El Antonov en Tucumán: "lo único más grande que este avión es el Titanic"

La aeronave de origen ucraniano transportó, desde Austria, maquinaria destinada a la Central Eléctrica El Bracho.

19 Jul 2019 Por Marcelo Aguaysol

Pasó un cuarto de siglo para que vuelva a descender en tierras tucumanas. Un gigante de la aeronáutica mundial “durmió” ayer en la provincia más pequeña del país. El Antonov, de fabricación ucraniana y bandera rusa, fue la atracción del aeropuerto internacional Teniente Benjamín Matienzo, pero no con la misma euforia que hace 25 años. Como rememoraba un empleado, con más de esa cantidad de años en actividad, la infraestructura no es la misma, es más amplia; y, desde el atentado a las Torres Gemelas de Estados Unidos, en 2001, las condiciones de seguridad se profundizaron en las aeroestaciones de todo el planeta. Por esa razón, y también por el paro de choferes de colectivos, no hubo público ni en la terraza ni en el interior del aeropuerto.

A las 12.50, la aeronave se posó en el establecimiento de Cevil Pozo. Desde Austria, con escala en el aeropuerto Internacional Amílcar Cabral de Espargos (Cabo Verde), transportó el equipamiento adquirido en Europa por la empresa YPF Luz, que será destinado al nuevo ciclo combinado de la Central Térmica El Bracho. Este equipo permitirá incrementar la potencia del complejo a 1.300 megawats (MW) con una inversión estimada de U$S 300 millones, comunicó la empresa. El modelo AN-124, de la aerolínea Volga-Dnepr, ha sido utilizado para el transporte de locomotoras, yates, fuselajes de aviones y otros tipos de carga de grandes dimensiones. En 1996, trasladó turbinas que se instalaron en los primeros generadores de energía del Complejo de Generación Tucumán, recordó YPF Luz. Sin embargo, la primera incursión del Antonov fue registrada el 30 de noviembre de 1994, cuando trajo maquinarias para una embotelladora.

“Venía siguiendo el avión en una aplicación, sabía que llegaría antes y nos adelantamos”, comentó Augusto Carrizo, que se instaló en una de las cercas perimetrales del aeropuerto. Hugo Ibáñez, en tanto, se encontró con el Antonov y destacó la llegada de esa aeronave “como un logro de todos”, como una manera de repartir los créditos de las obras. Sofía y Luciano Zamora apuraron el paso al ver la aproximación del Antonov. Lourdes Llanos, de Villa Urquiza, llevó a los niños de su familia. “Esto es inolvidable y único para ellos”, afirmó, mirando a Lautaro, a Leandro ya Tiziano. Este último niño, como algunos grandes que estaban en el lugar, resumió su asombro en una frase: “es lo más genial del mundo, la única nave más grande que este avión es el Titanic”.

La ampliación

“Un avión de carga de esta magnitud requiere de cálculos muy minuciosos de matemáticas y física. Es necesario equilibrar la carga, largo de pista y relacionarlas incluso con la temperatura ambiente”, indicó uno de los técnicos que participó ayer del operativo. La temperatura ideal para este tipo de aeronaves es de 29° y en 1994, por caso, fue de 40° lo que hizo imposible su despegue. Por eso, la partida se retrasó unos días. Fernando Martorell, coordinador de Comercio Exterior del Instituto de Desarrollo Productivo (IDEP), indicó ayer a LA GACETA que el Antonov, con sus 15 tripulantes, despegará hoy con destino a Puerto Rico. El funcionario acotó que habrá más oportunidades para observar esta y otras aeronaves de gran porte. De hecho entre septiembre y octubre volverá para trasladar otros módulos eléctricos requeridos para la obra del ciclo combinado de El Bracho, para el traslado de los arándanos y para transportar a la Argentina las máquinas de las escuderías que compiten en el Superbike de San Juan.

En este aspecto, el subsecretario de Infraestructura del Plan Belgrano, José Ascárate, recordó la decisión del Gobierno nacional de ejecutar obras, a través del Ministerio de Transporte y de Aeropuerto Argentina 2000, para ampliar las instalaciones del aeropuerto tucumano, particularmente en la pista de aterrizaje que se convirtió en la segunda más larga del país. Esa ampliación de 600 metros de extensión permitió que puedan operar aviones de mayor porte e impulsar así las exportaciones del NOA. (Con la colaboración de Adrián Farina)

Comentarios