“Le arrebataron la vida así porque sí”, reclamó la hermana de Dora

Un hombre, de 61 años, fue aprehendido luego de la balacera.

10 Sep 2019 Por Luciana Nadales

“Mi hermana se iba a la casa de su pareja y estos tipos le arrebataron la vida así porque sí”, dijo, envuelta en lágrimas, Rosa González, una de las hermanas de Dora, quien murió el domingo casi a la medianoche, tras recibir un disparo en el barrio La Costanera. El crimen ocurrió en Yamandú Rodríguez al 700, a metros del pasaje Ciudad de Río Gallegos. “Estos tipos estaban armados y se vinieron corriendo a dispararle a un chico porque supuestamente le había tirado besos a la mujer de uno de ellos. Mi hermana justo estaba conversando con una vecina y recibió el tiro. Estamos todos destrozados”, agregó. Entre gritos y abrazos, los familiares de la víctima, que tenía 41 años, se reunieron en la vivienda para despedirla mientras el barrio sigue consternado por lo sucedido.

Esa medianoche, tres hombres salieron corriendo desde el pasaje Ciudad de Río Gallegos hacia Yamandú Rodríguez, con la intención de disparar contra un adolescente, de 17 años, que regresaba de un almacén del vecindario, según contó una vecina y testigo del ataque. El chico habría ingresado al baño de una de las viviendas y al salir, se habría dado con que esos hombres, mediante amenazas, hacían disparos al aire y en dirección al adolescente.

Una de las balas impactó en la espalda del chico cuando se daba la vuelta para salir corriendo. “Fue un desastre la balacera y sucedió en cuestión de segundos”, expresó Yohana, dueña de la casa en donde estuvo el chico. Dora, quien en ese momento conversaba con parientes de ella, sufrió el impacto de otra de las balas.

“Ese hombre comenzó a hacer tiros. En este barrio viven disparando; uno peligra hasta para ir al almacén”, describió la hermana de Dora. Tanto ella como la mayoría de los familiares de González residen en el barrio hace más de 30 años. Dora, con cinco hijos a cargo, vivía con su madre y una hermana. “Nosotros somos 10 hermanos, de los cuales ya quedamos ocho. Cada ocho meses estamos perdiendo a un familiar. Tenemos un dolor muy grande. Toda la vida esta gente hizo lo mismo. Ese hombre es un violento y frío, resuelve todo a los tiros”, añadió, al referirse a José Gregorio Frías, de 61 años, quien fue aprehendido ayer por el hecho.

Rosa remarcó que exigen justicia por lo que le pasó a su hermana. “Si tenemos que salir a marchar, lo vamos a hacer, pero esto no quedará así”, enfatizó. “El tiro no era para ella, pobre mi hija”, acotó Aída Banegas, madre de la víctima.

“Dora era una excelente mujer y persona. Era solidaria con los vecinos y unida con la familia. Perdió un hijo hace poco tiempo; por eso estaba depresiva. Estábamos con ella todo el tiempo”, relató también una de sus sobrinas.

María Villalba, vecina y sobrina de Dora, dijo que en el barrio se mencionaron distintas versiones de la balacera, pero apuntó hacia Frías como el principal autor del hecho. “Te balean la casa cuando uno habla. Por eso a veces uno se calla. Este hombre decía que el joven le quería robar, pero eso no era así. Realmente, somos prisioneros de este barrio”, se lamentó. Contó que en épocas de verano deben quedarse en el interior de las casas debido a los ataques de los mismos vecinos. “Acá hay balaceras todos los días; tenés que meterte corriendo”, dijo. Expresó que no hay presencia policial y que cada día se incrementan los hechos, tanto de robo como de tiroteos.

El hecho

Según el informe policial, Frías, de 61 años, y dos menores, uno de ellos S.L, de 17 años, protagonizaron el enfrentamiento a tiros en La Costanera.

Dora González, que estaba hablando con unas vecinas, quedó en medio de los tiros. Una de las balas impactó en una de sus axilas. En medio del tiroteo, el chico de 17 años recibió un tiro en la espalda y quedó tirado en el pavimento, a metros de donde había caído González.

Según la dueña de la vivienda, el joven pedía auxilio y los tres posibles autores huyeron en dirección al pasaje. Algunos vecinos comentaron que el hombre se pegó un tiro en la pierna y desmintieron la versión del ataque con balas del chico. Tanto el hombre de 61 años, como el adolescente, fueron trasladados al hospital Centro de Salud, donde permanecen internados en grave estado. La Justicia dispuso que Frías quedara aprehendido y el chico, a disposición del Juzgado de Menores.

Comentarios