“No hay vuelta atrás cuando el pueblo está decidido a ir en una dirección”, manifestó el Presidente

El jefe de Estado nacional mostró un cambio en su mensaje, con referencias históricas y sin personalizar críticas, como sucedió en Rosario, el 20 de junio pasado. Recordó que la de ayer fue su visita número 11 y llegó en compañía de su compañero de fórmula, Miguel Pichetto.

10 Jul 2019 Por Marcelo Aguaysol
1

SECUENCIA. Macri se restriega el ojo, mientras pasa Manzur hacia el atril. Se trata de la toma posterior a la foto que ilustra nuestra portada de hoy. la gaceta / foto de franco vera

No hubo anuncios, pero sí un homenaje a Fernando de la Rúa. Lo inició el gobernador Juan Manzur y lo continuó el presidente Mauricio Macri. El de la Casa Histórica fue el único acto oficial en el que coincidieron ambos mandatarios. El protocolo dice que sólo uno de ellos debía utilizar los atributos. Macri portó el bastón de mando y la banda y se dirigió hacia el patio de la vieja casona para dirigir su mensaje transmitido hacia todo el país.

Arrancó Manzur. “Muchas gracias por compartir con el pueblo tucumano un nuevo aniversario de la Declaración de la Independencia. Su presencia reafirma el federalismo y esta Argentina distinta, diversa, con idiosincrasias culturales diferentes”, dijo mirando a Macri. Y continuó con sus palabras de evocación al fallecido ex presidente De la Rúa. “Un hombre de la democracia que a través del voto popular llegó a ocupar la máxima magistratura. A su familia y seres queridos nuestras condolencias”. El gobernador no dijo más nada. Y le dio paso al Presidente.

Macri se subió al atril. De su lado derecho se ubicaron los funcionarios provinciales, intendentes y legisladores provinciales. En las sillas colocadas del otro lado se sentaron los miembros del gabinete nacional y los dirigentes de Juntos por el Cambio.

El jefe de Estado nacional también tuvo palabras recordatorias hacia De la Rúa. “Un dirigente bien intencionado, una buena persona”, expresó.

En su mensaje, que se extendió por espacio de 14 minutos, Macri trazó un paralelismo con los hombres y mujeres de 1816 con los de la actualidad para continuar en el Gobierno. “No hay vuelta atrás cuando el pueblo está decidido a ir en una dirección”, manifestó.

“Siempre es gratificante volver al norte, ya es mi visita número 11 a Tucumán como presidente de la República. Y siempre es gratificante ver el afecto y la calidez del pueblo tucumano”, indicó, dejando en claro que su gestión tiene un tinte federal y que, a lo largo de sus casi cuatro años de gestión, recorrió cada distrito argentino. “El norte es parte fundamental de nuestra identidad. Acá nació la Argentina. Acá mismo le dijimos al mundo que eramos independientes”, reforzó.

Un giro

El discurso presidencial mostró un giro 180 grados respecto de su alocución en Rosario, el 20 de junio pasado, cuando embistió contra el líder camionero Hugo Moyano en plena ceremonia por el Día de la Bandera. Esta vez, Macri apeló a la historia para reclamar gestos de renunciamiento y reafirmar que “no hay marcha atrás cuando se deciden valores innegociables y cuando el pueblo está decidido a ir en una dirección”. Así -indicó-, “la Argentina de hoy exige ese mismo paso de grandeza” dado por quienes declararon la independencia de España.

Y continuó. “Hoy vemos esa época como muy lejana, también vemos a esas mujeres y esos hombres de la independencia como próceres inalcanzables con una fuerza casi sobrenatural, algo que nos parece que cualquiera de nosotros no podríamos hacer. Pero no eran tan distintos a lo que somos los argentinos hoy. Eran personas con diferencias y con incertidumbres. O piensan que era fácil tomar la decisión de separarse de España. Se jugaba mucho, se jugaba su destino, el de sus familias, el de sus seres queridos. Se jugaba el futuro de un país entero”, fundamentó.

Macri recordó que igual que ahora, en 1816, “las diferencias eran muchas”. “No crean que fue fácil, nunca es fácil llevar adelante una transformación tan grande, cambiar de raíz lo que estuvo tan arraigado durante tantos años, nos pasa a nosotros en la vida personal, en el país. Pero son transformaciones que necesitamos para crecer”, continuó. Para eso, el Presidente consideró necesario ponerse de acuerdo.

El legado del prócer

Hace más de 200 años, “los resquemores y las diferencias políticas se dejaron de lado por algo mucho más importante, el bien común de una Nación. Ese fue el talento de Manuel Belgrano, el de plantear las cosas siempre con una mirada superadora del barro de la política”, enfatizó.

“Yo veo a esos hombres de 1816 muy parecidos a los argentinos de hoy. Ellos cambiaron el futuro, igual que nosotros. Ellos no pensaban igual en todos los temas, pero tuvieron la grandeza de ver más allá de esos temas. Hoy la Argentina nos exige ese mismo paso de grandeza”, continuó, Macri, quien llegó a Tucumán en compañía de su compañero de fórmula, el senador peronista Miguel Ángel Pichetto. “La independencia era para siempre. La libertad era para siempre. No hay vuelta atrás cuando el pueblo está decidido a ir en una dirección. No había superhéroes en 1816, tampoco los hay hoy. Somos personas de carne y hueso”, finalizó.

Vía Twitter

1. “Bienvenido Presidente a Tucumán, donde nació la Patria y comenzamos a forjar nuestro destino como nación independiente”, posteó Manzur.

2. “El pueblo tucumano lo recibe para compartir estos festejos y seguir  fortaleciendo nuestra democracia”, continuó el gobernador.

3. El Presidente, a su vez, sólo redireccionó videos hacia su cuenta en Facebook sobre el acto en la Casa Histórica.

Comentarios