El informe fiscal sobre Sabrina Pasarín apunta a una constante transgresión de normas

Mientras la joven espera para saber si se le dictará la prisión preventiva por ocho meses, trascendieron detalles de la investigación que desarrolló la fiscala Adriana Giannoni.

17 Jul 2019 Por Gustavo Rodríguez
1

LA TRAGEDIA. La camioneta de Pasarín, en San Martín y José Colombres.

EL EXPEDIENTE, PASO A PASO

1- La teoría del accidente                                   

La fiscala Adriana Giannoni acusó a Sabrina Pasarín de homicidio simple y no culposo por haberle provocado la muerte a Rodrigo Carrizo cuando impactó la camioneta que conducía contra el Chevrolet Corsa que manejaba la víctima en la esquina de San Martín y José Colombres. En el planteo que realizó para que se le dictara la prisión preventiva argumentó: “El jueves 20 de junio Pasarín conducía una camioneta por San Martín hacia el oeste con imprudencia, negligencia e indiferencia a hacia la vida del prójimo”. En base a las pericias que realizó, la investigadora confirmó que manejaba “excediendo los límites de velocidad” y “con clara disminución de sus facultades por encontrarse en estado de intoxicación alcohólica”. Sobre el momento del impacto, Giannoni estimó que Pasarín cruzó esa esquina “sin disminuir la velocidad y sin la debida precaución”.

2- El dosaje: 0,69 grados de alcohol

Sabrina, cuando declaró por primera vez en la Justicia, con tono firme negó haber consumido bebidas alcohólicas y drogas antes de que se produjera el accidente. Pero sus dichos fueron desmentidos categóricamente en los estudios que se le realizaron.Por ejemplo, Nancy Carrizo, la médica que le hizo el examen clínico horas después de que se produjera el percance, escribió: “presentaba olor a alcohol en su aliento; pupilas dilatadas; sin sudoración a simple vista, ni facies rubicundas, sin poder seguir una línea recta al caminar de un extremo a otro en la oficina”. El diagnóstico de la profesional de la Policía quedaron comprobados con el dosaje alcohólico: “surge que la encartada tenía 0,69 grados de alcohol por cada litro de sangre, estimándose además el contenido de 0,99 grados en el momento del hecho”. En nuestra provincia el nivel de tolerancia es cero.

3- Noche de boliche

Cuando brindó declaración por segunda vez, Pasarín insistió con su versión de cómo se produjo el accidente, pero en esta oportunidad reconoció que se reunió con una pareja de amigos en su casa de avenida Alem primera cuadra y que luego fueron al boliche Sasha, ubicado en la zona del parque 9 de Julio. “Quería aclarar que yo no fui al boliche a tomar alcohol, pero sí me convidaron de la ronda de mis amigos. Sí tomé, pero estaba lúcida para manejar”, declaró. Esa versión también fue desmentida por uno de los jóvenes que la acompañó. “Los tres tomamos vodka con Speed. Por lo menos me tomé un vaso, pero ellas no sé”, explicó Luis Alejandro Albornoz, el joven que salió esa noche con la detenida. “Estaba alcoholizada, se notaba. Es más, yo le dije a Érica (otra de las amigas) que nos vayamos en taxi, pero ella no quiso, para no dejarla sola a Sabrina”, agregó.

4- Velocidad y semáforos                                                

“Venía por calle San Martín, no venía apurada para nada porque mi casa queda ahí nomás. Venía como a 40 de velocidad y al llegar a la esquina de José Colombres y San Martín, bajé la velocidad porque no estaban funcionando los semáforos”, declaró la joven en la Justicia. Sin embargo, sus palabras fueron desmentidas por testigos y por un informe. Albornoz, en Tribunales, fue categórico: “Sabrina venía rápido”. Francisco Omar Taberna, que presenció el percance, describió: “estaba parado junto a mi amigo Marco esperando el colectivo para ir a mi casa. Ahí mi compañero me dice ‘¡mirá!’, porque venía una camioneta rápido; me doy vuelta y veo que justo en la esquina choca la camioneta con un auto que venía por José Colombres. Ahí salió algo despedido...”. La versión de Pasarín, que indicaba que los semáforos no estaban funcionando, también fue descartada por Giannoni. “La Subsecretaría de Tránsito de la provincia (sic) envió un informe donde aclara que dicho semáforo tiene su horario de funcionamiento de 6 a 1”, se puede leer en la nota que enviaron. También aclararon que no recibieron ningún tipo de alarma de que no haya estado funcionando en el momento en el que se produjo la tragedia.

