciudad elegida en Tucumán es Monteros y, desde entonces, la pregunta se repite. ¿Por qué Monteros y no Banda del Río Salí, Aguilares, Trancas o cualquier otro municipio tucumano?

La explicación, según pudo reconstruir este diario, hay que buscarla en los entretelones de la política comarcana. La designación de Monteros habría sido determinada por el gobernador, Juan Manzur. Ocurre que el propio Fernández se encargó de pedirles a los mandatarios que definan ellos a qué lugar beneficiar. Así, la resolución formó parte de una negociación entre el mandatario y su compañero de fórmula, Osvaldo Jaldo. Lo primero que descartaron es la sección electoral Este, ya que Alberto Fernández había estado en Banda del Río Salí. Fue el 11 de septiembre, cuando visitó una escuela de ese municipio. 

Entonces, la discusión se circunscribió a los distritos del Oeste, y ahí sí hubo una "pulseada" entre Manzur y Jaldo. El vicegobernador habría sugerido Aguilares, como mimo a un hombre fuerte del peronismo: el ex senador Sergio Mansilla. Sin embargo, el gobernador priorizó Monteros. De esa ciudad proviene uno de sus hombres de mayor confianza: el legislador Juan Antonio Ruiz Olivares. El "Gallego" fue secretario en la Cámara durante su gestión como vicegobernador de José Alperovich, y ahora preside la comisión de Hacienda y es el vicepresidente primero. Es "el hombre" de Manzur en el recinto. Además, la decisión también contenta a otro monterizo cercano a la fórmula gubernamental: el ministro de Gobierno, Regino Amado

Zanjada la discusión, la promesa para el resto de los jefes municipales quedó en el aire: la elección de cada capital alterna por provincia será rotativa, y se renovará cada año. Claro, antes deberá ganar en los comicios del 27 de octubre Alberto Fernández.

Comentarios