Los cinco casos más emblemáticos en Tucumán de justicia por mano propia

La respuesta de las víctimas ante los asaltos, son moneda corriente.

20 Sep 2019
1

LA GACETA / IMAGEN DE ARCHIVO

Uno: el taxista que mató a un supuesto asaltante terminó siendo sobreseido

El 29 de diciembre, cerca de las 4, Alberto Leal, a bordo de su taxi (un Chevrolet Agile) levantó un pasajero en avenida Mate de Luna y Mitre. El pasajero le pidió que lo trasladara hacia el sur por avenida Alem. Al llegar al pasaje Cabildo y San Luis, según el testimonio del conductor,  el desconocido lo amenazó con matarlo si no le entregaba la recaudación. Añadió que se trenzaron a golpes de puño. 

El taxista reconoció que tomó su arma al sospechar que el pasajero también tenía una pistola. Dijo que al sentirse desprotegido, disparó varias veces y que luego huyó por temor a represalias. Se presentó después en la División Homicidios y reconoció ser el autor del crimen de Gonzalo Torres Sosa, que tenía antecedentes por robo. La fiscala Adriana Giannoni pidió que se lo enjuiciara por homicidio agravado por alevosía, debido a que, después de balear al fallecido, se bajó del auto y “con el propósito de causarle un sufrimiento desmedido e innecesario, le realizó cuatro disparos más, provocándole la muerte”. 

El expediente llegó a manos del juez Francisco Pisa. El magistrado consideró que no estaba probada la hipótesis que había elaborado la fiscala, por lo que decidió sobreseer al taxista que, si su fallo se mantiene firme, nunca será enjuiciado por el hecho. Giannoni ya apeló la resolución.

Dos: atropelló a dos supuestos asaltantes y no fue acusado

El sábado 9 de febrero a las 21.50, Luis Emanuel Rojas y Franco David Pistán, que circulaban en una motocicleta Honda CG 150, cayeron al suelo después de haber sido embestidos por el conductor de un Toyota Corolla negro que luego se dio a la fuga. Rojas, que estaba esperando ser enjuiciado por un doble homicidio, murió el domingo. 

Después de varios días, el acusado del accidente se presentó en la Justicia. Relató que el transitaba con su familia por Mate de Luna y Viamonte y que los jóvenes, después de amenazar a su mujer que estaba embarazada, se quedaron con el celular. Después de darle el teléfono huyó y los supuestos motochorros lo persiguieron para apoderarse de otras pertenencias. 

Dijo además que al llegar a la esquina de San Lorenzo y Ernesto Padilla los embistió accidentalmente. La fiscala Adriana Giannoni, al analizar las pericias y recoger otros testimonios, definió que el joven actuó en defensa propia y no le imputó ningún delito. Pistán, que sobrevivió al accidente, fue procesado por el robo y se desconoce si aún permanece en prisión. Los familiares del conductor denunciaron haber recibido amenazas por el hecho.

Tres: quedó en libertad el joven que embistió a dos motociclistas

El domingo 11 de agosto, un automovilista fue sorprendido por una pareja que lo asaltó después de que lo obligaran a detenerse arrojándoles piedras en la zona de El Bajo. La víctima los persiguió y embistió. La joven quedó gravemente herida (perdió una pierna en el accidente y la otra cuando estaba internada) y su compañero fue detenido a las pocas cuadras. El fiscal Arnoldo Suasnábar pidió que los tres sean detenidos. 

A Mario Álvarez y a Liliana del Valle Millicay los acusó de robo agravado, pero recuperaron la libertad con caución juratoria, pese a que ambos aseguraron vivir en situación de calle. En tanto que a Pedro Zurita, que fue imputado por tentativa de homicidio y lesiones, pidió que le dictaran la prisión preventiva, pero el planteo fue rechazado por el juez Alejandro Tomas y el joven recuperó la libertad después de estar más de dos meses detenido.

Cuatro: los hermanos que viven una pesadilla desde hace dos semanas

Un violento tiroteo alteró la paz de los vecinos de Muñecas al 1.900, donde un hombre fue encontrado sin vida en la vereda. Luis “El Sucio” Vázquez había fallecido en el acto después de haber recibido un disparo en la cabeza. Al parecer, Vázquez intentó ingresar con otras personas a una casa de la cuadra donde había grupos electrógenos y equipos de música, sin saber que en el interior del domicilio había ocupantes. 

Los propietarios, según la investigación, dispararon e hirieron mortalmente al supuesto asaltante, que ya había sido condenado por robo y tenía varias causas pendientes con la Justicia por el mismo delito. Por el hecho fueron aprehendidos los hermanos Alexis y Esteban Hild. El primero quedó en libertad horas después, mientras que el otro aguarda que la fiscala Giannoni resuelva si pedirá que se le dicte la prisión preventiva. Alexis, según confirmó su defensor Gustavo Carlino, fue agredido por los familiares de Vázquez que se encontraban detenidos en el mismo calabozo al que lo llevaron a él.

Cinco: el chofer quedó en libertad, pero todavía seguirá siendo investigado

Walter Lucena, de 25 años, con antecedentes por robo, fue encontrado el sábado malherido en avenida Américo Vespucio y calle Libertad. Lo llevaron al hospital Padilla donde falleció horas después por las lesiones que tenía en diferentes partes de su cuerpo. El misterio de su muerte duró varios días. En un primer momento se pensó que el joven podría haber recibido un duro castigo por parte de policías, pero esa versión, por ahora, quedó descartada. Luego surgieron datos que indicaron se trató de un caso de justicia por mano propia. 

La fiscala Adriana Giannoni cree que el fallecido intentó robar a un chofer de la Línea 11. Para protegerse, el conductor lo atropelló o realizó una maniobra que provocó la caída del sospechoso bajo las ruedas del colectivo. 

La investigadora pidió la detención de Gustavo Chejolán, pero el juez Facundo Maggio la rechazó. Giannoni pidió que se analice el celular del sospechoso y ordenó secuestrar el ómnibus que conducía para realizar una serie de pericias.

Comentarios