5- Vecinos con miedo                                               

En la investigación, la fiscala Giannoni pidió a la división Homicidios que realizara un informe ambiental en la avenida Alem primera cuadra, lugar de residencia de la joven acusada de homicidio. Los investigadores, que trabajaron bajo las órdenes de los comisarios Cristian Peralta y Diego Bernachi, no pudieron realizar la tarea. En el informe que presentaron a los investigadores, dijeron: “no se pudo realizar contacto con algún morador en la casa donde vive la joven y... al entrevistar a los vecinos, los mismos se negaron  a aportar datos y a prestar colaboración para no tener problemas con la familia Pasarín, por tratarse de gente ‘pesada’”. Sabrina es hija de Mario Pasarín, un hombre que tiene abiertas diferentes causas penales vinculadas a la compra irregular de bienes y autos y actualmente espera ser enjuiciado por una causa de tráfico de drogas.

6- El arreglo que no se hizo                                                 

En el planteo que realizó la fiscala Giannoni también quedó al descubierto una maniobra para modificar los resultados del dosaje alcohólico que le realizaron a la joven. Según consta en el pedido, se dejó constancia de que en un primer análisis que se le realizó a Pasarín se informó que el dosaje había dado resultado negativo. A los pocos días, una funcionaria del Departamento de Medicina Legal de la Policía denunció que una mujer que se identificó como tía de la joven reclamó que había pagado $150.000 para que se modificaran los resultados del dosaje que le habían realizado y que un miembro de la fuerza no había cumplido con el acuerdo. Por esa situación, Giannoni envió una copia del expediente para que la fiscala Mariana Rivadeneira investigara el hecho. Además, el jefe de Policía, Manuel Bernachi, inició un sumario administrativo para investigar la actuación de los efectivos denunciados.

7- Con varias causas archivadas                                            

A Pasarín le abrieron en su contra cuatro causas y todas fueron archivadas. La primera fue por haber protagonizado, en septiembre de 2011, un accidente donde murió Lucía Nieto. En ese tiempo, al igual que la víctima, tenía 14 años, por lo que nunca podría haber sido imputada, pero sí se le podrían haber dictado medidas tutelares en su contra. La familia de la menor fallecida denunció que fue presionada por la familia de Sabrina y que se cometieron varias irregularidades en la causa. Ahora, patrocinada por el abogado Jorge Lobo Aragón, busca que se reabra el caso. La joven, según se consignó en el expediente, fue denunciada por maltrato en contra de su hija y otras dos causas por lesiones y amenazas, entre 2014 y el año pasado. Todas las causas fueron archivadas, aunque no se informaron los motivos.

8- Peligro de fuga

La fiscala Giannoni pidió que se le dictara prisión preventiva por ocho meses por considerar que podría entorpecer la investigación. Según razonó, la joven se dedica a la venta de ropa por las redes sociales obteniendo una ganancia de $50.000 mensuales y para llevar adelante el negocio, viajaba en repetidas oportunidades a Buenos Aires, por lo que “tiene los medios y el conocimiento para fugarse”. También citó una parte de la pericia de la psicóloga María Silvia Morales: “se trataría de una persona que tiene dificultades para ajustarse a las pautas normativas de su cultura con utilización de mecanismos defensivos como negación, intelectualización, aislamiento y evasión, los cuales utiliza de forma rígida e inadecuada con tendencia a la naturalización de la transgresión de las normas”.

9- No, al arresto domiciliario

A los días de haberse confirmado su detención, el defensor de Pasarín inició los trámites para que se le conceda el arresto domiciliario. Realizó el pedido porque, según explicó, no tenía quién se hiciera cargo de su hija de cuatro años. Pero después de haber realizado varios informes, la fiscala de feria María Fernanda Bahler se opuso al planteo. El principal argumento es que la menor es mantenida económica y emocionalmente por sus abuelos paternos, Ángel “El Mono” Ale y su actual pareja. La última palabra la tendrá el juez Pisa, ya que la opinión de la fiscala no es determinante.

10- El informe psicológico

El informe psicológico que le hicieron a la joven también será determinante a la hora de definir la situación procesal de la joven. “A modo de diagnóstico presuntivo, Pasarín presenta una personalidad organizada a modo de estructura neurótica con marcados rasgos psicopáticos, dificultades en el control de los impulsos y en la expresión de los efectos”, informó la psicóloga Morales.

Comentarios