“Si Tucumán no recibe los fondos es porque no regulariza la documentación”, dijo Dietrich

El Ministro de Transporte cargó contra la gestión de Manzur, a la que acusó de no rendir cuentas sobre la erogación de los subsidios.

15 Jul 2019 Por Martín Soto
1

AMENAZA LATENTE. La Unión Tranviarios Automotor adelantó que si no cobran el 30% adeudado de junio, el miércoles podría haber un nuevo paro. la gaceta / foto de franco vera

“Los responsables del conflicto en el transporte público de pasajeros en la provincia están sólo en Tucumán”. Así de tajante se manifestó un funcionario de la Nación, que se desentendió de los días de paro que hicieron los choferes agremiados a UTA porque los empresarios no abonaron los salarios en tiempo y forma. Además, acusó al Poder Ejecutivo (PE) tucumano de no presentar la documentación necesaria para la liberación de los subsidios de parte de Presidencia.

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, recordó que a partir de este año se resolvió transferir a los gobiernos locales los recursos para el financiamiento de colectivos, según se aprobó en el Congreso el Presupuesto 2019 y la adenda al Pacto Fiscal. En ese contexto, el funcionario nacional embistió directamente contra la gestión de Juan Manzur. “Los recursos fueron transferidos y los fondos están disponibles para las provincias; si Tucumán no los recibió es porque no regulariza ni presenta lo que tiene que presentar para obtenerlos”, disparó Dietrich en diálogo con LA GACETA.

El ministro recalcó que cada provincia o ciudad es responsable de su sistema de ómnibus. “Son ellas las que definen qué cantidad de unidades circulan, sus recorridos, paradas y tarifas; las que licitan las concesiones; y las que controlan los costos de cada sistema de transporte”, insistió. Agregó que a partir de la Adenda Fiscal, desde este año las provincias cuentan con los recursos para el transporte. “Es su decisión dónde los destinan”, remarcó.

Cambios y demoras

Como consecuencia de estas modificaciones, se acordó que el PE aporte $ 1.560 millones anuales para subsidiar a las 70 líneas de ómnibus -urbanas, metropolitanas y rurales-, lo que arroja $ 130 millones por mes. De manera complementaria, la Nación aporta un fondo compensatorio de unos $ 648 al año, lo que arroja $ 54 millones al mes.

El secretario de Transporte y Seguridad Vial de Tucumán, Benjamín Nieva, había afirmado que desde hace ya tres meses que la Nación no está girando el dinero correspondiente al fondo compensatorio. “No están liberando los fondos. Tengo entendido que Tucumán no es la única provincia. Nosotros presentamos la documentación en tiempo y en forma”, había dicho.

LA GACETA intentó ayer comunicarse con Nieva y con otros funcionarios de la Provincia, pero no obtuvo respuestas.

Desde el Ministerio de Transporte de la Nación, en tanto, se desentendieron de esa versión y responsabilizaron directamente a la Provincia de no validar las erogaciones. “Una vez que Tucumán regularice las rendiciones por los montos que ha recibido, Nación podrá continuar con los pagos de su porcentaje de participación del fondo compensatorio”, insistió Dietrich.

Para asegurarse que los fondos públicos se utilicen en el servicio público de transporte, la Nación controla que los montos transferidos a las jurisdicciones se asignen de acuerdo a los coeficientes de distribución de cada municipio. Además, solicita los extractos bancarios y/o comprobantes de transferencia que acrediten que el dinero lo recibió cada beneficiario. Según el Ministerio de Transporte de la Nación, se destinan $ 8.700 para sistemas de todo el interior del país como asistencia técnica, la tarifa social y un fondo compensatorio.

Puntos del conflicto

De los últimos 10 días, en seis no hubo servicio de colectivos en Tucumán. Cinco de ellos fue debido al paro que impulsa la UTA (Unión Tranviarios Automotor) por un retraso en el cobro de los haberes de junio. Los trabajadores resolvieron levantar la medida de fuerza luego de que los miembros de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) abonaran el 70% de los salarios y se comprometieran a completar el pago este miércoles. Si esto no se cumple, los choferes aseguran que volverán al paro.

Según el sector empresarial, en tanto, el abono del 30% restante está condicionado a la llegada de los subsidios nacionales.

Paralelamente, las complicaciones del viernes se debieron a una huelga nacional -excepto en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)- dispuesta por la UTA ante el fracaso en las negociaciones paritarias con la cámara empresaria del sector.

El reclamo es por una mejora salarial del 20% y un bono de $ 16.000 para los trabajadores del interior del país, ya que los choferes de ciudad y provincia de Buenos Aires convinieron con los empleadores un salario básico de $ 41.000, retroactivo a junio, y una suma fija no remunerativa de $ 11.000 en tres tramos.

Al respecto, Dietrich aseguró que en AMBA no hay conflicto de transporte porque cada jurisdicción (CABA y Provincia) cerraron las paritarias con fondos propios. “Tucumán no se presentó en la audiencia de la semana pasada entre la UTA y la Cámara (Fatap) a la que convocó el Ministerio de Trabajo; ojalá participen de la de este miércoles”, expresó.

Durante la huelga el viernes, Manzur había apuntado contra la Nación a la que tildó de distribuir los fondos compensatorios de manera preferencial al AMBA. “Se está acentuando la inequidad en la Argentina. Hay que entrar en la web del Ministerio de Transporte de la Nación y ver cómo es la asignación de subsidios que se da al transporte: el 90% del subsidio de todo el país queda en Capital Federal y provincia de Buenos Aires; mientras que el 10% restante se distribuye en toda la Argentina”, había lanzado.

En vistas del incremento salarial solicitado, desde Aetat solicitaron una suba en el boleto urbano (de $ 19,30 a $ 37,85), además de exenciones impositivas. También pidieron que se reajusten los valores de los abonos estudiantiles, entre otros ítems.

Comentarios