“Súper” expectantes: posible cruce entre Boca y River en la Libertadores

Si superan cuartos de final de Libertadores, habrá duelo Boca-River.

24 Ago 2019
1

ANSIEDAD. Uno de los temas excluyentes de los aficionados del fútbol argentino es la posibilidad de que Boca y River vuelvan a enfrentarse por la Copa Libertadores. reuters

Aunque todavía debe correr mucha agua bajo el puente (llámese partidos de vuelta de cuartos de final), la afición ya empieza a palpitar dos nuevos Superclásicos por la Copa Libertadores de América. Es que con los resultados que se registraron en los cotejos de ida del principal torneo de clubes a nivel continental, muchos ya especulan que, esta vez en semifinales, Boca y River volverían a verse las caras tras el inolvidable encuentro final de la temporada pasada que se jugó el 9 de diciembre de 2018 en Madrid.

El triunfo de los “Xeneizes” por 3-0 sobre Liga Deportiva Universitaria de Ecuador, en el partido jugado en Quito, despertó la expectativa. La victoria de los “Millonarios” por 2-0 sobre Cerro Porteño, en el Monumental, la acrecentó. Así, ambos quedaron en inmejorable situación para conseguir el pasaje a la instancia previa de la gran final a jugarse el 23 de noviembre, en el estadio Nacional de Chile.

Por ahora, lo único seguro es que el 1 de septiembre estarán frente a frente, por la quinta fecha de la Superliga. La sede: el Monumental de Núñez.

Aunque en fútbol todo puede pasar y todavía quedan 90 minutos por jugarse por los cuartos de final, ya se empieza a palpitar un nuevo enfrentamiento en esta instancia semifinal, instancia cuyo antecedente más cercano se remite a 2015.

Si esto se concreta, la previa se prolongará hasta el 2 de octubre, debido a que hay una fecha FIFA en el medio. Como Boca fue primero en su grupo y River segundo en el suyo, el primer partido se jugaría en el Monumental, mientras que el desquite sería el 23 de octubre, en La Bombonera.

Sobre estos hipotéticos enfrentamientos, Rodolfo D’Onofrio, titular de River sostuvo: “Si nos toca cruzarnos nuevamente, lo jugaremos. Siempre son lindos los River y Boca”, reconoció.

Por lo pronto, se viene una semana intensa para ambos clubes. Los “Xeneizes”, mañana, enfrentarán a Banfield por la fecha 4 de la Superliga; el miércoles juegan la vuelta de los cuartos de final ante Liga de Quito en La Bombonera y el domingo 1 de septiembre será el día del Superclásico en el Monumental. Ante esta maratón, Gustavo Alfaro no dijo nada, pero sí piensa en el que será su primer Superclásico, a su vez el primero post final de Libertadores 2018.

Por eso, luego del encuentro ante los ecuatorianos en La Bombonera, Boca se mudará a Ezeiza y entrenará viernes y sábado en el Centro de Entrenamiento que tiene el club en esa localidad. Y como los dormitorios están destinados para juveniles, el plantel dormirá en el hotel Holiday Inn, ubicado a unos pocos metros del complejo.

La idea es aislarse, ganar privacidad y preparar de la mejor manera este primer “Súper” del año.

Mientras que Marcelo Gallardo sabe que el cruce con Cerro Porteño lejos está de ser cosa juzgada. Por eso, el “Muñeco” guardará a varios titulares mañana ante Talleres, pero les dará minutos a jugadores importantes que considera que necesitan sumar minutos con miras a ser tenidos en cuenta en los superclásicos.

Ante los “Tallarines”, Gallardo hará debutar a Paulo Díaz, el único refuerzo que los “Millonarios” contrataron en el último mercado de pases.

Justamente su compañero de zaga será Javier Pinola. El experimentado defensor se lesionó en la ida de los octavos de final de la Libertadores ante Cruzeiro, el 23 de julio (hace ya un mes), y desde entonces no volvió a jugar. La idea es que el ex-Central sume minutos para volver a la titularidad.

Comentarios