Garantizar la paz social es prioridad para los intendentes

Distintos jefes municipales coincidieron en que el escenario económico actual los afecta de manera severa y los obliga a reducir los gastos al máximo para poder cumplir con el pago de salarios.

09 Sep 2019 Por Martín Soto
7

CON MACRI. intendentes tucumanos, durante una reunión realizada en enero de 2018. ARCHIVO

La crisis en la que se encuentra sumergido el país afecta a cada rincón del territorio nacional, sin importar sus signo político. La ola de incertidumbre económica que rompió sobre la Argentina luego de las elecciones primarias provocó un impacto directo en los bolsillos de las familias a través de la devaluación y la inflación. Las decisiones adoptadas posteriormente por el Gobierno de Mauricio Macri para contener el impacto negativo provocaron la reacción de las provincias, que judicializaron su protesta por la reducción de recursos la coparticipación. Y esa inestabilidad y limitación de fondos se derramó también sobre los municipios tucumanos, que se ven obligados a ajustar sus números: garantizar la paz y la asistencia social es la prioridad.

La mayoría de los municipios se encuentran dentro del denominado “Pacto Social”: una herramienta mediante la cual el Ejecutivo de la Provincia se compromete a pagar los sueldos y a costear servicios y pequeñas obras en las ciudades que se adhieren. A cambio, los intendentes deben ceder al Gobierno los recursos coparticipables que llegan desde la Nación. Es por esto que el gobernador Juan Manzur fue uno de los más críticos hacia las decisiones tomadas por Macri, como subir el mínimo no imponible de Ganancias y eliminar el IVA de alimentos de la canasta básica (ambos impuestos coparticipables). “Que el Presidente tome las decisiones que tenga que tomar, pero que no las tome con la plata que por ley le corresponden a la provincias; que lo haga con la plata de la Nación”, había cuestionado.

Con una inflación que se proyecta por encima del 55 % hacia fin de año, distintos jefes municipales que dialogaron con LA GACETA reconocieron que están sintiendo los embates de las dificultades económicas. Afirmaron que en las últimas semanas se vieron obligados a frenar obras públicas, reducir algunos servicios y apostar por la austeridad para poder cumplir con sus obligaciones. Algunos, además, aseguraron que están atendiendo la crisis social y alimenticia. “Los municipios y las comunas son las primeras puertas a las que recurren las personas a las que hoy están teniendo problemas alimentarios”, dijo el jefe municipal de Las Talitas, Carlos Najar (PJ).

El intendente de Yerba Buena, Mariano Campero (Juntos por el Cambio), afirmó que lo mismo que les ocurre a las familias les ocurre a los municipios, pero a distintas escalas. “Nos estamos preparando, en términos de proyectar nuestra economía, pero sabiendo que tenemos que ser muy eficientes en la utilización de los recursos y muy atentos a todo lo que está ocurriendo”, dijo.

La principal estrategia de los intendentes consultados será apostar por la austeridad.

Mariano Campero: “hay que ser lo más eficiente posible”

“Es evidente que la crisis está afectado a todo el país. Si bien Yerba Buena es un municipio de movimiento bastante particular en términos de su economía, por ser de servicios, igual se nota”, dijo el intendente macrista Mariano Campero. Estimó que las decisiones de Nación no deberían impactar en los municipios, ya que la mayoría está dentro del “Pacto Social”, una herramienta que dijo que les permite pasar el día a día. “No creo que tengamos inconvenientes, al contrario. Entiendo que la Provincia, como dijo el ministro del Interior o Economía, tiene los número en orden y que se dará cumplimiento. Si no, sería un efecto de bajada”, dijo. En ese sentido, consideró que es clave el trabajo en conjunto sin tener en cuenta el color político. “Creo que hay que ser muy cautos, aportar desde el lugar del que cada uno esté y ser lo más eficiente posible en el uso de los recursos públicos”, reflexionó.

