Carta de lectores

25 Ago 2019

Día del Lector

Hola, chicos: Soy don Libro y me gustaría ser su amigo. Necesito compartir con ustedes  muchos, pero muchos cuentos, poemas y faroles que  iluminarán  sus sueños. Además necesito pedirles que no estén tristes. Sé que la violencia humedece tus ojos. No ignoro que las injusticias te desorientan y que diariamente te acosan miles de interrogantes. Sí. Así es.  Soy don Libro. Les aseguro que si caminamos juntos podremos hacer muchas cosas. Y como ayer fue el Día del Lector, decidí escribirles para ofrecerles respuestas bien abrigaditas, viajes hacia las estrellas y zapatos con amaneceres. ¿Qué opinan? Si aceptan mi amistad les prometo que iremos hasta el infinito y más allá. ¿Saben por qué? Porque nadie ha volado nunca más seguro que el que lo hizo sobre las alas de una mariposa. Pero... ¿qué está pasando? Pasa que mientras don Libro escribe esta carta firman por él miles de colibríes y una señora que se llama...

Honoria Zelaya de 

[email protected]

Eternos deudores

Siempre la culpa la tiene el otro, pero la única verdad está escrita en nuestra historia: las fechas y motivos de la deuda eterna que tiene el Estado y debemos pagar todos los argentinos. Hace 197 años, allá por el 1822, el primer presidente argentino, Bernardino Rivadavia, contrajo un empréstito con la firma Baring Brothers -de Londres, Inglaterra- y dio en garantía “todos los bienes, rentas y territorios de Buenos Aires”, quedando así hipotecado un inmenso territorio de la provincia que pertenecía al Estado nacional, situación aprovechada por la clase alta porteña que ocupó los terrenos que encontraron libres, sin límites de extensión, sin determinar superficie, aprovechando las disposiciones de la Ley de Enfiteusis, de 1822, de “cesión perpetua o por largo período de un bien inmueble por un pago determinado”. Y cuando pudieron escriturar, desalojaron a los primitivos habitantes. Ahí dio comienzo la ahora calificación de deudores faltos de confianza. En el año 1881, el presidente tucumano Julio Argentino Roca, con la Ley 1.130, pone en vigencia la primera Moneda Nacional de curso legal que se mantuvo hasta el 01/01/1970 (es decir, 89 años), cuando el entonces presidente Onganía le quitó tres números cero y puso en vigencia el Peso Ley 18188. En 1983, el presidente Bignone cambia la moneda por el Peso Argentino, quitándole cuatro ceros al Peso Ley. En 1985, el presidente Alfonsín, quitándole tres ceros, pone en vigencia el Austral. Y en el 1992, el presidente Menen le quita cuatro ceros más y pone a circular la actual moneda. Al peso fuerte del tucumano Roca en total le quitaron trece ceros y, escribiendo esos trece ceros a continuación de un peso moneda nacional este sería el resultado: 10.000.000.000.000, ¡Corríjanme, si leo mal: son diez billones de pesos! ¡Ahí está la vergonzosa desvalorización y el riesgo país! Ahora también el gobernador de Tucumán ha contraído una deuda de $ 25.000 millones (LA GACETA 14/8), que terminará pagando el pueblo con una suba de impuestos (N. de la R.: El lector hace referencia a la ampliación presupuestaria sancionada por la Legislatura). Esta es la deuda real, es la historia que nos negamos admitir, absolutamente todos sin distinción de colores políticos le echamos la culpa al otro y profundizamos el término de grieta que significa la sociedad partida en dos enfrentados agresiva y peligrosamente. ¡Hasta llegaron a embargar nuestro buque escuela porque le debíamos dinero a medio mundo! Señores políticos, ustedes son los causantes y responsables de todas las deudas, llámense como se llamen, porque una vez obtenido el poder se olvidaron de sus obligaciones con su pueblo.

Ángel Ricardo 

[email protected]

Peatones en riesgo

Que los accidentes de tránsito en nuestra provincia tienen carácter endémico, es cosa sabida. También se conoce ampliamente que cuando se buscan soluciones a los temas del tránsito y la seguridad vial, esas respuestas no se intentan desde un enfoque sistémico. En este contexto, pareciera ser que al intendente, a los funcionarios del municipio que tienen que ver con los accidentes de tránsito, y a  los concejales capitalinos, el tema no les interesa. Por ejemplo, nada hacen para eliminar los riesgos que tienen los peatones que circulan por la calle Jujuy al 3.200 (hay denuncias con resultado negativo). Los peatones son los actores del sistema tránsito más vulnerables y frágiles, ya que no tienen protección corporal. En un atropello, entre el peatón y el vehículo, el primero se lleva la peor parte. Frente a la pasividad del municipio, se realizaron gestiones en la DP, que emitió la Resolución N° 4232-955-DP,  en la que aconseja que la municipalidad controle o elimine los riesgos detectados. Por la integridad y la vida de los  peatones, espero que el intendente cumpla con lo recomendado. Es su obligación hacerlo, forma parte de su misión y funciones.

