Constructores: “es triste ver qué pequeña participación tenemos”

La Cámara de la Construcción se manifestó tras conocerse que el gasto salarial se lleva la mayoría del presupuesto.

16 Sep 2019
1

TRABAJOS DE MAGNITUD. La ampliación de la pista del aeropuerto Benajmín Matienzo tuvo una inversión de $ 1.600 millones de fondos nacionales. LA GACETA / DIEGO ARÁOZ

“Es triste ver qué pequeña participación tenemos en el presupuesto de la Provincia en una actividad tan relevante como la construcción, que da respuestas a tanto empleo”. La frase pertenece al presidente de la Cámara Tucumana de la Construcción (CTC), Jorge Garber. El ingeniero civil se manifestó de esta manera luego de que LA GACETA publicara que el 65% del presupuesto mensual de Tucumán se destina para el pago de la masa salarial, y que ese porcentaje se incrementará hasta fin de año por la implementación de la “cláusula gatillo” en los salarios de los más de 100.000 empleados públicos.

El presidente de la CTC, en diálogo con este diario, recordó que el sector que representa atraviesa una difícil situación desde hace meses y que hay más de 9.000 obreros sin empleo por la falta de impulso de obra pública, tanto por parte del Poder Ejecutivo local como del nacional. “Hemos sido totalmente reglados, y la asimetría es tremenda entre Tucumán y Buenos Aires”, insistió el empresario de la construcción. Agregó que se encuentran en un parate “prácticamente de crisis terminal”, por lo que reclamó respuestas inmediatas.

Sin grandes obras

El secretario general de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), David Acosta, había explicado afligido que el promedio histórico de obreros activos es de 18.000, pero desde los últimos años esa cifra viene en caída y que actualmente es de la mitad.

En este primer mandato de Juan Manzur como gobernador, el cual finaliza el 29 de octubre, no se realizaron grandes obras de infraestructura en la provincia. Entre los proyectos que se pueden destacar, están la inauguración del Centro de Atención Primaria en Adicciones (Cepla) en La Costanera ($ 29 millones) y de la Policlínica de Lomas de Tafí (unos $ 20 millones); el inicio de la construcción de 200 viviendas ($ 140 millones); y el diseño del Centro Cívico ( ya se pagaron $ 90 millones y el total sería de $ 160 millones).

Dardos hacia la Nación

Garber, además, apuntó contra la gestión de Mauricio Macri dado que recordó que referentes de la Secretaría de Vivienda de la Nación, del Plan Belgrano y legisladores de la oposición se comprometieron a realizar obras de magnitud en la provincia, entre ellas, la construcción de 2.000 viviendas, algo que no ocurrió.

El ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, durante una visita en julio, había afirmado que la Casa Rosada puso a disposición de las provincias el Fondo Nacional de la Vivienda (Fonavi), para construir casas, pero alegó que Tucumán se de adhirió por no querer cumplir con un sistema transparente de beneficiarios. “Si de alguna manera no se quiere romper con la utilización política y electoral de la vivienda, nosotros no vamos a hacer viviendas ahí, vamos a hacer viviendas donde la provincia acompañe esta idea nuestra de transparencia de quien lo va a recibir”, había expresado el funcionario nacional.

Acta compromiso

A pesar de los cuestionamientos al Gobierno por el escueto margen que destina para obras públicas, Garber destacó la actitud de Manzur, quien ya le habría planteado al candidato a presidente Alberto Fernández (Frente de Todos) la necesidad de contar con un plan de obras públicas en Tucumán. “Ha tomado concientización de la falta de obra pública que hay en la provincia. Planteamos que se lleve a cabo lo más urgente posible con el objeto de que se reactive nuestra actividad”, expresó el presidente de la CTC.

El presupuesto de la Provincia para este año era de $ 100.000 millones, pero la Legislatura lo amplió más de $ 20.000 millones en agosto para poder cumplir con las obligaciones salariales. “Son casi $ 25.000 millones para pagar sueldos y gastos producto del aceleración de la inflación”, había explicado el mes pasado el vicegobernador, Osvaldo Jaldo.

A principios de año, los gremios acordaron con el Gobierno un incremento salarial del 25% en dos partes (marzo y septiembre), además de tres revisiones anuales (junio, septiembre y diciembre) para tratar de equiparar los sueldos con la inflación. Distintas consultoras privadas estimaron que el año concluirá con una inflación cercana al 60 %.

Comentarios