Darío Monteros: planilla salarial, sí; insumos, no

“Hoy por hoy tenemos garantizadas la planilla salarial”, dijo el intendente de Banda de Río Salí, Darío Monteros (PJ). Destacó que es posible por el “Pacto Social”, pero reconoció que sentirán el impacto por la inflación. “La proyección que tenemos es que podríamos llegar bien con el tema de los sueldos, pero no así con el gasto de funcionamiento y de insumos. Tenemos una secretaría de Seguridad que cuenta con más de 20 vehículos, servicio de recolección de residuos, servicio de salud con ambulancia, y todo lo que significa la ayuda social, que día a día crece. Con estas medidas (de la Nación), la acción social no da a basto”, aseveró. Aseguró también que disminuyó la recaudación propia. “El Ingenio Concepción nos está debiendo, y es el mayor tributante que tenemos. Por ende, también lo hacen los comercios chicos”, afirmó. Ironizó, en ese sentido, que si la situación no mejora tendrán que pedir “cláusula gatillo” a la Provincia por el “Pacto Social”.

Javier Noguera: “no estamos pudiendo dar respuestas”

El intendente de Tafí Viejo, Javier Noguera (PJ), afirmó que su municipio está muy afectado por las situación económica. “Prácticamente hace 20 días que tenemos suspendida toda la obra pública porque no se pueden establecer precios, no hay plata, literalmente”, explicó. Remarcó que la recaudación provincial y municipal se encuentran ancladas, con los mismos precios de recaudación al año pasado a pesar del incremento de la inflación. “Venimos con enormes dificultades operativas de todo tipo, todos los días. Nosotros fundamentamos la gestión en obras públicas y en darle respuestas a la gente, y la realidad es que no les estamos pudiendo dar respuestas en muchos aspectos”. Afirmó que garantizar el pago salarial es la principal preocupación. “La luz al final del túnel es la elección nacional, que el nuevo Gobierno traiga certezas políticas y que eso trascienda a la certeza económica, que es lo que hoy no hay”, opinó.

Carlos Najar: “hemos retrocedido más de 50 años”

El intendente Carlos Najar (PJ) sostuvo que la crisis posterior a las PASO sólo fue un blanqueamiento de señales que ya se dieron el año pasado. Aseguró que en Las Talitas, municipio que se encuentra fuera del “Pacto Fiscal”, ya en junio de 2018 comenzaron a notar una disminución en la coparticipación por el proceso recesivo en el que se encuentra el país. “Hoy se produjo que los municipios estemos más pensando en políticas netamente alimentarias que de gestión de servicios y de mejoras de infraestructura. Hemos retrocedido más de 50 años”, opinó. En ese sentido, consideró que el impacto que puede haber es de una generación malnutrida. Afirmó, además, que aplicarán la austeridad en todo lo que puedan. “Cuando se deje de tener recursos la sociedad va a tener complicaciones porque disminuirá la calidad de los servicios e iremos buscando reducción en lo que no debería reducirse”, dijo.

Jorge Yapura Astorga: impacto en gastos de funcionamiento

“Se está ahorrando al máximo porque estamos dentro del ‘Pacto Social’, que se ha arreglado mucho antes que esta crisis”, destacó el intendente tafinisto Jorge Yapura Astorga (PJ). El jefe municipal, cuyo mandato vence a fines de octubre (fue electo legislador), afirmó que los salarios están asegurados, pero que los gastos de funcionamiento se están resintiendo. En los días que le quedan al frente del municipio, Yapura Astorga dijo que ajustará el cinturón “al mango” para hacer rendir los fondos y ayudar a la gente. “Vamos a hacer hincapié en la parte social porque la gente realmente está sufriendo la crisis”, dijo. Opinó también que la situación se puede agravar luego de las elecciones nacionales y consideró que el inicio de la temporada, en diciembre, le puede dar oxígeno a Tafí del Valle. Respecto a las decisiones adoptadas por la Nación, consideró que “es como sacar el paraguas después de la tormenta”.

Sergio Venegas: ”garantizar los servicios básicos”

El intendente de Alderetes, el alperovichista Sergio Venegas, consideró que la decisión de Nación de usar fondos coparticipables para paliar la crisis repercutirá en los municipios. “Eso indudablemente va a influir en la disponibilidades de los municipios para afrontar la demanda de servicios de la gente”, analizó. Dijo también que cayeron los ingresos municipales y que el “Pacto Social” les está permitiendo cumplir con los pagos y garantizar esa paz social. “Es cierto que el funcionamiento del municipio no se reduce solamente a pagar salarios, pero el costo de brindar servicios a nuestra comunidad se ha multiplicado en el transcurso del año, mucho más allá de lo que es la inflación; en este escenario de crisis, en el que hace falta el esfuerzo de todos para salir adelante, creo que lo primordial es garantizar la paz social y que se puedan prestar los servicios básicos”, expresó.

Comentarios