Juan Francisco 

[email protected]

Un ejemplo a imitar

Felicito a LA GACETA por la entrevista a los cuatro comprovincianos-convencionales que integraron la Convención Reformadora de la Constitución Nacional en 1994. Los felicito porque el diario nos permite a sus lectores conocer aspectos de lo ocurrido allí, en donde, a pesar de la heterogeneidad de las ideas y pensamientos que cada uno defendía, ahora sabemos que se debatió sobre los más diversos temas en un ambiente educado y respetuoso (formas que debieran tener todos los debates sobre el tema), en calidad de verdaderos hermanos que sólo piensan distinto. Nunca como reales enemigos. A los entrevistados los felicito por la sinceridad y claridad con que han expuesto los que consideran los mejores logros alcanzados en dicha reforma, como la casi imposibilidad de que las Fuerzas Armadas puedan dar nuevos golpes de estado, ante la dureza de los castigos que sufrirían (no olvidar que este proceso se inició casi 10 años antes, con el Juicio a las Juntas Militares y los grupos subversivos). A ello agregan las nuevas instituciones que aportaron a la Justicia para mejorarla, gestión que no ha resultado tan exitosa como esperaban. Tampoco lo fue la intención de convertirnos en un país auténticamente federal. Siguen siendo guías, rectoras y conductoras monopólicas de la actividad de todo el país, las autoridades nacionales, mientras las provincias siguen postergadas, en algunos casos en estado deplorable, sin poder desarrollar sus enormes posibilidades. Todos reconocen la sensación de frustración que sienten por no haber podido erradicar la corrupción en los funcionarios de gobierno. Este aspecto nos angustia mucho, ante la posibilidad de que algunos “pudieran volver”, como expresa Luis Iriarte. La historia nos enseña que los pueblos que no castigan a sus gobernantes transgresores, tienen por destino la decadencia. Es la hora de la Justicia. Debiera ser la gran protagonista.

Adolfo Poliche

Calle Oeste Nº 91, Yerba Buena

Permisos municipales

Ahora que en la Municipalidad están abocados a controlar estrictamente las certificaciones de los edificios en altura, reordenamiento del tránsito, etcétera, deberían exigir a algunos sanatorios privados tener una entrada de ambulancias y no provocar un caos cuando reciben una emergencia. Los vehículos  suben a las veredas o paran del lado izquierdo, obstruyendo al peatón y el tránsito en general, un ejemplo que es común ver en la calle Maipu al 600, y para peor, al frente hay una parada autorizada de taxis y al lado están los consultorios, abarrotados de motocicletas. Complicando la situación, en calle Junín al 700, en todo momento hay vehículos en doble fila frente a una obra social; y una cuadra más, directamente no se puede transitar por ninguna de las dos veredas, ya sea por el lado de la Brigada de la Policía, dónde estacionan autos secuestrados en doble fila y arriba de la vereda; al frente está un galpón de depósito de un supermercado, una obra social y un sanatorio privado. Esto viene de larga data y nunca se trata de darle una solución.

Daniel Francisco Leccese

Calle10 N° 582, Villa Mariano Moreno

Frágil Memoria, o no Recordar

Atónita leí en LA GACETA del 24/08 las declaraciones del secretario de Transporte de la Provincia, Nieva. Allí alude a las obras que se hicieron velozmente en Buenos Aires con el actual gobierno, pero no dice nada que a los tucumanos nos engañaron como a niños, en la época de Cristina presidente y Alperovich de gobernador, cuando nos prometieron una autopista, la continuación de la que ya existía casi hasta Famaillá y que sería la ruta 38. Claro, pudieron más los bolsones de López y los engaños de Alperovich y nos dieron una ruta a todas vista peligrosa, ¿Cómo hicieron los otros gobiernos provinciales para obtener de la Nación rutas envidiables? Rutas provinciales que atraviesan las provincias y que dan gusto transitar. Basta decir y hablar de Santiago del Estero, San Luis, Catamarca, para nombrar algunas. Nosotros ni rutas nacionales ni provinciales tenemos en condiciones de ser transitadas. Para muestra no falta más que recordar los accidentes ocurridos en Tucumán... ¿Y los que vendrán? Sería muy interesante que Nieva lea LA GACETA 24/08 página 16: “Apertura”. De eso ¿tampoco se acuerda este secretario?

Juana M. Farías

[email protected]

Diseño irresponsable de rutas

Cuatro docentes murieron en un accidente de tránsito en Tucumán: tres hombres regresaban a Graneros y una mujer volvía de Aguilares. Los controles policiales son de alto riesgo para provocar accidentes en rutas. Muchas veces, en medio de la oscuridad apostados con una linterna cortan una vía de tránsito rápida en medio del campo. Quién conduce a un mínimo de 120 kilómetros por hots no tiene tiempo de reaccionar y darse cuenta que se trata de un control policial. Debe ser anunciado un kilómetro antes con conos, luces, carteles, para darle tiempo al conductor de frenar sin tratar de cruzar al carril que viene en el sentido contrario. Esta nueva traza de la ruta 38 tiene una desviación mal señalizada y mal diseñada a la altura de Famaillá: cuando vengo del sur no tengo un cartel grande y bien iluminado a un kilómetro de este desvio que me advierta la curva y corro el peligro de estrellarme en esta bifurcación que debería estar super iluminada y con un enorme cartel arriba que indique la bifurcación. Gravísimo error que cometen los diseñadores de rutas como cuando construyen una plataforma pequeña con un poste indicador en medio de una ruta de alta velocidad para señalar la salida a un pueblo o ruta secundaria. En la oscuridad cualquiera se estrella contra ese poste indicador y se lleva puesta esa pequeña plataforma. Estas construcciones absurdas no se ven en Europa, ni en los Estados Unidos ni aún en países vecinos. Es solo propio de arquitectos viales de Argentina.

Mario Bromber

[email protected]

Comentarios