Conflicto con los "trapitos": “la gente no debe pagarles”

Romero dijo que la Policía debe controlar esta actividad ilícita.

21 Ago 2019
1

LA GACETA/ ARCHIVO

¿Qué tenemos que ver nosotros con la pelea de dos trapitos?”, expresó Enrique Romero, subsecretario de Tránsito y Transporte Operativo. “Si los trapitos se pelean o no, eso ya es tema de seguridad y la Policía. No es responsabilidad de nosotros”, agregó.

El funcionario remarcó que el trabajo de los trapitos está prohibido en la capital y dijo que existen porque la gente les paga. “La sociedad debería dejar de pagarles. A veces cuando se les hace una multa la gente nos dice ‘y bueno, el trapito nos dijo que se podía estacionar ahí’, pero quizás esa zona era prohibida”, destacó.

Romero informó que el municipio no puede hacer nada con los “trapitos”. “Es un tema que deben ver la Policía y el Ministerio de Seguridad para erradicarlos”, comentó. El funcionario no respondió cuando se le observó que en otras ciudades de la provincia, el control del estacionamiento de vehículos corre por cuenta del municipio. En Yerba Buena, con una ordenanza, se prohibió la actividad, pero son los municipales los que se encargan de vigilar que se cumpla.

Esta no es la primera vez que surge una controversia por este tema. En enero pasado, el mismo Romero había recalcado que esta era una actividad ilegal y que no se les debería pagar. “Tucumán es una facultad de vivos, imprimen talonarios con el logo de la Municipalidad. Son completamente apócrifos”, dijo entonces.

Al día siguiente que se realizara la publicación, personal de Tránsito recorrió las calles del centro para quitar los comprobantes de los parabrisas. Las Piedras, 25 de Mayo y Santa Fe fueron algunas de las calles que intervinieron. Nunca más se volvieron a realizar operativos de estas características.

Para evitar polémicas con Romero, en el área de Seguridad no quisieron responderle. Argumentaron que un problema con el estacionamiento no es un delito, sino una infracción.

Recordaron que el área de Seguridad se ocupó del tema en un proyecto a la Legislatura para el tratamiento del Código de Convivencia, proyecto que reemplazará a la polémica e inconstitucional Ley de Contravenciones.

En el proyecto del nuevo código están contempladas sanciones para nuevos oficios, la mayoría de ellos, callejeros. Por ejemplo, se castigará los llamados “trapitos” que de manera amenazante obligaran al propietario de un vehículo a que les pague el servicio con cinco días de arresto y más de $7.000. La misma situación será para los limpiavidrios que intenten realizar su tarea sin autorización.

Comentarios