El sospechoso del ataque se habría baleado solo y quedó internado

Los residentes se mostraron fastidiados por la violencia en La Costanera.

LUGAR. Yohana (a rayas) contó que la víctima recibió el disparo en su casa. LUGAR. Yohana (a rayas) contó que la víctima recibió el disparo en su casa.
10 Septiembre 2019

“La chica estaba conversando con mi mamá cuando recibió el tiro”, se lamentó Yohana Heredia, la dueña de la vivienda en donde Dora González, de 41 años, perdió la vida. “En cuestión de segundos pasó todo. Mis hijas estaban jugando en la calle y un sobrino pudo meterlas rápido a la casa. Creímos que Dora estaba bien porque no tenía ni sangre, pero ella llegó a decir ‘me dieron’ y cayó a la vereda”, recordó la mujer.

Según contó, todos los vecinos del barrio Costanera estaban afuera, pese a que era la medianoche. “Acá, siempre es así. Todo el mundo anda de acá para allá y comparte. Algunos toman mate en la vereda y los niños juegan a la pelota. De repente escuchás la balacera. Es algo común en este barrio de porquería”, comentó María Serrano, otra de las vecinas.

Minutos después de que Dora saliera de su casa y se quedara a conversar en casa de Yohana, en calle Yamandú Rodríguez al 700, a pocos metros del pasaje, aparecieron tres hombres armados y comenzaron a hacer tiros en dirección a la mujer. Algunos vecinos relataron que las tres personas se enfrentaban a tiros con un adolescente, de 17 años, y que una de esas balas impactó en el cuerpo de Dora. Otros, por el contrario, dijeron que el chico no llevaba un arma y consideraron que era otra víctima del hecho.

DISPAROS. El adolescente cayó herido cerca de la mujer, según relataron. DISPAROS. El adolescente cayó herido cerca de la mujer, según relataron.

“Él no tenía ningún arma. Mi mamá estaba acá y vio todo. Santiago venía de un almacén porque quería comprar un vino; como estaba cerrado, no pudo. Volvió y me pidió permiso para entrar al baño, y lo dejé. Cuando salió se dio con que venían tres vecinos corriendo con armas y comenzaron a hacer tiros a lo loco. Uno de los tiros le dio a Dora y otro, a Santiago en la espalda. El chico cayó en la calle frente a mi casa”, relató Yohana.

Además, la vecina dijo que después de que el joven cayera, vino la esposa del hijo de José Gregorio Frías, y le pegó en la cabeza con un fierro. “Ya estaba herido, pero esa chica vino y le pegó. Santiago pidió ayuda diciendo que le habían disparado y todos los vecinos lo socorrieron”, agregó la señora.

Serrano señaló que desde hace tiempo sufren la violencia y los ataques de Frías, uno de los agresores y vinculado con la muerte de la mujer. Por ello, ayer exigieron que la Justicia actúe “como corresponde”. “No puede ser que este tipo, cada vez que tiene un festejo o gana uno de los equipos de fútbol que le gusta, comience a disparar. Gana River, hace tiros. Gana Atlético, hace tiros. Si ve a nuestros hijos que juegan a la pelota, también los amenaza o les tira con piedras o vidrios. No se puede vivir así. Mis hijos, que son unas criaturas, estaban jugando en la calle cuando este loco mató a Dora. ¿Y si le pegaba a uno de ellos?”, expresó María.

“Esto es de nunca acabar. No estás a salvo ni para salir a comprar en el almacén. Necesitamos que alguien nos ayude”, suplicó otro vecino.

Baleado en una pierna

Según informó la Policía, Frías, señalado como posible autor de los disparos efectuados en contra del adolescente y de Dora González, quedó internado en el hospital Centro de Salud. Había ingresado señalando un disparo en una de sus piernas. Según dijeron algunas vecinas, el disparo se lo habría efectuado por sí solo luego del enfrentamiento.

El sospechoso quedó aprehendido, a disposición de la Justicia. Mientras que el adolescente quedó a disposición del Juzgado de Menores. En la causa intervino la Fiscalía Especializada en Homicidios, a cargo de Adriana Giannoni.

Comentarios